Descubrimos en exclusiva la Triumph Tiger 800 Tramontana
Connect with us
Publicidad

Noticias

Descubrimos en exclusiva la Triumph Tiger 800 Tramontana

Publicado

el

Triumph Tiger 800 Tramontana

Probamos en exclusiva la Triumph Tiger 800 Tramontana, una versión desarrollada por dos murcianos para competir en África.

La relación entre Triumph y los hermanos David y Felipe López Córdoba viene de lejos. Y no sabemos hasta dónde llegará, pero lo que está claro es que funciona a la perfección.

El padre de estos hermanos murcianos fue un expiloto de trial que llegó a ser el concesionario de la marca británica en Murcia. Ya por aquel entonces, la familia colaboraba con los ingenieros de Hinckley, y recuerdo su participación en unas 24 Horas disputadas en el Circuit de Catalunya con nuestro compañero Albert Escoda, a lomos de una Daytona 675.

Ambos son ingenieros y trabajan en Triumph de ingenieros de desarrollo en la parte ciclo y probadores. Son tipos que aparentan calma y tranquilidad, pero a su vez son tremendamente inquietos. Tan inquietos como sensibles y con las ideas claras a la hora de definir objetivos y desarrollar sus ideas.

Hace unos años crearon, con la base de una Triumph Scrambler, su primera Tramontana, una moto que también probó para Solo Moto 30 Albert Escoda. La moto se presentó en la edición del Tridays (la fiesta de Triumph…) de 2014, pero llevaban varios años trabajando en ella como un reto personal. En aquella ocasión, David se adjudicó, ante el asombro de muchos, la denominada Rumble Race, una prueba por eliminación tipo dirt-track.

Detrás de aquella primera Tramontana se respiraba la filosofía de David y Felipe. Una moto que más allá de la estética scrambler, era una auténtica off-road camuflada.

La segunda Tramontana

Ahora nos vuelven a sorprender con una segunda Tramontana, pero en este caso la base es una Tiger 800 XC, y se ha desarrollado con el apoyo de fábrica. Basta echarle un vistazo para comprobarlo: tiene componentes y detalles de moto oficial. Unos pocos medios de todo el mundo fuimos invitados a probarla, apenas un puñado de países de los que acudiría un medio por país. Y siempre sabiendo que hablamos de una pieza única, muy especial…

Si con la primera Tramontana se fueron a los Tridays, con esta segunda versión cuya concepción y sensaciones particularmente me recuerda a las motos del Dakar de los años ochenta y noventa, se fueron al Pan African Rally. David se lesionó, pero Felipe, el pequeño de los hermanos, sí que tomo parte en la carrera y, además de crear una enorme expectación, demostró que la Tramontana es tan atractiva como efectiva.

¿Cómo es esta segunda Tramontana? Con la base de una Tiger 800 SX y no sé si con un talón en blanco de Triumph para prepararla, se ha desarrollado una auténtica moto de raid que, como os comentaba, me recuerda a las motos del Dakar de otros tiempos. Desde 2012, la cilindrada de este tipo de motos se limitó a 450 c.c., pero hasta entonces las principales fábricas implicadas en el mítico París-Dakar desarrollaban máquinas sin límite ni de cilindrada ni de potencia…

En el año 1992 tuve la oportunidad de probar la Yamaha oficial con la que el piloto Carlos Mas tomó parte en la edición del París-El Cabo. La Tramontana no es como aquel dinosaurio, pero sí que os aseguro que, cuando la probé en Los Monegros, en un recorrido de más de 240 kilómetros en una jornada fría y con un viento espantoso, me vino a la memoria la Yamaha oficial con la que me di en su día una vuelta en las playas de Castelldefels.

¿Por qué? Pues porque curiosamente tenía el mismo recorrido de suspensiones que la Tramontana, pesaba los mismo y también era alta (mucho), y muy exclusiva. La Yamaha oficial rendía 80 CV de potencia y, salvando las distancias y siendo mucho más moderna, la Triumph me pareció una moto “de raza”, a pesar de que parte de una moto de serie.

También he probado alguna KTM oficial (¡la de Marc Coma de 2008!), y no voy a extenderme sobre ello, pero la Tramontana tiene un aire a aquella moto en cuanto a la parte ciclo. El feeling de estas bestias del desierto es algo muy especial y resulta sorprendente lo deprisa que se puede rodar en un escenario como Los Monegros, y lo bien que trabajan allí sus suspensiones.

Suspensiones poderosas

Técnicamente esta Tramontana no tiene un gran paralelismo con la primera versión. Aquella moto era una moto que originalmente nació para moverse en un ambiente más o menos urbano, y los “brothers” lo que hicieron fue evolucionarla para sacar adelante una moto de campo excepcional.

La misma filosofía es la que se ha aplicado a la segunda Tramontana. La Tiger 800 es una moto muy equilibrada para un uso mixto carretera/off-road, a la que se le ha sacado el máximo partido para convertirse en una buena moto de off-road.

Su aspecto impresiona. Y su altura de asiento, también. Una moto creada para competir en África a pesar de que el Dakar se dispute (¿por mucho tiempo?) en América…

Conservándose el chasis original con algunas modificaciones en el subchasis y la zona del basculante y anclaje del amortiguador, se han montado unas suspensiones que marcan la diferencia.

Delante tenemos una horquilla Öhlins RXF48 multiajustable, con cartuchos TTX22 y un largo recorrido de nada más y nada menos que 310 mm. Detrás el monoamortiguador también es de Öhlins y las bieletas se han rediseñado para que el STX 46 pueda ofrecer su mejor rendimiento.

La verdad es que el comportamiento de las suspensiones es posiblemente lo que más me impresionó de la Tramontana. En un principio parecen poco sensibles, especialmente en terrenos con piedras sueltas, pero parecen estar diseñadas para absorber, con una sorprendente y contagiosa seguridad, cualquier obstáculo natural a más de 120 km/hora… ¡glups! Lo absorben absolutamente todo sin descomponerse, y ello provoca la sensación, o al menos a mí me lo transmitió, de que puedes ir muy rápido por pistas y caminos, pues mantiene la trayectoria sin inmutarse…

Este es un juego que tiene sus riesgos porque esa seguridad o exceso de confianza te puede jugar una mala pasada. Pero insisto en que, sobre esta Tramontana y su excepcional conjunto de suspensiones, uno que tal vez sea algo osado se atreve con todo…

La horquilla trabaja con un tacto exquisito y parece estar desarrollada para pistas rápidas, pero, a pesar de todo y trabajando en los reglajes, no desentona en un terreno más endurero. En el trabajo de puesta a punto de las suspensiones ha intervenido Andreani MHS, que ha conseguido el setting que buscaban los “brothers”. Detrás me pareció muy progresiva y te permite abrir el puño de gas a la salida de las curvas con la sensación de que tracciona muy bien. No faltan unas llantas de radios Excel (18” detrás, en lugar de las 17” de la Tiger 800) y unos neumáticos perfectos para la ocasión, como los Karoo Extreme de Metzeler, que en este caso montaban mousses.

El conjunto de frenos lo forman un único disco delantero de mayor diámetro, monta pinzas de Brembo y me pareció potente (mucho), modulable con buen tacto, algo importante para detener una moto de 200 kg en orden de marcha, capaz de rendir 100 CV de potencia.

En cuanto al propulsor, el trabajo ha sido menos intenso. El motor de producción tiene buen tacto y prestaciones suficientes para off-road. Es un motor muy elástico. Se buscó optimizar esa respuesta sin necesidad de conseguir más potencia en la zona alta, y lo que se hizo fue cambiar el sistema de escape para conseguir uno más libre. Asimismo, el mapping se simplificó, al no tener que tener en cuenta emisiones ni consumos. ¿El resultado? Una respuesta más plena en toda la gama y también, a pesar de que no era lo que se buscaba como prioridad, algo más de punch en la parte alta del cuentavueltas. Montar el embrague antirrebote de la versión Street Triple RS y unos muelles más duros también ha sido una buena decisión.

¡Impresiona!

La perspectiva desde el asiento, hecho por Nad, impresiona. Una araña sostiene los instrumentos de navegación, en el que sobresalen el road- book, GPS y dos trips, entre otras cosas. La altura total de la Tramontana es considerable, y con un depósito elevado de combustible de 19 litros de capacidad y la cúpula de plexiglás. Lo cierto es que la Tramontana impone incluso antes de arrancarla.

La carrocería la ha diseñado Rodolfo Frascoli, y la verdad es que su imagen es muy africana, impecable y acertada.

Al principio me costó adaptarme a la sensación de una horquilla que me pareció poco sensible. Pero a medida que le fui cogiendo confianza, me di cuenta de que su trabajo era sencillamente excepcional, al endurecerse de forma progresiva a medida que me iba soltando y topando con alguna piedra, zanja o raíz. Me llamó la atención que, siendo muy alta de delante, y en cierto modo poco sensible al inicio del hundimiento, detrás podía controlar la rueda trasera y las reacciones del sistema progresivo con naturalidad.

La altura del conjunto está siempre presente, requiere cierto tiempo de adaptación, y la combinación de un motor de 100 CV de potencia con un aullido que despertaría a más de un zorro (si es que no estaban muertos de frío…) es sencillamente explosiva.

Una moto pensada y desarrollada para rodar deprisa y con garantías en zonas rápidas de África, donde se encontrará más a gusto que en zonas más lentas y reviradas, donde a pesar de todo y con cierto margen de prudencia (eso que no falte), es efectiva y muy muy divertida.

Tiene el punto excitante de una concepción a la que estamos poco acostumbrados, pues no es una trail al uso, ni una moto de enduro. Tampoco una big trail. Es una Tramontana y eso, amigos, es mucho. El que la prueba queda tocado por la Tramontana.

Las piezas clave de la Triumph Tiger 800 Tramontana

Frontal y kit de luces led

Araña de navegación para road-book, trips y GPS

Tapas, guardabarros, paramanos, manetas y pantalla especiales

Manetas y levas especiales

Tijas y torretas Xtrig con silentblocks

Protecciones de tapas de motor en aluminio

Cubrecárter sobredimensionado

Horquilla Öhlins RXF 48 con cartucho TTX22, 310 mm

Amortiguador Öhlins STX 46, 310 mm

Bieletas modificadas

Subchasis recortado y aligerado

Escape completo Arrow

Asiento rally Nad

Desarrollo final corto

Único disco delantero con nueva pinza Brembo

Llantas Excel

Neumáticos Metzeler Karoo Extreme con mousse

Estriberas más anchas

Electrónica y cableado simplificados

Batería de litio

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos