Dakar2013. Jordi Viladoms: “Quedó claro que éste no era mi Dakar”
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Dakar2013. Jordi Viladoms: “Quedó claro que éste no era mi Dakar”

Publicado

el

Con más moral que el Alcoyano, Jordi Viladoms no ha tenido más opción que claudicar en su intento de llegar –ya no de conseguir un buen resultado, sino tan “solo” llegar- a Santiago de Chile. Y eso que el piloto de Igualada está bregado en las mil y una complicaciones de todo tipo. Sin ir más lejos, este año logró, casi en tiempo récord, una moto y un equipo para poder estar en el podio de Lima de esta edición 2013 del Dakar. Fue la primera aventura. O mejor dicho, la segunda, porque la gran aventura de Jordi se inició una vez terminó el pasado Dakar, el que le hizo justicia, porque ‘Vili’ se merecía un resultado como el logrado en 2012: la cuarta plaza.
Decíamos que todo empezó cuando regresó a casa. El programa previsto para el pasado año empezó a resquebrajarse cuando el equipo Bordone-Ferrari empezó a acusar la falta de liquidez. El proyecto empezó a hacer aguas. Y pese a ello, Viladoms se coronó vencedor en el Rally de Cerdeña. Meses más tarde, continuando con el calvario particular del equipo donde ni pilotos ni mecánicos podían ingresar la nómina prometida, se plantó –eso sí, con lo justo- en Egipto para disputar la última cita del Campeonato del Mundo de Raids, donde terminó consiguiendo otro gran éxito personal: el subcampeonato. Poco después, el Bordone-Ferrari se iba desmantelando en vista que no había una garantía de continuidad. Jordi tuvo que buscarse la vida y encontró varias piezas que, juntas, encajaron para montar un puzzle con el que pudo estar en la rampa de salida en la capital del Perú.
Y una vez tomada la salida y con una estrategia de carrera donde pensaba en ir de menos a más, todo se truncó cuando empezaron a surgir los problemas en su moto. Problemas en la alimentación de su Husqvarna le retrasaron en varias ocasiones, la más grave, en la séptima etapa. Tres jornadas más tarde, y cuando Viladoms declaraba estar más preparado anímica y físicamente, nuevas complicaciones a los reiterados problemas: el motor no llegó superar los 170 kilómetros de etapa y dijo basta. Intentó hasta el agotamiento ponerla en marca, incluso le pidió al español Paco Martínez que le remolcara, pero no era factible terminar la etapa en tales condiciones. “Está claro que éste no era mi Dakar”, dijo. Abandono. Es el cuarto en siete participaciones en el Dakar, pero él ya está pensando en el próximo, en poder estar en la salida, en poder sumar más victorias de etapa a las dos que constan en su palmarés, y en no sólo sentirse orgulloso de haber ayudado a levantar la estatua de vencedor en 2009, sino que quiere llegar a levantarla él algún día. Y para eso hay que empezar a trabajar a partir de ya. Y Jordi lo tiene claro: “He aprendido mucho de esta experiencia y me ha servido para marcarme el reto de volver el año que viene. No me he rendido nunca y no me rendiré ahora”. Claro que no, rendirse es de cobardes, y en esto, hay que ser un valiente. Como tú, Jordi. Y volverás más fuerte.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos