Conducción en carretera, autopista y ciudad: consejos esenciales
Connect with us
Publicidad

Noticias

Conducción en carretera, autopista y ciudad: consejos esenciales

Publicado

el

Conducción en carretera

En este artículo os ofrecemos unos consejos para una conducción en carretera, autopista y ciudad que sea más segura.

Disfruta de la libertad

El misterio de conducir una moto sólo lo conocen, precisamente, quienes lo hacen. Sentir el aire sobre tu cuerpo, observar la línea sin fin de la carretera, percibir el pálpito del motor, ejercitar tus reflejos, tu habilidad sobre la máquina… Todo ello genera una gran sensación de satisfacción. Pero también, es una gran responsabilidad. En moto has de circular con seguridad, sin rebasar límites, porque entonces el placer se puede tornar en dolor.

Hablar sobre conducción segura en carretera con profundidad es una temática tan amplia que daría lugar a un libro. De hecho, hay muchos. Desde SOLOMOTO no queremos ahora llegar a tanto. Simplemente, recordarte algunos aspectos esenciales que debes tener en cuenta, para que así no se te pasen por alto algunos que son fundamentales.

La moto

La moto tiene que estar en perfecto orden de revista. Es decir, en buen estado. Con sus mantenimientos de consumibles (aceite, líquidos varios, pastillas de frenos, neumáticos, etc.) al día; sin precisamente perdidas graves de aceite de motor, y sin absolutamente ninguna perdida por los retenes de horquilla (si chorrean mucho llegan a la pinza de freno delantera y encharcan las pastillas, lo que dejaría sin frenos a la moto…); con sus dos espejos retrovisores bien orientados, y el alumbrado correctamente posicionado. Lo básico, vamos.

Muy, muy importante, es comprobar las presiones de los neumáticos. Hay que hacerlo con cierta regularidad, no sólo para que su desgaste y comportamiento sean correctos y homogéneos, sino también, porque puedes detectar alguna pérdida de aire leve por un clavo, una válvula floja, etc., que podría ser muy peligroso. También lleva siempre, siempre, el tapón puesto, para que si precisamente se afloja la válvula por casualidad, no pierdas aire ni paulatinamente ni de golpe, lo que podría derivar en un grave compromiso en la seguridad.

En ciudad

En ciudad circulamos rodeado de todo tipo de vehículos. Lo aconsejable es ir siempre un paso por delante del resto. Es decir, en función de lo que vas observando, calcular tus maniobras con antelación. ‘Escanea’ los coches que tengas delante para intuir sus intenciones.

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Si vas a girar en una intersección, por ejemplo, pon el intermitente, mira por el espejo, y mira también que hace el vehículo que va delante. Y si ves al conductor en persona, mejor. Hay que estar atento a los despistados y los que no miran que ocurre por detrás.

Circula por tu carril, pero detente si puedes entre dos carriles, en un atasco o un semáforo, por ejemplo. Así evitaras un alcance por detrás. Y si el tráfico está parado y puedes ir avanzando lentamente, hazlo. Está permitido. En esta situación mira todo lo que te rodea. Lo que tienes al lado, y también a lo lejos, para anticiparte. Usa el freno trasero para ir “timoneando” entre el tráfico y ten siempre un dedo en el delantero.

Un semáforo no es una parrilla de salida, pero las motos aceleran más sin esfuerzo que los coches. Así que, si sales por delante, mejor, calle libre hasta la siguiente detención.

Es importante no despistarse ni un momento durante la circulación, por ejemplo, manipulando el ordenador de a bordo, la plataforma multimedia si tu moto la equipa, etc. Eso en cualquier ambiente, pero en ciudad más si cabe. Piensa que en una décima de segundo aparece un peatón cruzando por donde no debe, o no ves un paso de cebra por culpa de otro vehículo (un autobús normalmente).

En Autopista

Al circular por vías rápidas tendemos a relajarnos ligeramente. Es normal: es más tiempo de conducción, es más monótono el entorno, y normalmente mantenemos velocidades constantes. ¿A quien no le ha entrado hasta sueño alguna vez?

Es importante parar cada cierto tiempo, coincidiendo con los repostajes, por ejemplo, para hidratarse y estirar las piernas. También comer algo ligero.

Trata de adoptar una posición de conducción cómoda, pero varíala de vez en cuando. Mueve el trasero un poquito para detrás o delante, reclínate sobre el manillar, etc. Para no estar absolutamente estático, que también afecta negativamente a la concentración y el cansancio. En este sentido el tipo de moto que conduzcas influye mucho. No es igual rodar a los mandos de una naked que de una gran turismo, o una hiperdeportiva, por ejemplo.

Ni que decir tiene que aquí, como en ciudad o carretera, debes señalizar todos tus movimientos y mirar por los espejos, y como hemos comentado en ciudad, anticipar tus maniobras a la del resto de vehículos. Especialmente si circulas sobre una moto de baja cilindrada o poco potente, que no te permita de un golpe de gas salir de un compromiso. Por eso hay que aprender a calcular los adelantamientos a vehículos pesados, a no abusar de sus rebufos (porque no te ven y si frenan “te los comes”), y a ser pacientes. Si no tienes clara una maniobra, no la hagas. Espera al momento oportuno.

Tampoco te despistes en exceso con las plataformas multimedia, ni apures demasiado el depósito de combustible. Primero porque los residuos acaban en el filtro de gasolina, y segundo porque es súper estresante ver que los kilómetros pasan y no aparece la estación de servicio perfecta parar a repostar.

En carretera

La carretera es el parangón de la felicidad para muchos motoristas. Sales de tu entorno habitual, das rienda suelta y te dejas llevar por el mero placer de rodar, y hacer curvas y más curvas. Salir de fin de semana a recorrer puertos de montaña, o de viaje, por parajes tan bellos como divertidos, es maravilloso. Se me ocurren infinidad de lugares, seguro que tú tienes sus favoritos.

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Conducción en carretera, autopista y ciudad

En este ambiente hay que ser particularmente atento a varios aspectos. El estado de la carretera: fundamental. Adecúa tu ritmo y velocidad a la misma para evitar riesgos.

Vigila el asfalto, y no sólo si tiene baches o gravilla: un asfalto que brilla es sinónimo de deslizante. Si encima está húmedo, circula como si lo hicieras sobre hielo: máxima suavidad e inclinaciones moderadas.

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Traza las curvas. Es importante anticiparse, llegar a los virajes con todo el trabajo hecho. Circules sólo o a dúo, colócate, frena, y traza la curva, con suavidad y seguridad. Y siempre tratando de no apurar los límites de tu carril. Piensa que puede que las dos ruedas de tu moto vayan dentro de los márgenes de tu carril, pero tu cuerpo esté dentro del sentido contrario, y si viene un vehículo de frente, el riesgo de colisión puede ser muy alto.

Entra ligeramente abierto (siempre dentro de tu carril) para poder salir lo más cerrado posible; así tendrás más margen por si la curva se cierra más de lo esperado. Si esto sucede, olvídate del freno delantero: enderezará tu moto y saldrás recto. Una ligera presión al freno trasero te ayudará a cerrar más la curva si hace falta.

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Conducción en carretera, autopista y ciudad

En cambio, si entras ya por dentro de la curva la tendencia será que salgas abierto, con el peligro que esto supone.

Para poder circular con seguridad entre curvas, es importante que aprendas a conocer el comportamiento y las reacciones de tu moto: cómo y cuanto frena, o cómo responden las suspensiones, el motor, las marchas. También aspectos como si se aligera mucho la dirección al ir acompañado, etc. Cuestiones que también atañen a la puesta a punto, y que ya son argumento para otro artículo, pero que has de tener en cuenta para rodar seguro.

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Conducción en carretera, autopista y ciudad

Por cierto, si circulas en grupo, es fundamental mantener las distancias de seguridad, y no ser impaciente con los compañeros que llevas delante. Si quieres aumentar el ritmo, adelantas y ya os iréis encontrando en las intersecciones.

Lo ideal es colocaros alternativamente a derecha e izquierda dentro de vuestro carril. Así tendréis más margen de seguridad.

Conclusiones

Al final, tu seguridad y diversión están directamente relacionadas con el conocimiento del medio, la moto, y del entorno, la vía por la que circules. Conduce concentrado, pero sin tensión… Es fundamental, y en parte lo dan años de experiencia al manillar. Paso a paso, kilómetro a kilómetro.

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2066

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Entradas recientes

Los + leídos