Dakar 2015: ducha fría
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Dakar 2015: ducha fría

Publicado

el

En la lucha limpia entre Joan Barreda y Marc Coma, entre la etapa de ayer y la de hoy, muchas motos han quedado cubiertas de un salitre que ha corroído cables y circuitos electrónicos; el agua y la sal de Uyuni se han combinado fatalmente. Y la noticia ha caído como un jarro de agua fría en el vivac.

He oído las declaraciones que ha hecho Marc Coma, y no puedo más que estar totalmente de acuerdo con él. Esta etapa no se tenía que haber disputado, pero… ahhhh!!! “C’est le Dakar, patron!”, y aquí, manda quién manda. En este caso, ha sido Evo Morales quién ha mandado la orden que las motos arrancaran. Aunque la seguridad de los pilotos corriera peligro como se ha demostrado: pilotos con hipotermia que han tenido que ser evacuados como Daniel Gouet o Gerard Farrés. Se acabó también la aventura para el “jabalí” de Manlleu. El catalán hacía días que veía que “todo esto” (el Dakar) sobrepasaba el proyecto que estaba defendiendo. Una lástima para la industria española (o catalana), pero… quizás también había que ir mejor preparados, como ha sucedido en algunos años anteriores.

Esta mañana, en el vivac de Iquique se respiraba tranquilidad. Las motos se encontraban en Bolivia y los automóviles celebraban su jornada de descanso. La ducha de las 8 de la mañana no ha sido una buena idea porque he tenido que esperar turno… Agua tibia que, esta vez, he podido disfrutar de principio a fin. Es lo que ocurre en estos países: cuando menos te lo esperas, te sorprenden positivamente… Las instalaciones de los baños, aquí, son permanentes, pero están mal hechas. Me explico: no sé si es cuestión de los movimientos de tierras, los terremotos que ha habido por la región de Tarapacá y el desierto de Atacama, o qué, pero el agua inundaba la zona de duchas y vestuarios… Y no voy a hablar de los lavabos. Hay unos WC portátiles, unas letrinas, donde se hace imposible respirar a ciertas horas del día… Suponemos que es porque ya llevamos tres días aquí y se acumula. Por suerte (o no), mañana nos vamos temprano hacia Calama, aún en Chile. Calama es… nada. Es un lugar donde nadie quisiera ir a parar… menos los que trazan el recorrido del Dakar, que consideran óptimo acampar en ese desierto polvoriento. Mis amigos chilenos me preguntan… “¿y por qué vas a Calama?”. Vaya, como si pudiera escoger…

Otro de los temas habituales para describir es la comida. Estos días que hemos tenido jornada de descanso y etapa maratón, algunos han aprovechado para ir a un hotel e incluso salir a cenar a la ciudad de Iquique. Yo no. Me he quedado en el campamento para “disfrutar” de estos días, algunos más tranquilos que otros. La comida en el vivac es un catering que sirve una compañía multinacional. Siempre hay pasta para desayunar, almorzar o cenar. Y luego combinan los segundos platos y los postres, algunos con mayor acierto que otros, pero la mayoría acaba comiendo lo que les ponen… Incluso, en las bebidas, hay botellines de vino chileno muy decente… Para cenar sienta de maravilla y te hace olvidar un poco de ese cubo de agua helada que nos han tirado hoy por la cabeza… una ducha fría para no olvidar donde estamos. “C’est le Dakar, patron!”

 

 

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos