PUBLICIDAD Billboard

Imaginad que podéis controlar la moto con el pensamiento…

De la mente del diseñador Anton Brusseau, canadiense de nacimiento y austriaco de adopción, ha surgido la concept bike Moto Sapien. Un ejercicio futurista que podría ser viable alrededor del 2050.

En ella se establecería una conexión directa entre la motocicleta, su inteligencia artificial, y el propio cerebro de su conductor. Esa intima conexión entre el hombre y la máquina se extrapola a las diferentes partes del chasis. La moto tendrá cámaras delanteras y traseras que hacen las veces de ojos, y cuenta con músculos de carbono capaces de modificar sus características estructurales  según sea necesario.

PUBLICIDAD Content_1

En declaraciones a nuestros colegas de la revista Motorrad, Anton Brusseau lo explica meridianamente: “Los desvíos al procesar la información nos ralentizan. Todo sucede indirectamente, a través de los ojos y los oídos, así como de la motricidad humana. Imaginemos que pudiéramos conducir la motocicleta directamente, en milisegundos, con nuestros pensamientos. Además, imaginemos si pudiéramos sentir con los neumáticos tan finamente como podemos con el sentido del tacto en nuestros dedos “.

PUBLICIDAD Content_2

Si bien es cierto que suena un poco a ciencia ficción, parte de la tecnología necesaria para semejante sofisticación está disponible hoy día a través de Neuralink. Esta es una compañía de chips cerebrales fundada por Elon Musk, que conectará nuestras mentes a internet. Con ello, a corto plazo se pretende ayudar a las personas con lesiones cerebrales, y a más largo plazo reducir el riesgo de IA para la humanidad.

Para Anton Brusseau, a la concept bike Moto Sapien le quedan un par de décadas para hacerse realidad: «En 2050, podría ser el momento adecuado para un Moto Sapien”, con la propulsión eléctrica ya completamente implantada y evolucionada.

PUBLICIDAD Content_3

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario