Daelim B-Bone 125i: Diferente a todos…
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Daelim B-Bone 125i: Diferente a todos…

Publicado

el

Daelim Ibérica acertó de pleno con el lanzamiento del nuevo B-Bone 125 justo al inicio del pasado verano. El original scooter oriental es de aquellos modelos ideales para disfrutar de estas fechas, ya que su refrescante y original estética lo convierten en el scooter veraniego perfecto.

El B-Bone no deja impasible a nadie, de hecho, nos sorprendieron la cantidad de miradas y comentarios que atrajo durante los días que lo tuvimos de pruebas, y es que su revolucionario aspecto es, cuando menos, sorprendente.

Actualmente el B-Bone no tiene un rival directo, no hay nada que se le parezca en el mercado, por lo tanto, abre un nuevo segmento que, dependiendo del volumen de ventas, puede desencadenar un interés por parte de otros fabricantes.

Seguro que para los más eruditos en el tema scooter os recuerda a algo… ¿Os viene a la cabeza el Honda Zoomer 50? El revolucionario ciclomotor de Honda pasó sin pena ni gloria por nuestro mercado, y aunque su estética –el B-Bone se basa en ciertos aspectos en él– también fue uno de sus principales atractivos, las limitaciones que le aportaba su sumamente dócil motor 50 c.c. 4 tiempos y su elevado precio le hicieron pasar prácticamente desapercibido en muchos mercados europeos.

Buena elección
Daelim ha tomado muy buen nota de lo sucedido con el Zoomer, y aunque ciertamente apuesta por un estilo muy similar, se ha centrado –muy acertadamente, desde nuestro punto de vista– en la cilindrada del octavo de litro.

El B-Bone no es una sorpresa para los que estamos relacionados muy directamente con el mundo del scooter, aunque, para ser sinceros, sí que ha sido una auténtica sorpresa que Daelim al final se haya atrevido a lanzarlo. Y es que, como algunos recordaréis, hemos podido ir siguiendo su evolución en diferentes salones desde hace bien, bien, un par de años, en los que ciertamente no ha variado mucho desde el primer prototipo.

Sea como sea, aquí lo tenemos, tan “esquelético” y atrevido como siempre, con su fisonomía completamente desnuda, dejando su robusto chasis multitubular totalmente a la vista. El B-Bone no tiene prácticamente fibras, como máximo encontraremos unas tapas que recubren la dirección, en las cuales también que se soportan elementos como el faro, los intermitentes, el cuadro de mandos o una especie de quilla que va desde la columna de dirección hasta donde se ha colocado el caballete central. Además de estas fibras, se han dispuesto una serie de plásticos que cubren, por ejemplo, el depósito de gasolina (está en la parte central del chasis) o bajo el asiento, para cumplir, entre otras cosas, la labor de guardabarros.

Echando un vistazo rápido no encontramos mucho más; la ausencia de plataforma se ha solucionado montando dos pares de estriberas de aluminio para que tanto el conductor como el acompañante apoyen sus pies. De dispositivos de carga, poco; ni guantera ni gancho ni, por supuesto, cofre, aunque podremos levantar el asiento y aprovechar los espacios que hay debajo de él, así como el que queda entre nuestras piernas para llevar algo (bolsas de deporte, cajas, mochilas, etc.).

Tampoco hay que olvidar que Daelim ha dotado el B-Bone con caballete lateral –además del habitual central–, que por si fuera poco, posee un mecanismo de desconectador de encendido para cuando esté extendido.

En cuanto a iluminación, delante gana protagonismo un faro redondo, a la vieja usanza, pero con una parábola Multiconvex interior perfectamente completada por una bombilla halógena de buenas prestaciones. Por lo que respecta al piloto posterior, se compone de una batería de diodos led de alta luminosidad que, a pesar de su escueta imagen, proporcionan una gran luminosidad.

Muy original
Es cierto que en líneas generales el B-Bone es un scooter sumamente sencillo, pero aunque suene extraño, es precisamente eso lo que le da su atractivo. Su aspecto de “a medio montar” le aporta una imagen simpática y, sobre todo, diferente. Para nada debemos pensar que se trata de un scooter enclenque, pues su bastidor –que en él cumple de igual forma una función estética, demostró una excelente resistencia a la torsión y gran solidez al abordar cualquier tipo de curvas.

Es un scooter sumamente manejable, gracias a sus reducidas cotas (sólo 1.360 mm de distancia entre ejes) y buena distribución de peso (unos escasos 130 kilos). Por si fuera poco, la altura de asiento es bajísima, lo que permite apoyar ambos pies en el suelo sobradamente, incluso para conductores con una estatura inferior al 1,70 m.

La posición a adoptar en el B-Bone es cuando menos extraña, sobre todo si venimos de un scooter convencional. El hecho de apoyar los pies sobre unas estriberas ya nos descoloca un poco, pero es que la visión desde el puesto de mandos rompe esquemas. Estaremos totalmente desprovistos de elementos como un escudo frontal, ya que, como en las motos, el cuadro de mandos va montado sobre lo que sería la tija superior, y el manillar, obviamente, queda totalmente al descubierto. Para potenciar su estética, se han cromado gran parte de elementos, un hecho que le da un pequeño toque custom que para nada condiciona su filosofía.

El B-Bone tiene personalidad propia, lo que también se aprecia en su posición de conducción. Para comenzar, el manillar no es mucho más ancho que el de un scooter convencional, por su colocación queda bastante cerca del asiento. Éste, por cierto, es bastante pequeño y duro, aunque perfectamente capaz de soportar dos ocupantes, eso sí, sin que sobre el espacio, ya que tras él se ha colocado una asa de considerable altura para que el pasajero se sujete y que nos hace ir algo encajonados. Con todo, el B-Bone no puede ser considerado un virtuoso de la comodidad, pero también es cierto que, gracias a la adelantada posición que adoptamos sobre él, el control sobre el scooter es total.

Buen comportamiento
Para tratarse de un scooter con un equipamiento sencillo técnicamente, sobre todo en lo referente a motor y frenos, Daelim ha dotado el B-Bone con un equipamiento excelente para su clase.

Para comenzar, el motor es un monocilíndrico cuatro tiempos SOHC cuatro válvulas con refrigeración combinada aire y aceite con un sistema de alimentación por inyección electrónica. El Daelim S1 125Fi es otro de los modelos de la firma que lo utiliza y, como él, el B-Bone posee una potencia de 11,5 CV a 9.000 rpm y un par de 1,17 kgm a 7.250 vueltas. No es un motor excesivamente potente, pero en ciudad y encajado en un scooter como nuestro invitado, sus resultados son más que satisfactorios. Goza de una buena arrancada inicial y es bastante suave y progresivo, sin tirones y sin pérdidas de empuje destacables. Al máximo de vueltas alcanza un velocidad máxima cercana a los 100 km/h, más que suficiente para que un radar despiadado nos dé el día dentro de un núcleo urbano.

La mejor cualidad es su consumo. La media de las diferentes pruebas realizadas en este aspecto rondaba los 3,2 y 3,3 litros a los 100 km, no está nada mal teniendo en cuenta que a su depósito de unos 7,1 litros le podemos sacar entre 215 y 220 km teóricos sin hacer la siempre molesta visita a la gasolinera.

Como decíamos al principio de este bloque, la frenada es, junto al chasis, lo mejor de la parte ciclo del B-Bone. Los padres de la criatura no se han conformado con dotarlo con dos discos de freno de 220 y 200 mm, sino que además han puesto a nuestro alcance un eficiente sistema de reparto de frenada para que sea más simple y seguro extraer lo mejor de ellos y de sus pinzas de cuatro y un pistón respectivamente.

El aspecto en el que más flaquea –hasta el punto de ser un poco molesto e incómodo– es en el de las suspensiones. La horquilla telehidráulica y el amortiguador posterior, también hidráulico, tienen un comportamiento muy brusco sobre asfalto bacheado. Al mismo tiempo, por su falta de hidráulico y corto recorrido, se aprecian ciertos rebotes y algún que otro tope cuando no nos demos cuenta y nos comamos un bache que no tiene que ser precisamente de gran profundidad. En contra, estas suspensiones durillas, lo atan perfectamente al suelo sobre asfalto en buen estado y todo tipo de curvas, en buena parte por la gran solidez del chasis multitubular.

Junto con las suspensiones, cada eje lo forman unas llantas de 13 pulgadas con neumáticos de 120/70 para el delantero y 130/60 para el posterior, una combinación ya vista en su alma gemela, el Daelim S1 125, y que, como en aquél, ofrece un excelente compromiso entre estabilidad y maniobrabilidad.

Confianza plena
No cabe duda de que si Daelim se ha atrevido a lanzar al mercado mundial un producto como el B-Bone 125 es porque confía plenamente en su producto, de hecho, lo tiene en gran consideración. Por ello, no han dudado en otorgarle un precio que con el reciente aumento del IVA asciende a 2.049 euros. ¿Por qué un precio superior incluso al del S1 125Fi? Pues porque para Daelim, dentro de la relativa economía del B-Bone, disfrutaremos de un producto original y con cierto grado de exclusividad. Algo de lo que, para ser sinceros, no comenzamos a ser conscientes hasta ver las reacciones que despertaba cuando la gente lo veía circular. Unas reacciones que nos han llevado a pensar que el atrevimiento de Daelim va a obtener sus frutos…

A favor
Inyección electrónica
Conducción urbana
Frenada integral
Estética original
Altura asiento
Manejabilidad
Ligereza
En contra
Protección aerodinámica
Espacio con pasajero
Capacidad de carga

Ficha técnica

Motor

Motor tipo

1 cil. aire/aceite SOHC 4V

Cilindrada

124,6 c.c.

Diám. x carrera

56,0 x 50,7 mm

Rel. compresión

10,8:1

Alimentación

Inyección electrónica

Arranque

Motor eléctrico

Encendido

Electrónico digital CDI

Embrague

Automático centrífugo en seco

Cambio

Variador automático

Transmisión

Por correa trapezoidal

Parte Ciclo

Tipo chasis

Multitubular en tubo de acero

Geometrías

N.d.

Basculante

Grupo motopropulsor oscilante

Susp. delantera

Horquilla telehidráulica

Susp. trasera

Amortiguador hidráulico

Freno delantero

Disco de 220 mm y pinza de doble pistón paralelo

Freno trasero

Disco de 200 mm y pinza de simple pistón

Tipo frenada

Combinada

Neumáticos

120/70 x 13 y 130/70 x 13

Largo total

1.910 mm

Altura máxima

1.090 mm

Ancho total

750 mm

Distancia ejes

1.360 mm

Altura asiento

N.d.

Peso declarado

130 kg

Guía del comprador

Precio

2.049 euros

Garantia

2 años

Importador

Daelim Ibérica

Tel.

902 271 149

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos