PUBLICIDAD

Deflectores de radar BMW: objetivo, ser más visibles

Si el empleo de radares en las motos, tanto para el crucero adaptativo (radar delantero), como para detectar peligros que queden fuera del rango visible (radar trasero), en los automóviles, especialmente de gama alta, están mucho más extendidos.

Dado que los radares envían ondas, que al impactar contra un objeto rebotan y vuelven al propio radar (que de esta manera pueden determinar la distancia y velocidad del objeto).

Los coches tienen grandes volúmenes y mucha superficie de metal donde las ondas del radar rebotan fácilmente, pero las motos son mucho más estrechas y perfiladas, con carenados de plástico, y estas ondas puede que no reboten en ella, o no lo hagan correctamente.

BMW se ha inspirado en un sistema de deflector pasivo de radar que utilizan las pequeñas embarcaciones, unos vehículos para los que es especialmente importante poder ser detectados. Ha patentado su propio sistema de deflectores para motos.

Si el empleo de radares en las motos, tanto para el crucero adaptativo (radar delantero), como para detectar peligros que queden fuera del rango visible (radar trasero), en los automóviles, especialmente de gama alta, están mucho más extendidos.

Dado que los radares envían ondas, que al impactar contra un objeto rebotan y vuelven al propio radar (de esta manera se pueden determinar la distancia y velocidad del objeto).

Los coches tienen grandes volúmenes y mucha superficie de metal donde las ondas del radar rebotan fácilmente, pero las motos son mucho más estrechas y perfiladas, con carenados de plástico, y estas ondas puede que no reboten en ella, o no lo hagan correctamente.

Los deflectores de BMW

BMW se ha inspirado en un sistema de deflector pasivo de radar que utilizan las pequeñas embarcaciones, unos vehículos para los que es especialmente importante poder ser detectados. Ha patentado su propio sistema de deflectores para motos.

Estos deflectores consisten en una serie de láminas metálicas, unidas en diversos ejes y formando ángulos rectos, en los que las ondas de radar siempre van a rebotar.

En el diseño de BMW se trata de unas pequeñas esferas del tamaño de pelotas de golf, con este tipo de láminas insertado, y colocadas en los extremos del manillar.

La patente indica que podrían ser incluso de plástico recubierto de metal, para abaratar costes y rebajar peso.

Al ir en una zona tan expuesta,  imaginamos que los deflectores de radar BMW serán fácilmente sustituibles, actuando como protectores de caídas.

Como siempre, el hecho de que un elemento sea patentado no significa necesariamente que vaya a pasar a la producción en serie.

 

Deja un comentario