PUBLICIDAD

Dakar alternativo: Historia de una foto

Conseguir de un buen material gráfico en mi Dakar alternativo es complicado. Yo voy haciendo mis propias fotos a medida que viajo. Pero las fotos de acción imprescindibles para ilustrar mis reportajes no me las puedo hacer yo mismo…

He tenido la suerte de que Samy en Iyuni, Peter a la llegada de Salvador y Musso a la salida del campamento, me han obsequiado con material de primera. Gracias todos ellos.

La foto que abre este “repor” no es de ninguno de mis 'ayudantes habituales' y fue tomada en la Panamericana en dirección a Valparaiso.

Desde el 2006
Mac Coma ganó su primer Dakar en un lejano 2006. En  aquella ocasión puse en marcha en África la loca aventura del Dakar en solitario. Y fue entonces cuando viajamos juntos, cada uno en nuestra moto, desde el final de la última especial hasta la meta de Dakar. Un recuerdo inolvidable. Marc repetía victoria en el 2009 mientras yo seguía la carrera desde casa. En el 2011 nuestros caminos se volvieron a cruzar y el destino quiso que tras proclamarse de nuevo ganador, llegáramos juntos una vez más de nuevo, cada uno nuestra moto, a la meta en este caso de Buenos Aires. El año pasado no hubo Dakar ni para Marc ni para mi. Este año sí. Y van tres en los que coincidimos en el final de la última especial. En el último enlace hasta la meta. Un pequeño privilegio, un gran placer.

Especial
La última etapa del Dakar es siempre algo especial. Llegué hasta Ullapie después de viajar por la Panamericana y hacer un puerto de montaña bajo la lluvia hasta el final de la especial.

Tras recibir a Marc y Jordi, a los chicos de Gas Gas, a Laia a Chivite, cogí la moto Adventure para llegar hasta Valparaiso. Y mira por donde mientras estaba parado para hacer una foto en el inicio de la Cuesta de Cavilolen, pasó Marc. Evidentemente me fui tras él. Puse a la Adventure en modo “rain”, le atrapé y una vez más, ya van tres, viajamos juntos en dirección a la meta. Marc se paró debajo de un puente. Pensé que se iba a poner un impermeable pues llovía bastante, pero lo que hizo fue simplemente mear. Marc, con la meta de Valparaiso a 150 kilómetros, tuvo la paciencia de esperar a un aficionado que estaba pie de carretera se brindó a hacernos una foto de la que guardaré siempre muy buen recuerdo. Gracias Marc.

Deja un comentario