PUBLICIDAD

Drysdale V8 Grand Prix, una bestia de 8 cilindros para MotoGP

En el año 2000 el australiano Ian Drysdale mostró su proyecto para MotoGP, la Drysdale V8 Grand Prix, una V8 de 240 CV fabricada artesanalmente.

Pero no fue su primera V8, ya que en 1998 lanzó su primera locura, la Drysdale 750 V8, una naked con ocho cilindros en V90º transversal, de 750 c.c. Para crear este motor partió de la base de dos motores de Yamaha FZR400, que unió con un cigüeñal fabricado por él mismo, más nuevos cárteres, evidentemente.

Curiosamente este motor iba destinado para un sidecar de competición, pero acabó en una moto. Con un diámetro por carrera de 56 x 38 mm, cubicaba 749 c.c., tenía 32 válvulas, se alimentaba con 8 carburadores Keihin y giraba a 17.000 rpm para entregar 160 CV.

Todo ello se encajaba en un chasis multitubular de acero con componentes de otros modelos en suspensiones y frenos. Como no había mucho espacio disponible, el depósito de combustible -fabricado en aluminio- discurría por debajo del asiento del piloto y también ocupaba un espacio en el colín.

La Drysdale V8 Bruiser fue el germen del prototipo destinado a MotoGP, la Drysdale V8 Grand Prix

Además de esta naked se fabricó una versión semicarenada denominada Superbike, con doble faro circular y líneas muy sinuosas, pero pronto tuvo descendencia…

Ya dotada de inyección electrónica Motec, la segunda V8 Bruiser llegó en 2002 hasta el litro de cilindrada. Era más baja, masiva y musculosa, sensación producida por su larga distancia entre ejes.

La parte ciclo estaba formada también por un bastidor multitubular pero de geometría variable, con horquilla invertida procedente de una Yamaha R1, basculante de aluminio de sección rectangular, dos amortiguadores traseros convencionales Penske, y todo el equipo frenante de la Yamaha R1, pinzas y discos.

La moto desarrollaba 140 CV a 13.500 rpm. La idea tras estas V8 era fabricar bajo demanda -con seis meses de espera- una corta serie y venderla a auténticos locos por las motos diferentes. El precio en aquel momento, hace 20 años, era de unos 36.000 euros, una auténtica barbaridad.

Curiosamente, se fabricó una serie muy corta de estas Drysdale V8

Pero aquí no acaba esta historia, porque con la llegada de la nueva categoría de MotoGP en 2001, Drysdale también presentó su proyecto de motor de 4T para la nueva clase reina.

Como sabéis, el Mundial de Velocidad de 500 c.c. cambió al actual formato de MotoGP con motores de ciclo cuatro tiempos en 2001, y algunos outsiders presentaron sus propuestas.

Uno de ellos fue Drysdale, quien en el GP de Río de octubre de 2001 mostró un enorme motor V8 80º de 988 c.c., que entregaba -sobre el papel- 240 CV a 22.000 rpm. La idea era ofrecer su motor a equipos privados que deseasen crear su propia parte ciclo, lo que en su momento fue la categoría CRT, hoy desaparecida.

Motor V8 de Drysdale para MotoGP
En el GP de Rio de 2001 Drysdale presentó una maqueta de su motor V8 para la nueva categoría de MotoGP.

Para dar vida al proyecto el diseñador australiano Glynn Kerr -antiguo colaborador de Solo Moto- diseñó las fibras de la nueva Drysdale V8 Grand Prix, se fabricó una maqueta a escala real y se lanzó la web, hoy fenecida, www.22000rpm.com.

Fue solo un intento fallido, ya que no generó el suficiente interés, además de que realmente era un motor muy grande y pesado, que nada podía hacer ante el motor V5 de la Honda RC211V o del cuatro cilindros de la Yamaha M1.

Foto de la Drysdale V8 Bruiser
Esta es la Drysdale 750 V8 Bruiser, la primera V8 del intrépido australiano.

Deja un comentario