Connect with us
Publicidad

Rutas

De Haro a la Conecentración de Faro

Publicado

el

Decidimos hacer base en Cartaya, donde disponemos de alojamiento, y desde allí dis­frutar de la concentración descansando en la comodidad de una casa en vez de en un saco de dormir. El día previo a la salida solo quedaba cargar las bolsas en la moto. Sali­mos a las seis de la mañana desde Casala­rreina, donde vive Mikel. Vuelve el miedo a los 950 kilómetros que nos quedan por delante hasta Cartaya, además, las temperaturas van a ser de las más altas del año.

Salimos a la hora planeada. Después de 700 km y tras dos paradas para repostar, te­nemos que parar en un pueblo extremeño a pasar las horas centrales del día hasta que la temperatura baje un poco. Las últimas horas de conducción han sido terribles, por enci­ma de los 40 grados, a los que ayudaba un montón el boxer.

El tramo final transcurre por la sierra norte de Sevilla y el Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche. Carreteras chulísimas; lo más impresionante, la llegada a las minas de Río Tinto, da la impresión de llegar a otro planeta. 14 horas después de la salida llega­mos al destino.

 Desde que salimos de Fuente de Caños, el termómetro en ningún momento bajó de los 37 grados. Ducha rápida y a cenar al Rompido, cantidades de gambas, langosti­nos, acedías y vino blanco del Condado, un poco de charla y a dormir, que la paliza ha sido considerable.

Nos levantamos a las 10, desayuno y ca­rretera. Primera parada Olhao, pueblo de típica arquitectura portuguesa ya cerca de Faro. Después de comer una cataplana de ma­risco (típica portuguesa), nos montamos en la moto y vamos hacia Faro por el interior. Llegamos a Faro a las 5 de la tarde e inme­diatamente nos inscribimos.

Alucinante, nunca había visto tanta moto junta. Un ambiente motero y una organiza­ción que, aunque con cosas por mejorar, me ha parecido de lo mejor que he visto en concentraciones. Después de pasar un rato por la concen­tración, volvemos a España, cenamos de nuevo en el Rompido.

Hoy toca paseo por la costa de Huelva. Salimos tranquilos disfrutando del tiempo y de la carretera. Visitamos la localidad de Ayamonte, y desde aquí cruzamos en ferry a Vila Real. Al igual que el día anterior, no sé dónde poner los ojos. Motos, motos y más motos. Me encantó el Bike Show, el ambiente y el concierto de Los Suaves.

El plan para el domingo era salir con calma y dormir a mitad de camino. Nos levanta­mos llenos de adrenalina y decidimos in­tentar llegar del tirón. El tiempo es mucho más agradable para conducir, no pasamos de 35 grados en todo el trayecto de vuelta. Autovía, más autovía y a las 8 de la tarde ha­cíamos la última parada en Ibeas de Juarros, a 70 kilómetros de casa.

El resultado, 2.600 kilómetros sin inciden­tes ni problemas y unos días increíbles en buena compañía. Habrá que repetirlo.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos