Ducati Scrambler Cafe Racer: La moda bien entendida
Connect with us
Publicidad
ducatiscrambler_4.jpg ducatiscrambler_4.jpg

Pruebas

Ducati Scrambler Cafe Racer: La moda bien entendida

Publicado

el

Noticia patrocinada por:

Recambios para Ducati Scrambler.

Una de las muchas situaciones que me gustan de mi trabajo es llegar a la redacción de Solo Moto y que me sorprendan. Esta sorpresa suele ser en forma de un viaje inesperado o la prueba de una moto, aunque lógicamente no faltan, aunque son las menos, algunas malas noticias, reajustes y otras historias.

Pero siendo sincero, afortunadamente me siguen llegando buenas noticias, como cuando hace unas semanas me dijeron que retirara la Ducati en versión Café Racer para hacer una prueba.

ducatiscrambler_5.jpg

Cuando fui a buscarla… ¡sorpresa! La primera es que me quedé fascinado por su presencia, buen gusto, colores, logo, decoración, escape, asiento, imagen, aspecto en general. Sencillamente, preciosa. Pero por otra parte me llevé no sé si decir una cierta desilusión, pues me esperaba retirar la versión Desert Sled de las multifuncionales Scrambler.

Mi plan era irme a la Costa Brava un par de días y por tanto necesitaba espacio para una bolsa. Lo del equipaje en esta versión Café Racer es complicado, ya que todo el encanto de su asiento colgante de color toffee, tiene como parte negativa la imposibilidad de colocar una simple bolsa anclada con pulpos que son difíciles de colocar. Así que mochila y gas.

La segunda decepción fue más relativa, porque de haberme correspondido probar la Desert Sled, además de poder llevar el equipaje sin necesidad de castigar más mi dolorida espalda con una mochila, habría convencido a un amigo que vive en la playa de que la Desert era sin ninguna duda la moto que necesitaba.

Superados ambos “traumas” (entre comillas), volví a mirarme de arriba abajo esta preciosidad de café racer. Y se me dibujó una sonrisa cuando pensé que esta versión le gustaría a otro buen amigo, pues él tiene una Ducati 24 Horas que estamos a punto de volver a poner en marcha.

ducatiscrambler_6.jpg

La Ducati 24 Horas es una sencilla monocilíndrica de 250 c.c. de los años setenta, también con una estética café racer que me encanta. Curiosamente tiene un asiento en el que, como en esta Scrambler, el colín forma parte del acolchado. Este asiento y el de la 24 Horas me parecen un gran acierto. Pero siendo el de la 24 Horas para mí toda una referencia (lo quise montar en una Bultaco Lobito que tuve y transformé hacia el asfalto), el de la Café Racer de color toffe con las costuras a la vista es superior.

Y es solo uno de los muchos y buenos detalles de esta pequeña Ducati que, insisto, creo que es una de las más bonitas de la historia de las motos de Borgo Panigale. Y eso, amigos, es mucho decir. Antes de pronunciaros al respecto, os recomiendo que la veáis en directo en cualquier concesionario, pues en ocasiones las fotos, incluso las buenas fotos como las de Nicki Martínez, no hacen justicia a la belleza en todo su esplendor.

¿La moda bien entendida? Pues sí, es así como titulo esta toma de contacto. Desde mi punto de vista, el mérito de Ducati con esta Scrambler es que han sabido recuperar el espíritu de las café racer que tan de moda están, pero le han sabido imponer un sello muy personal sacándole el máximo partido a ciertos icónicos elementos (depósito, asiento, manillar, logos…) y al mismo tiempo vestirlos con una combinación cromática muy acertada. Tiene un punto gamberro y a su vez un toque señorial…

Sabor

Lógicamente la base de esta Café Racer es común al del resto de Scrambler, pero si tomamos como referencia otro modelo como la Icon, veremos que es más corta entre ejes, los manillares se han adelantado, el amortiguador es un poco más alto para cargar peso delante y la geometría también se ha modificado para hacerla más ágil en tu carrera urbana diaria…

ducatiscrambler_9.jpgEl depósito de combustible en forma de lágrima marca su estilo y las llantas de 17” doradas le dan un aire deportivo. En el frontal, además de una minúscula máscara que es solo un detalle más, el guardabarros delantero se limita a una mínima expresión. Las tapas laterales son todo un acierto y el dorsal 54 tiene su historia, pues es el mismo número que llevaba Bruno Spaggiari, piloto de la casa, en los años sesenta. Un guiño a la historia.

Ese asiento que tanto me gusta dispone de una tapa para colocar sobre el asiento del pasajero y de esta forma ofrece un aspecto más deportivo y en línea con las café racer de los setenta.

Lógicamente la base de esta versión es la misma que la del resto de la familia Scrambler, con un chasis de tubos y el motor bicilíndrico de 803 c.c. de dos válvulas por cilindro, con refrigeración mixta mediante aire/aceite.

ducatiscrambler_1_0.jpg

En cuanto a las suspensiones, el único amortiguador anclado en el lateral derecho es regulable en precarga de muelle y la horquilla invertida de Kayaba con barras de 41 mm no es regulable, pero su tarado me pareció apropiado para las características de esta Café Racer con la que te puedes mover a diario y también divertirte en tramos revirados.

Los colectores de escape forman parte de una estética muy particular y sus formas curvadas y volumen contrastan con el silencioso de Termignioni que se ha adaptado muy bien al conjunto. Por lo que respecta a las llantas de 17 pulgadas, hay que señalar que montan unos buenos Pirelli Diablo Rosso II y que el equipo de frenos Brembo está a buen nivel, pues delante tenemos un solo disco de 330 mm, pero con pinza de freno M4-32 de anclaje radial.

Acción

Absolutamente enamorado de la estética de esta neoclásica tuve un par de días por delante para probarla y sacar conclusiones.

Desde el puesto de mando, la perspectiva no deja de ser curiosa: los semimanillares por debajo de la tija de dirección, el tapón del depósito de combustible a la vista, la piña de la llave de contacto con una plaquita (Scrambler) en el centro, los topes de las barras de la horquilla invertida muy visibles, el único reloj como cuadro de instrumentos descentrado o la bomba de freno insinúan que no estás sentado sobre una moto cualquiera, sino en una moto muy especial.

Los retrovisores en los extremos del manillar le dan ese aire auténtico que caracteriza esta Scrambler y, reconociendo que son más cómodos y ofrecen una mejor visibilidad en su ubicación habitual, lo cierto es que bueno, cuando te acostumbras, tampoco suponen un problema, a pesar de que el campo de visión queda un poco alejado.

 

ducatiscrambler_10.jpgLos semimanillares esta muy abiertos, desde mi punto de vista demasiado, y me gustarían un poco más cerrados, aunque hay que reconocer que en su posición original tienen más brazo de palanca. El tacto del embrague es bueno y el del cambio lo es menos, pues me pareció un poco duro de accionar y por otra parte el punto muerto no se localiza con facilidad. Este aspecto y que como otras muchas Ducati es una moto calurosa, son los detalles negativos de esta Scrambler…

Especialmente en las primeras marchas el cambio no es desde luego un primor en cuanto a suavidad, y esa dureza se nota tanto en ciudad como en carreteras reviradas, donde tienes que poner atención y hacer bastante presión sobre la palanca. Si llevas botas, es menos problemático que si por ejemplo calzas unas zapatillas deportivas blandas

El tacto del motor, tanto en la conexión del puño de gas como en su respuesta extremadamente suave, me pareció sencillamente extraordinario. Y no exagero. Me dijeron que ha mejorado con respecto a las primeras versiones de Scrambler y sinceramente no sé si ha mejorado o no, pero lo cierto es que ahora mismo está a un altísimo nivel. Nunca me habría imaginado que una Ducati pudiera tener este tacto tan suave y elástico.

Desde las 2.000 vueltas tiene respuesta, es silencioso, dócil y en cierto modo contrasta con un estilo de moto que tradicionalmente ha sido más brusco y agresivo. Me encanta su suavidad, pero también es cierto que un poco más de mala leche harían a esta Café Racer más excitante.

ducatiscrambler_7.jpgEn carreteras reviradas con buen piso es realmente divertida. Se muestra estable, es fácil de entrar en las curvas y, a pesar de sus enormes neumáticos, es bastante manejable. Creo que con una goma más estrecha detrás se ganaría en agilidad, pero también es cierto que con la 180 que lleva montada en las curvas rápidas se mantiene sobre raíles.

La frenada es buena, con un ABS muy poco intrusivo y en definitiva es una moto con la que te lo puedes pasar muy a bien pese a que las estriberas quedan un poco bajas en una conducción deportiva. Al principio esto me sorprendió y tal vez me animé demasiado, pero a medida que devoré kilómetros supe adaptar a ella mi conducción descolgándome un poco más…

En definitiva, detrás de una moto que se apunta a la moda de las café racer, esta Scrambler es una moto divertida, ágil, fácil de conducir y muy agradecida en un uso diario o pequeñas excursiones, con un motor que me ha sorprendido tan gratamente y un consumo entre 5 y 6 litros a los 100 kilómetros, con lo que su autonomía es un poco limitada.

Una bonita imagen que descubrí con sorpresa uno de los muchos días que me pasé por la redacción con la esperanza de que pueda seguir probando motos como esta…

No hace falta que te diga de nuevo que estéticamente es deliciosa y que supone una acertada interpretación de la moda del café racer. Moda bien entendida.

Sus rivales

Motos tipo café racer tenemos varias en el mercado, pero posiblemente las pertenecientes a la línea Sport Heritage de Yamaha y la Street Cup de Triumph sean las rivales más directas de esta Ducati, además de la Street Rod de Harley-Davidson. No me parece justo compararla con motos tan emblemáticas como la BMW R nineT Racer o Triumph Thruxton R Track Racer que comparamos recientemente en Solo Moto 30, pues cubican 1.200 c.c. y cuestan unos 15.000 euros.

Así pues, la categoría que podemos denominar intermedia entre las café racer está compuesta por estas cinco invitadas: Harley-Davidson Street Rod,  Yamaha XV 950 Racer, Triumph Street Cup, Ducati Scrambler Café Racer, Yamaha XSR 900 Abarth.

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos