Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Ducati Diavel: ¡Diabólica!

Publicado

el

El principado de Mónaco fue un buen escenario para descubrir la nueva Ducati Diavel. Instalados en el Hotel Beach Club Montecarlo con el mar a pocos metros de la terraza de la habitación, tuvimos ocasión de disfrutar de un clima muy agradable, cocina elaborada, confort y el inimitable ambiente de este pequeño paraíso fiscal donde convive el buen gusto con rusos en chándal a los mandos de un Ferrari…
 
La Diavel no es una moto para la mayoría, sino un capricho cuyo público la adquiere por imagen, status, estilo. Un vehículo que refleja personalidad para motoristas con una mentalidad abierta que quieren algo más que una cruiser tradicional y que buscan motos con buen nivel tecnológico. Y lo cierto es que en la Diavel conviven diferentes aspectos, como la tecnología, exclusividad o diseño, con una moto que es más fácil de conducir de lo que aparenta, más deportiva de lo que transmite su imagen transgresora y con un comportamiento más natural de lo que insinúan sus formas. La carretera donde probamos la nueva Diavel al día siguiente de la conferencia de prensa que tuvo lugar en Jimmiz, una histórica discoteca por la que han pasado cientos de celebrities, fue especialmente exigente para este aparato de 160 CV de potencia y difícil clasificación.
 
Hicimos un recorrido de unos 120 kilómetros, la mayoría de curvas, en el que a buen seguro nos habríamos encontrado más cómodos sobre una Multistrada. Pero la Diavel pasó con buena nota entre los lacettes del Col de Braus, a pesar de su larga distancia entre ejes, posición de conducción modificada con un nuevo asiento, las torretas del manillar ligeramente más altas y su impresionante neumático de 240 detrás.
 

Original

Realmente es ésta una moto difícil de clasificar, y recuerdo perfectamente cómo me sorprendió en su primera versión. Nunca me habría imaginado que semejante autobús tuviera un comportamiento tan sano. Y tengo que reconocer que ahora me ha vuelto a sorprender en gran parte debido a la adopción del motor Testastretta 11º DS, cuya respuesta en medios y bajos es limpia y suave. Desde que en Ducati han lanzado este bicilíndrico (¡cómo no!), el carácter de las motos que lo equipan (Multistrada, nueva Monster 1200 y ahora esta Diavel) nos hace olvidar
por completo aquella respuesta a trompicones, aquella tos escorbútica a bajas revoluciones que caracterizó a las motos italianas durante décadas. Con dos bujías por cilindro (dual spark) y nuevo timing de apertura de válvulas, se ha conseguido suavizar la combustión. La doble bujía proporciona una combustión rápida y homogénea y un circuito de aire secundario quema los posibles residuos (hidrocarburos sin quemar); de esta forma puede trabajar con una mezcla más rica. Resumiendo, podemos asegurar que debido a su circuito de aire secundario y doble bujía y al reposicionamiento de los inyectores, se ha logrado un funcionamiento más regular y homogéneo a bajas revoluciones. A bajas vueltas la respuesta del motor es suave y elástico, sin perder su carácter, que no es poco, pues 162 CV de potencia es una cifra considerable.
 
La verdad es que me gustó circular por las calles de Mónaco en el modo Urban, que se selecciona fácilmente desde la piña izquierda. El modo elegido, además del nivel de combustible, la marcha engranada y la autonomía, aparecen a todo color en el display situado sobre el depósito de combustible. Para visualizarlo hay que bajar la vista, no así el panel de instrumentos ubicado en el manillar. Entre las calles monegascas, con el modo Urban la Diavel me demostró un carácter agradable y, pese a su posición de conducción en plan muscle bike, es relativamente
confortable.
 
Dejamos atrás el tráfico de la ciudad y el famoso trazado de Fórmula 1 y nos dirigimos tras recorrer diez kilómetros por autopista, a una zona revirada. Allí tuvimos oportunidad de disfrutar de la nueva Diavel en un ambiente en el que, pese a que no es el suyo, se desenvolvió con soltura: cientos de curvas, asfalto en algunas zonas parcheado y curvas muy lentas de primera. Necesita de cierto esfuerzo en los brazos para conducir en este tipo de carreteras, pero la verdad es que, tratándose del tipo de moto al que nos referimos, su comportamiento es bueno y sin ninguna duda está por encima del que se puede esperar de una moto de este estilo… ¿Estilo? ¿Cómo encasillar la moto italiana? ¿Custom? ¿Cruiser? ¿Muscle bike? ¿Naked? Bueno, lo cierto es que tiene un poco de cada una de ellas, pero a nivel de comportamiento es mejor que cualquier custom, digamos clásica, superior al de una muscle bike y digamos que más exigente que una naked convencional.
 

Novedades

Al margen de la adopción del nuevo motor Testastretta, la nueva Diavel presenta una serie de novedades estéticas. Llama la atención una versión como la que probé y que en esta presentación eran clara mayoría, en el que el chasis multitubular se ha pintado de color blanco. Al respecto tengo que decir que personalmente no me gustan ni los chasis ni las llantas de color blanco. Sin duda alguna, prefiero la versión Carbon con el bastidor de color rojo.
 
Si observamos la moto por el costado derecho, veremos que los silenciosos de escape son ahora más cortos y de nuevo diseño. Las tapas de los radiadores laterales y las entradas de aire se han modificado y vemos una fina línea de leds que hace de intermitentes. El hecho de montar los radiadores en los laterales permite a la Diavel ganar ese aspecto de muscle bike. Pero donde las diferencias visuales son más evidentes es en el frontal, puesto que el faro de leds se ha dividido en dos y el deflector se ha modificado.
 
La posición de conducción ha variado ligeramente y se ha ganado algo de confort, y el asiento es un poco más grande y confortable. Desde el manillar se controlan los diferentes modos de conducción a través de la piña izquierda: Sport, Touring, Urban. En el Sport, el nivel del control de tracción se queda al mínimo (1); en el Touring, en el 3, y el en Urban, en el 5 y la potencia se limita a 100 CV.
 
El tacto del cambio y embrague es agradable y los primeros kilómetros entre coches de lujo me sirvieron para conocer las reacciones de la Diavel. En el modo Urban sorprende la suavidad del bicilíndrico y, cuando iniciamos los primeros kilómetros de un tramo muy revirado, opté por el Touring para poder disfrutar de la generosidad del Testastretta en toda su dimensión.
 
La verdad es que en este bicilíndrico conviven una milimétrica respuesta del puño de gas con una buena respuesta en toda su gama de utilización, sin faltarle un punto excitante. De las curvas lentas de primera velocidad salía sin problemas cerca de las 2.000 rpm y, a partir de ahí, el propulsor empuja con energía y transmite la sensación de llevar un motor deportivo. La parte ciclo acompaña a las prestaciones del motor pese a su exagerada distancia entre ejes y sobre todo a las reacciones y comportamiento que conlleva montar un enorme neumático de 240 detrás. No es un ejemplo de vivacidad en los cambios de dirección y exige algo de esfuerzo, pero a la salida de las curvas y con la sensación de apoyo, abrir el puño de gas de este monstruo de 162 CV de potencia es un festival de sensaciones…
 
El modo Touring me pareció más apropiado que el Sport, puesto que la respuesta del modo deportivo es más agresiva y el par motor más evidente. Sin duda alguna, en carreteras más rápidas, el Sport tiene un punto picante que marca la diferencia, pero en tramos revirados es demasiado extremo.
 
El nivel de la electrónica es bueno, con un control de tracción regulable en ocho niveles que supone un plus en seguridad, pero en el modo sport es muy poco intrusivo. Los frenos están a la altura del conjunto y además de ser potentes y con buen tacto, el ABS entra en acción con discreción. En definitiva, lo pasamos muy bien sobre la nueva Diavel, que tiene en el nuevo propulsor un buen aliado y que permite una forma más fluida de lo que anuncia su imagen.
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos