¿Cuánto vale tu tiempo? Vivir en la periferia, trabajar en la ciudad
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

¿Cuánto vale tu tiempo? Vivir en la periferia, trabajar en la ciudad

Publicado

el

Hace unas semanas realizamos un artículo de movilidad urbana en Barcelona en el que sobre un mismo trayecto comparábamos las diferentes opciones de desplazamientos, –puedes consultarlo en este enlace que te apuntamos-. Constatamos, como ya sabíamos, que utilizar la moto es el medio más rápido de moverse en ciudad. Si además esa moto es un scooter, estas ventajas se incrementan. Esta vez hemos querido llevar este planteamiento al siguiente nivel: comparar la eficacia y la economía de diferentes formas de transportes para alguien que, viviendo en la periferia de una ciudad, se traslada cada mañana al centro de la misma para trabajar. Una situación muy común en las grandes metrópolis tipo Madrid o Barcelona, como lo testifican las intensas y cansinas horas punta que se pueden ver cada mañana en las carreteras de acceso a éstas. Por las mañanas y, en menor medida, también por la tarde, con el fin de la jornada laboral.

Este nuevo escenario, principalmente las autovías de acceso a las ciudades, nos ha obligado a contemplar otros medios de trasporte diferentes a los probados en nuestro experimento 100 % urbano. La bicicleta, obviamente, quedó descartada, y la moto, una 125 cc en la prueba de Barcelona, la sustituimos por un scooter con mayor capacidad de aceleración, como es el caso del Super Dink 300 que nos cedió Kymco. Con buena capacidad a la hora de acelerar y un generoso hueco debajo del asiento, es lo que podemos considerar un scooter padrón para los que entran a la ciudad desde la periferia. Para compensar la baja de la bicicleta añadimos el tren. Otra novedad ha sido cambiar de escenario, pasando de Barcelona a Madrid. Para nuestro experimento la configuración radial de todos los accesos a la ciudad de la capital del país nos parecía más fidedigna que Barcelona, atrapada entre el mar y las montañas que tiene a sus espaldas.

La prueba

El trayecto elegido esta vez iba desde Pozuelo de Alarcón, ciudad situada a unos 20 kilómetros, al norte de Madrid saliendo por la A6, hasta el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, situado en la plaza de Salvador Dalí. Entre los dos puntos elegimos una ruta lo más directa posible utilizando vías de alta capacidad. Puede que hubiese rutas más cortas, pero consideramos que serían alternativas con muchas más opciones de sufrir problemas puntuales. En cuanto al horario, buscamos reproducir los que más o menos encajaran en el perfil del usuario que estábamos representando. Cada una de las veces que realizamos el recorrido pusimos el cronómetro a cero a las 8.30 de la mañana. Para el coche y el scooter esto suponía puesta en marcha de sus respectivos motores; para el caso del tren y del autobús, un paseo de 10/12 minutos en el caso del primero, y poco menos de 5 en el del autobús interurbano. Tiempos estos, junto a los de las esperas en las interconexiones, que lógicamente hemos sumado al tiempo del movimiento propiamente dicho. Hay que decir que la red de transportes de la Comunidad Autónoma de Madrid es muy buena en lo que a frecuencia, eficiencia y calidad se refiere; la verdad es que muy bien.

Importante también es dejar claro que ni con el coche ni con el scooter hemos afrontado esto como una carrera contra el reloj. Básicamente porque se puede ir de esa guisa puntualmente, pero no cada día. Otra diferencia comparado con el comparativo hecho en Barcelona, importante, es que en Madrid las motos sí están autorizadas oficialmente a circular por el carril bus. En la Ciudad Condal se puede decir que el uso o no queda restringido al día que tenga el guardia urbano de turno, es decir, un día no pasa nada, el segundo tampoco, ni el tercero… pero el cuarto te paran y te crujen; cosas de vivir de favor.

Pros y contras

Obviamente no he de explicar que soy un defensor a ultranza del uso de la moto. La libertad y rapidez que te da es inigualable. Te subes, arrancas, llegas y aparcas, casi siempre a metros del destino. A esto añádele que es barato y que, si tienes conciencia medioambiental, sea probablemente el medio más limpio. En contra, obvio, la exposición a los caprichos de la meteorología y el riesgo que siempre existe de moverse en un vehículo vulnerable. Una vulnerabilidad que, eso sí, disminuye directamente proporcional con la experiencia y la máxima atención.

La opción del coche es, por los atascos que se organizan, todavía el mayoritario. Las razones son que permite también casi un puerta a puerta -la última no tanto porque está en función del aparcamiento-, uno no está sujeto a horarios y, siendo privado, se adapta a las necesidades y caprichos del usuario. En su contra, el elevado coste que supone su utilización diaria, las cada vez mayores trabas que existen para acceder y estacionarlos en los centros de las ciudades y… ¡los atascos!

El autobús es de nuestras opciones la más expuesta. Me refiero a que, yendo por la superficie, es susceptible de sufrir todos sus inconvenientes, si bien en algunos casos ayuntamiento y comunidad liberan vías especiales para ellos. A su favor, el coste y que, al contrario que el metro, uno no se mueve como un topo por debajo de la superficie. Por otro lado, fuera de las horas punta, suele ser un medio bastante cómodo.

La red de cercanías de Renfe en la Comunidad de Madrid está muy bien desarrollada. El servicio es muy bueno, barato comparado con el coche, con trenes nuevos y frecuencia de minutos en horas punta. Los inconvenientes, estar por concepto atada a la vías, por lo que uno ha de ir al transporte, éste no viene a ti.

Con el metro sucede algo parecido, aunque la red, la rapidez y la eficiencia es muy superior. En Madrid, el metro llega a todas partes, prácticamente a cada esquina de la ciudad… de la ciudad. Esto significa que su utilización ha de ser compartida, es decir, de alguna manera hay que llegar hasta el borde de la ciudad para después utilizar el metro. Otro pero es la aglomeración en las horas punta y los desplazamientos de la superficie al agujero y viceversa.

3, 2, 1… ¡ya!

En la prueba urbana que realizamos en Barcelona intervinieron tres personas para hacer todos los recorridos al mismo tiempo. En este caso, un servidor los hizo todos en días diferentes. Para evitar el factor lunes negro, ese día hice el recorrido en tren/metro, mientras que las fotos que ilustran este reportaje las hicimos un día específico. Durante los trayectos fui haciendo fotos con una de nuestras cámaras GoPro, pero por problemas técnicos -léase una torpeza mía- tuvimos que hacer esta sesión especial.

El resultado de nuestra prueba comparativa lo podéis leer en uno de los recuadros que acompañan este artículo. Confieso que las diferencias son, en términos numéricos, mucho mayores de lo que esperaba. Comparado con el modelo urbano de Barcelona, las diferencias se han multiplicado a favor de la moto. Las opciones privadas, las que permiten el puerta a puerta en un solo medio, ganan por goleada a las que demandan intercambios. Sorprendentemente la opción tren/metro sale perdedora en nuestra comparativo, por debajo que la opción 100 % terrestre del tren/bus. No creo que sea la norma general, pero en este caso la utilización del metro exigía un transbordo, con lo que sus tiempos se dispararon.

Como resumen, hay que decir que nuestro comparativo de movilidad de extrarradio ha arrojado pocas sorpresas en lo que al orden de efectividad se refiere, pero sí en las diferencias obtenidas entre ellos. Queda claro que todo aquel que valore su tiempo y que tenga un mínimo de espíritu práctico, se planteará la opción de moverse en scooter… Más, especialmente ahora, que ha llegado el buen tiempo.

 

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos