Derbi Sonar 125 4T: Da el salto
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Derbi Sonar 125 4T: Da el salto

Publicado

el

Es cierto que las ventas de scooters de ruedas altas se centran en ciudades o provincias muy concretas de nuestro territorio, pero, a pesar de ello, su volumen es lo bastante importante como para que muchas marcas quieran o deban estar representadas. Ciudades como Valencia, San Sebastián y en especial Barcelona y su área metropolitana, son un punto importantísimo para la categoría de ruedas altas, de ahí que la firma de Martorelles se vea prácticamente obligada a participar con un modelo como el Sonar 125 4T.

Herencia Piaggio
El Sonar es uno de los modelos heredados de Piaggio (un caso similar a los actuales Rambla y Boulevard) que, tras diversas modificaciones, llegan a la gama del fabricante barcelonés para potenciar y reforzar su presencia en el segmento scooter. Y es que dentro del grupo, Derbi es la especialista en vehículos convalidados, principalmente motocicletas de todas las categorías, destinadas a un público juvenil e incondicional de los modelos deportivos. Aunque en el pasado fue una auténtica especialista en la fabricación y diseño de scooters, desde que fue absorbida por el grupo Piaggio se ha nutrido de los modelos de otras marcas del grupo italiano, de este modo se ha podido centrar en la fabricación de ciclomotores de marchas y motocicletas de baja cilindrada.

En el caso concreto del Sonar, proviene del desaparecido Piaggio Liberty S, un modelo que militó hace pocos años en la firma del hexágono (actualmente sólo están disponibles los Liberty RST) y que las mentes pensantes del grupo han decido trasladar, en exclusiva, a la gama Derbi.

Por concepto, el Sonar encaja a la perfección con la filosofía Derbi, se trata de un scooter económico, pero con un estilo bastante atrevido y de línea deportiva.

Todo ello se ha logrado gracias a su decoración y a los colores elegidos (está disponible en base negra o blanca) que, indistintamente de su tonalidad, divide su carrocería una franja naranja al más puro estilo, salvando las diferencias, de la Ducati Monster S2R… También ayuda la minúscula pantalla anterior, que, si bien es cierto que deja mucho que desear en cuanto a protección, en el apartado estético potencia notablemente su imagen sport. Junto con este acertado toque, se ha dado forma a una carrocería compacta y aerodinámica, especialmente reconocible en su parte anterior.

Al contrario que el Liberty de Piaggio, modelo con el que comparte el 90 por ciento de sus componentes, el faro se ha desplazado del manillar al escudo frontal, allí se ha instalado una doble óptica multirreflectora que se ve potenciada por dos bombillas halógenas de buena luminosidad.

Justo encima, en el manillar, observaremos el mismo cuadro de instrumentos salvo que, en el caso del Sonar, se le ha otorgado un diseño más atrevido que en la versión de Piaggio. El equipamiento, a pesar de no ser precisamente un superdotado, no está nada mal, no cuenta con demasiados lujos pero por lo menos incorpora un reloj digital y un testigo de reserva no siempre frecuentes entre los de su categoría.

Ruedas altas de manual
Como buen rueda alta de 125 c.c., el Sonar donde mejor se siente es en la ciudad; no es un scooter demasiado grande: su manillar y escudo son estrechos, la altura de su asiento es de 805 mm y la distancia entre ejes es de sólo 1.325 mm, por lo que desplazarse entre el tráfico, sea cual sea su densidad, será pan comido.

Penaliza un poco en habitabilidad, sobre todo con usuarios con un estatura superior a 1,75 m, que posiblemente encuentren que el contraescudo está demasiado cerca de sus rodillas.

Con dos podremos tener algunos problemas de espacio, compartir el asiento será un poco complicado (por suerte las estriberas del pasajero están aparte, aunque son un poco pequeñas), pero para realizar desplazamientos cortos no tendremos excesivos problemas.

La plataforma es plana, lo que ayuda a sentirnos un poco más a gusto y, al mismo tiempo, posibilita el transporte de objetos de gran tamaño (con ayuda del gancho retráctil) que no caben ni en el cofre ni en la guantera. Y es que mientras la guantera tiene una capacidad excelente, con dos espacios bastante grandes, el habitáculo que hay bajo el asiento es muy limitado. De hecho, en lo que a cascos se refiere, únicamente cabrá un jet minúsculo, lo que lo convierte prácticamente en una guantera más que en un cofre para el casco.

De toda confianza
En lo que se refiere a su motor, el Sonar cuenta con los servicios de uno de los propulsores más veteranos y fiables de cuantos podemos hallar en el mundo del scooter. El monocilíndrico de ciclo cuatro tiempos, simple árbol de levas con dos válvulas en culata (SOHC 2V), es pura roca. Es el modelo más básico de la familia Leader del octavo de litro, de ahí su refrigeración por aire y su sistema de alimentación mediante carburador para contener precios.

En potencia no es ningún virtuoso, aunque los 10,5 CV reales que anuncia el fabricante son más que suficientes para mover, con soltura, un scooter que apenas llega a los 100 kg de peso. Gracias a ello es bastante rápido acelerando (aunque en la unidad de pruebas el conjunto variador/embrague daba algunos tirones) y no es muy perezoso a la hora de recuperar velocidad, lo que resulta clave para moverse por ciudad, donde su velocidad, que se sitúa sobre los 110 km/h (de marcador), es más que suficiente para circular por vías rápidas.

A pesar de su veteranía y de estar todavía alimentado por carburador, este motor cumple con las actuales leyes medioambientales, lo que todavía lo mantiene en liza. De igual forma, el Sonar mantiene un buen consumo medio de 4,1 litros cada 100 kilómetros recorridos, una cifra algo elevada si lo comparamos con scooters de última generación con eficientes sistemas de inyección electrónica, pero en la media si lo enfrentamos con los todavía frecuentes rivales carburados.

Lo malo, como le sucede a la gran mayoría de los de su especie, es que la altura de sus llantas no sólo restan espacio para crear un cofre más grande, sino que también afecta a la capacidad de su depósito de gasolina. Con sólo seis litros, la autonomía teórica del Sonar supera por muy poco los 140 km, lo que, al tratarse de un scooter casi exclusivamente urbano, no es tan grave.

Sin grandes alardes
En lo referente a la parte ciclo, dispondremos de un equipamiento a la altura de un scooter de sus características, sin grandes alardes tecnológicos, pero elementos de reconocida solvencia.

El apartado de suspensión lo forman una horquilla convencional telehidráulica con barras de 32 mm de diámetro y una carrera total de 72 milímetros anclada al chasis en la parte anterior y, en la posterior, único amortiguador (también hidráulico) que nos ofrece la posibilidad de variar su precarga de muelle en varios puntos. En conjunto, el comportamiento obtenido es un tanto discreto pero eficiente en el ámbito urbano, penaliza un poco (sobre todo el amortiguador posterior) sobre asfalto bacheado aunque en ningún momento comprometa nuestra seguridad.

Junto con las suspensiones en cada eje, se ha dotado al Sonar con unas llantas de 16” delante y 14” detrás, ello se debe a que se ha preferido sacrificar de algún modo el alto de la llanta posterior para poder montar un neumático un poco más grueso que nos aporte una mayor estabilidad y un mejor aplomo detrás al inclinar. De este modo las gomas montadas son unas de 90/80 y 110/80, lo que permite al Sonar comportarse con gran estabilidad en los esporádicos desplazamientos por carretera, sin comprometer en ningún momento la agilidad tan necesaria por ciudad.

En frenos, Derbi opta por la solución más económica de las posibles, es decir, un sencillo freno trasero de tambor de 140 mm (de potencia discreta y tacto impreciso) y un disco de 220 mm con pinza de dos pistones delante, para que se convierta en el verdadero protagonista en las frenadas.

El Sonar puede seducir por su sencillez y asequible precio de 2.033 euros. Es cierto que no dispone de demasiados lujos, pero es funcional al máximo. En la mayoría de las ocasiones será un scooter de iniciación tanto para los que se benefician de la convalidación entre carnets como para los que llegan de un 50 c.c. en busca de unas mayores prestaciones. En cualquiera de los dos casos, el Sonar es nuestro scooter ideal.

A FAVOR
Plataforma plana
Confort marcha
Altura asiento
Manejabilidad
Iluminación
EN CONTRA
Sin pedal de arranque
Un solo retrovisor
Precio

Ficha técnica del Derbi Sonar 125

MOTOR

Motor tipo

1 cil. 4T aire SOHC 2V

Cilindrada

124 c.c.

Diám. x carrera

57 x 48,6 mm

Rel. compresión

10,6:1

Alimentación

Carburador

Arranque

Motor eléctrico y pedal

Encendido

Electrónico digital CDI

Embrague

Automático centrífugo en seco

Cambio

Variador automático

Transmisión

Por correa trapezoidal

PARTE CICLO

Tipo chasis

Simple cuna desdoblada en tubo de acero redondo

Geometrías

N.d.

Basculante

Grupo motopropulsor oscilante

Susp. delantera

Horquilla telehidráulica

Susp. trasera

1 amortiguador hidráulico con reglaje en precarga de muelle

Freno delantero

Disco de 220 mm y pinza de doble pistón paralelo

Freno trasero

Tambor monoleva de 140 mm

Tipo frenada

Convencional

Neumáticos

90/80 x 16 y 110/80 x 14

Largo total

1.930 mm

Altura máxima

1.137 mm

Ancho total

740 mm

Distancia ejes

1.325 mm

Altura asiento

805 mm

Peso declarado

99 kg

GUÍA DEL COMPRADOR

Precio

2.033 euros

Garantia

2 años

Importador

Derbi Nacional Motor

Tel.

93 565 78 78

Artículo publicado en Solo Scooter número 136.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos