#DesafíoBMWG310R o cómo vivir la final de MotoGP como auténticos VIP
Connect with us
Publicidad

Noticias de motos

#DesafíoBMWG310R o cómo vivir la final de MotoGP como auténticos VIP

Publicado

el

Los ganadores del Desafío Valencia BMW G 310 R llegaron el viernes pronto por la mañana a la redacción de Solo Moto para dejar sus vehículos y dirigirse al concesionario BMW Barcelona Premium para recoger las pequeñas naked con las que iban a hacer la ruta, las BMW G 310 R. Después de una visita express por las instalaciones y una vez equipados correctamente, Jordi, Alba, Iván y Carlos – los afortunados – estaban listos y con unas ganas tremendas de empezar la aventura a mandos de las recién estrenadas G 310 R. Sus caras lo decían todo…

El sol nos acompañó durante prácticamente todo el trayecto, programado a lo largo de 450 kilómetros que transcurrieron a través de diferentes vías. Carreteras de curvas, paisajes fantásticos, y una serie de paradas para comer, repostar o inmortalizar el momento, como el primer alto en el camino que hicimos en la estatua gigante de Mazinger Z, ubicada en el Pont d’Armentera. A última hora preferimos tomar la autopista porque anocheció y el frío empezaba a apretar de lo lindo. Por fin llegamos al hotel. Cansados, sí, pero súper contentos por haber cumplido la primera misión del fin de semana.

La opinión de los ganadores

Los elegidos nos hicieron llegar sus sensaciones una vez finalizado el trayecto y destacaron diferentes aspectos. Alba se mostró encantada con esta naked por la facilidad de conducción y la versatilidad que demostró adaptándose perfectamente a las diferentes vías por las que transitamos. También resaltó la suavidad y estabilidad en todas sus facetas, especialmente en las curvas. En esta cuestión coincide con Jordi, quien considera que el punto más fuerte es precisamente este comportamiento en tramos revirados. Añade que se trata de una opción polivalente y divertida, y considera que es totalmente aconsejable para todos aquellos que dispongan de licencia A2. Por otro lado, Carlos pone en relieve la relación peso- potencia, ideal para los conductores con carnet intermedio y que no acumulan muchísima experiencia sobre dos ruedas, y confiesa que se sorprendió con el nervio de esta G 310 R, a pesar de tratarse de una moto pequeña y ligera.

Y, ahora sí, era momento de descansar y reponer fuerzas para disfrutar de dos días intensos de actividad en el Circuito Ricardo Tormo. Estábamos a punto de vivir uno de los Grandes Premios más importantes de la temporada, y es que el título de la categoría reina estaba por decidir entre Márquez y Dovi. 

SÁBADO

Nos despertamos prontito por la mañana porque la actividad estaba programada desde bien temprano. Nos dirigimos hacia el circuito para recoger las acreditaciones y empezar una jornada que se preveía tan intensa como emocionante con los pases VIP de BMW. El primer plato ya fue fuerte: visita por el paddock de MotoGP con el triple campeón del mundo Loris Capirossi. Dar una vuelta por el recinto está bien, pero si es acompañado de uno de los miembros de la plana mayor de Dorna y tricampeón mundial, mucho mejor. Un lujazo. En esta foto los podéis ver de paseo por los rincones donde se cuece gran parte de la acción durante los GGPP y, en concreto, en el box del equipo Aprilia Racing Team Gresini con la moto del británico Sam Lowes. 

Los participantes estaban avisados de que iban a estar muy cerca de la acción y de los pilotos, pero quizá no imaginaron hasta qué punto. Pudieron estar a pie de pista, paseando por el vial y por las entrañas del trazado valenciano, además de disfrutar de las sesiones de entrenamientos desde la grada VIP, situada en uno de los lugares más privilegiados: final de recta. 

Aparte de la pista, de los boxes y de los pilotos, nuestros cuatro afortunados tuvieron la oportunidad de conocer otro de los secretos de MotoGP: los neumáticos Michelin, el proveedor oficial de la categoría reina. Asistieron a una charla sobre uno de los elementos que más trae de cabeza tanto a pilotos como a equipos. Los propios técnicos de la firma francesa nos explicaron curiosidades y nos dejaron presenciar su actividad in situ

Siguiendo con la técnica, también disfrutamos de una masterclass de parte del exmundialista Alex Hoffman, al que pudimos hacer todo tipo de preguntas relacionadas con el campeonato, pilotos, motos, reglamentos… Y todo ello justo después de haber presenciado la entrega de llaves del exclusivo BMW M4 CS al poleman de la temporada en la categoría reina, Marc Márquez. El de Cervera ha ganado el premio por quinto año consecutivo. Allí estaban Alba, Jordi, Iván y Carlos para presenciar el momento, hacerse unas fotos con el 93 y desearle suerte al que iba a convertirse, en unas horas, en flamante campeón del mundo por sexta vez.

Y sí, después de todo esto, todavía quedaba más acción: la BMW M Experience, que fue, sin duda, uno de los platos fuertes. Una vuelta al trazado valenciano a bordo de estos automóviles deportivos alemanes. Cruzadas, aceleraciones a fondo, grandes frenadas, discos incandescentes y humeantes, y pasajeros emocionados y con las pulsaciones disparadas. Adrenalina a tope para rematar un día lleno de acción y en el que los cuatro elegidos estuvieron como reyes. Después de la experiencia a bordo del Safety Car ya sí que era momento de relajarse, volver al hotel y salir a cenar antes de asistir al domingo más decisivo de la temporada. 

DOMINGO

Llegó el gran día. Nos despertamos prontísimo y es que, como ya os podéis imaginar – o algunos ya lo habréis sufrido en vuestras propias carnes en alguna ocasión – los accesos se llenan de aficionados que no se quieren perder la traca final y se forman unas colas considerables. Valió la pena el madrugón porque en el Vip Village de BMW nos esperaba un desayuno de campeones antes de empezar la acción. Sesión de fotos con el coche médico o el BMW M de Dirección de Carrera, justo antes de disfrutar del warm up. Poco después, tuvimos un ratito libre para poder pasear por el paddock, acercarnos a los chiringuitos a comprar algo de merchandising y hacer tiempo para el Pit Lane Walk. Habíamos accedido a todos los rincones del circuito, pero nos faltaba uno de los más especiales, inaccesibles y donde más cosas pasan. Una perspectiva desde la que pudimos ver todos los boxes, muchas de las motos ya preparadas para la carrera, mecánicos ultimando detalles de puesta a punto, pesos pesados como Gigi Dall’Igna o algún que otro piloto pululando por allí, como Valentino Rossi. Otros hablando con sus técnicos, saludando a los aficionados, concentrándose… cada loco con su tema, pero todo a escasos metros. 

Llegó el momento de la acción. Las carreras estaban a punto de empezar. La ubicación de la grada VIP es lo más porque ves gran parte del circuito y es uno de los puntos más espectaculares. Allí vibramos con el triplete español en Moto3 y con el cambio de guión en Moto2 y la remontada de Oliveira. Aprovechamos el ratito entre la prueba de la categoría intermedia y la de MotoGP para comer como reyes en el VIP Village y volver a tiempo para la gran final. Iván iba vestido full Márquez, Alba con la camiseta de Dani Pedrosa para animar a su piloto favorito, Jordi que quería acción y ver de lo que era capaz Rossi… Cada uno animando a su favorito.  La salida y los primeros compases de carrera transcurrieron con tranquilidad y nada hacía prever el final épico y de locos que iban a brindar los protagonistas de la categoría. Llegó el momento de la salvada insalvable de Márquez. A Iván casi se le para el corazón, estaba taquicárdico viendo la heroicidad de Marc, la deslizada a 170km/h y el tramo a fondo en la gravilla. La grada rugía al unísono. La caída casi a la par de Lorenzo y Dovi dejó a todos mudos, pero la cosa se volvió a animar con el mano a mano entre Zarco y Pedrosa. Alba estaba como loca viendo que Dani tenía posibilidades de ganar el último GP de la temporada. Y al final fue así, y en la última vuelta. El fin de semana que pasó como una reina terminó de la mejor de las maneras para ella, con el 26 en lo más alto del podio. Un traje a medida, vaya… ¡¡Ni hecho a propósito!!

Después de meses de preparación, de dar la tabarra a BMW, de diseñar un fin de semana completo, de buscar rutas, de convocar el concurso para encontrar a los elegidos, de cuadrar agendas y de un largo etcétera, podemos decir que valió la pena. La ilusión, emoción y felicidad de los concursantes lo decía todo, y el balance general es que el Desafío BMW G 310 R fue un exitazo y todo un acierto, así que ya estamos pensando en una próxima edición. Desde Solo Moto y BMW nos pondremos manos a la obra para repetir – y si se puede mejorar – esta súper experiencia. 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos