Connect with us
Publicidad

Noticias

Comparativo Kawasaki Z 900 RS vs Yamaha XSR 900

Publicado

el

Comparativo Kawasaki Z 900 RS vs Yamaha XSR 900

Los fabricantes japoneses no cesan de materializar sus recuerdos del pasado en motos modernas y tecnológicamente actualizadas, en algunas ocasiones inspiradas en sus recuerdos de los años setenta. Las neoclásicas son una forma de interpretar su esencia, inspiración o filosofía, para poder seguir estando al día… Aquí va este comparativo Kawasaki Z 900 RS vs Yamaha XSR 900.

Me viene a la memoria la presentación de la Zephyr de Kawasaki en Malasia a principios de los años noventa. No voy a extenderme al respecto, pero no puedo evitar recordar cómo me sorprendió aquella primera neoclásica que pasó por mis manos en una carretera en la que los monos (sí, monos) nos asaltaban.

Os aseguro que nunca me habría imaginado que la moda de las neoclásicas llegaría tan lejos. Por aquel entonces la idea de recuperar la estética de los años setenta me pareció un acierto, pero jamás pensé que ese concepto tendría tan largo recorrido.

Lo tuvo y parece que lo seguirá teniendo. Han pasado casi treinta años de aquella presentación de Kawasaki, que entonces era importada por Derbi, y basta observar la realidad del mercado para confirmar que las motos retro son mucho más que una moda. Alcanza a todas las tipologías y estilos: roadster, scrambler, naked, scooters, trail, off-road. Las vemos en cualquier cilindrada.

Las motos que hoy nos ocupan también están inspiradas en el pasado. La Kawa es una réplica de la Z1 de los años setenta. Y la Yamaha es una Sport Heritage con un extraordinario motor tricilíndrico de base, derivada directamente de la MT-09, y que toma como referencia estética la icónica XS 650.

Sí conviene aclarar que si bien la Kawa se puede considerar una réplica con componentes calcados a la Z1, la Yamaha no es una copia de la XS, sino una moto que posiblemente tenga su propio estilo, en el que no faltan guiños al pasado que la hacen diferente.

Pero si, por ejemplo, la Kawa conserva la configuración de su tetracilíndrico en línea y chasis creado a base de tubos de acero, la Yamaha se presenta con un moderno tricilíndrico y un chasis tecnológicamente avanzado.

La Kawa se inspira en aquella Z1 que se presentó en sociedad en el Salón de Colonia de 1972, cuya intención era replicar la Honda 750 CB Four de 1968. Con la Z1, en Kawasaki quisieron superarla con una moto más atractiva, más potente y sofisticada.

En el caso de Yamaha y la XS 650, curiosamente también nació para dar réplica a otro fabricante, pero en este caso a la Bonneville de Triumph. De hecho cuando se presentó en sociedad en el Salón de Tokio de 1970 con su bicilíndrico vertical, la prensa Europa la bautizó la Bonneville japonesa.

Atractivas

Comparativo Kawasaki Z 900 RS vs Yamaha XSR 900 3

Cada una tiene su estilo, pero en ambos casos nos encontramos con dos motos muy atractivas. En la Kawa el magnetismo viene de la armonía del conjunto depósito-asiento, rematado por una cola muy personal. Todos sus elementos comparten el sabor de las motos de otros tiempos.

No sucede lo mismo en la Yamaha, que se presenta con un mix de componentes de nuestros días con otros (faro piloto, guardabarros…) más clásicos. El aspecto diferencial proviene del contraste de una carrocería actual con detalles en aluminio pulido que cobran un gran protagonismo.

El carácter y sensaciones que transmiten una y otra es muy diferente en todos lo sentidos. La Kawa es más alta, ancha y pesada. La Yamaha es más bajita, menos confortable y más estrechita.

La posición de conducción de la Kawa es en cierto modo más clásica y relajada, yo diría que más natural que la de la Yamaha, que con los brazos más abiertos es un poco más forzada, lo que se paga especialmente a la hora de hacer recorridos más o menos largos.

Ergonómicamente, la Kawa esta mejor desarrollada y en este sentido creo que la Yamaha es víctima de su estética. El asiento es más bajito y duro que el de aquella; pero, en favor de la Yamaha (importante), hay que decir que es más manejable a la hora de maniobrar en parado y más fácil de conducir a baja velocidad. No es que la Kawa sea torpe, pero sí que necesita más atención que la Yamaha a la hora de movernos entre el tráfico urbano.

El distinto tacto de cada motor, del tetracilíndrico de la Kawa y el tri de la XSR, es sin duda otro aspecto que marca diferencias. El motor de la Kawa es suave, con buenas dosis de par a bajo y medio régimen, sacrificando potencia a un régimen elevado. Recupera bien y, entre las 3.000 y las 7.000 vueltas, es elástico, vibra poco y es placentero, con ese toque muy japonés que desde siempre han conseguido con sus tetracilíndricos en línea.

En la Yamaha el propulsor es original y divertido. En marchas cortas tiene un punto agresivo que nos gustó y que encaja con esa posición de conducción en cierto moto un poco canalla… Nos gusta su carácter a medio régimen y también su capacidad y prestaciones en las aceleraciones más o menos agresivas. Realmente, con respecto a la Kawa, el carácter de este tricilíndrico es muy diferente. La Yamaha es suave abajo, recupera bien, se encuentra cómoda sobre las 4.000 rpm, pero tiene un punch más allá de las 7.000 rpm. La Kawa es más lineal y suave, vibra menos y creo que decidirse por uno u otro es una cuestión de gustos, pues se parecen muy poco o más bien nada…

Hay aspectos que conviene tener en cuenta en cuanto a funcionamiento, y uno de ellos es que en la Kawa el control de tracción de dos niveles (el 2, más intrusivo) se puede regular o incluso desconectar, en orden de marcha. No sucede lo mismo en la Yamaha, que requiere hacerlo en parado. En el nivel 1 es muy poco intrusivo e incluso te permite algunas licencias (¡wheelies!).

En el segundo nivel tal vez entre en acción con demasiada contundencia.

Con una concepción distinta en cuanto a la parte ciclo, ambas motos son manejables y fáciles de conducir, aunque tal vez la Yamaha destaque en ciudad.

En carreteras reviradas, en la Kawa nos encontramos con unas suspensiones que están a buen nivel y que creo que superan al de la mayoría de las neoclásicas. Delante la horquilla regulable trabaja bien al inicio de su recorrido y parece endurecerse progresivamente.

En la Yamaha, el tren delantero es más ligero con respecto a la MT09, algo que se nota en los cambios de dirección, pero por otra parte hay que reconocer que es más rápida y ágil que
la Kawa, a pesar de que requiere más atención. Creo que en cierto modo esta versión XSR tiene un comportamiento más nervioso que la Kawa y también que la MT-09 estándar, porque el peso del cuerpo queda un poco retrasado.

Espejo del alma

En realidad, el comportamiento de ambas es en cierto modo el reflejo de su apariencia y concepción; son el reflejo de su alma.

La Kawa es más seria y elegante. Se conduce con un estilo más próximo a la vieja escuela y su posición de conducción, con los pies más adelantados, parece trasladarnos en el tiempo…

En la Yamaha, con su aspecto entre moto manga y neorretro, la vida es muy diferente, pues parece invitar a una conducción más anárquica y, gracias a su agilidad y posición de conducción
con el cuerpo más retrasado y los brazos abiertos, te puedes tomar ciertas licencias como sacar la pierna o inspirarte en la escuela del dirt-track…

La Kawa es más neutra y, en las frenadas, la transferencia de masas entre ejes es menos apreciable que en la más “salvaje” (entre comillas) Yamaha XSR. Si buscas en aquella sus límites, puedes llegar a rozar la pata de cabra y, sobre la Yamaha, uno se siente más libre…

En la entrada de las curvas es un poco más lenta que la Yamaha y parece que prefiere las trazadas limpias y redondeadas.

En cierto modo, creo que la Yamaha acepta más errores o correcciones. En la Kawa conviene frenar, sacar marcha y girar, de forma más suave. La Yamaha te permite ser algo más salvaje. En las primeras velocidades es más extrema. La Kawa tiene las tres primeras marchas muy juntas y una sexta que parece una “overdrive”, y la verdad es que en las largas distancias es más relajada en todos los aspectos y cuenta con un depósito de combustible con 17 litros de capacidad frente a los 14 litros de la Yamaha, lo que nos proporciona una superior autonomía, puesto que también tiene un consumo ligeramente más bajo. Como media, la Kawa nos ha dado 5,7 litros frente a los 5,9 litros a los 100 kilómetros de la Yamaha.

Donde ambas penalizan es a la hora de colocar el equipaje, porque apenas hay espacio para colocarlo. En la Kawa es un poco más fácil, pero en cualquier caso si queremos ir de excursión o de viaje, tenemos que pasar sí o sí por comprar alforjas o maletas…

¿El pasajero? Pues en la Kawa viajará de forma más confortable gracias al asiento, pero las piernas le quedarán muy flexionadas. Pese a todo es más cómoda, para el acompañante, que la XSR, que en cierto modo es víctima de su estética y de la moda… En ninguna de ellas se encuentran más asideros que las respectivas cintas de asiento, muy fieles a la estética retro, pero en absoluto prácticas, eso sí.

Si hablamos de precios, la Kawasaki está por encima, lo que merece un par de apuntes. La Z 900 RS está por encima de su rival en cuanto a la calidad de sus componentes y acabados.

Pero eso es tan cierto como que en Yamaha hacen, desde que lanzaron al mercado su gama MT-09 (algo análogo a las MT-07 y XSR 700), un gran esfuerzo por ofrecer un buen producto a
un precio muy competitivo. Y lo cierto es que lo consiguen.

En definitiva, parece que para estar al día se puede recurrir a motos como la Z900RS o la XSR de Kawasaki y Yamaha… ¡bendito dilema!

Kawasaki Kawasaki Z 900 RS ficha y fotos

Cilindrada: 948 c.c.
Potencia: 111 CV
Peso: 207 kg
Precio: 12.975 €

Yamaha XSR 900 ficha y fotos

Cilindrada: 847 c.c.
Potencia: 115 CV
Peso: 177,5 kg
Precio: 10.499 €

Seguir leyendo
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

7 consejos para mantener tu moto aparcada durante el invierno

Publicado

el

consejos guardar moto

La verdad es que no nos gusta nada dejar aparcada la moto durante los meses de invierno, nosotros somos más de mantenerla perfecta para acudir a las concentraciones invernales y salir a rodar aunque haga frío.

Por eso hace unas semanas escrivimos este artículo con recomendaciones para mantener nuestra moto perfecta para el invierno. De todas formas, somos conscientes que por un motivo u otro, hay veces en los que debemos dejar aparcada la moto durante unos meses, y es por esto que nos hemos decidido a perparar este pequeño artículo con recomendaciones básicas para dejar nuestra moto parada durante una temporada.

El objetivo es que, el día que volvamos al garaje, la tengamos perfecta para volver a salir a rodar.

Desconectar la batería

Seguramente es el más básico y evidente, pero no por eso menos importante. Si queremos evitar que se descargue y no podamos arrancar el día que volvamos a por nuestra moto, es conveniente desatornillar los bornes si la moto va a estar parada durante los meses de frío, desatornillando primero el negativo y luego el positivo. Al volverla a conectar, primero conectaremos el positivo y luego el negativo.

Cambiar el aceite del motor

Si paramos la moto durante una temporada, es el momento ideal del año para hacer el cambio de aceite. Antes de dejarla aparcada o antes de volver a arrancarla, puesto que si dejamos la moto sin usar una temporada es posible que las las impurezas que va dejando el sistema de combustión lleguen a solidificarse. Esto podría provocar daños al motor al volverlo a arrancar. Así que el cambio de aceite anual, antes, durante o al fin de la hibernación.

Con una mantita, mejor

¿O es que en estos momentos de frío, cuando os sentáis en el sofá a descansar, no os gusta a vosotros taparos con una manta? Pues nada, que a nuestra moto también, así que si la vamos a dejar descansar unos meses, la moto debe estar en un garaje y tapadita con una lona.

A la cama, bien limpia

Además de querer que funcione bien, nos gustará que nuestra moto luzca cuando volvamos a por ella. Con la manta, además de protegerla de las inclemencias, la salvaremos del polvo, pero conviende dejarla bien limpia para evitar que restos de humedad y suciedad puedan dañar plásticos o cromados.

Con la barriga llena

Puede parecer una tontería, pero es mejor dejar el depósito de combustible a tope para evitar que se oxide por dentro.

Engrasar la cadena y otras piezas

Siguiendo con el tema del óxido, sobre todo en invierno que la humedad y el frío aumentan, debemos mantener engrasada la cadena. Es la parte más importante, pero poner algo de aceite en los tornillos importantes de la moto también ayudará a evitar que se deterioren.

Los neumáticos a tope

Si disponemos de el, es mejor usar caballete que pata de cabra para que los neumáticos deban soportar menos peso sobre el mismo punto durante tanto tiempo. Podrían llegar a deformarse. Asimismo, puede ayudarnos dejar los neumáticos a una presión entre medio kilo y un kilo por encima de lo recomendado para rodar. Esto también nos ayudará a que conserven su forma.

Y eso es todo. Sólo tened en cuenta que vuestra moto os echará de menos, ¡¡así que volved pronto!!

Seguir leyendo

Noticias

IconX Kawasaki Ninja H2R, una maqueta de papel… metálico

Publicado

el

ICONX KAWASAKI NINJA H2

Si eres un fan de la Ninja H2R y te gusta hacer modelos a escala, Fascinations ha lanzado su IconX Kawasaki Ninja H2R, una maqueta de papiroflexia pero de metal.

Hace un tiempo os mostramos una maqueta de una Yamaha R1 de papel, un modelo a escala para montar solo para expertos.

Pues bien, esta maqueta IconX Kawasaki Ninja H2R está compuesta por dos láminas de aluminio de décimas de milímetros de grosor, con todas las piezas a ensamblar troqueladas.

Para montarla solo es cuestión de seguir las ocho páginas de instrucciones que puedes descargarte en PDF

Os advertimos que este montaje es para expertos, así que si nunca habéis montado una, mejor comprar un modelito más sencillo para comenzar a familiarizaros.

La IconX Kawasaki Ninja H2R es 100% de aluminio

Hay que ir separando las más de 80 piezas de las láminas con cuidado de no deformarlas, y para unirlas hay que insertar las pestañas en las ranuras que tienen todos los componentes, y doblar la pestaña para asegurar el montaje.

Las piezas tienen marcadas las líneas de doblado, para ir conformando los neumáticos, la cúpula o el depósito de combustible, por ejemplo.

El acabado final es 100% metálico, sin pintura, con el tono de aluminio pulido de las láminas.

Os dejamos el link de la web para que le echéis un vistazo.

La podéis encontrar en Internet por unos 19 dólares.

Seguir leyendo

Noticias

Compra una Royal Enfield sin pagar la matrícula

Publicado

el

Royal Enfield

Hasta el próximo 31 de marzo 2019, si compras una de las novedosas Royal Enfield Interceptor 650 o Continental 650, te ahorrarás pagar la matrícula de la moto.

Pero esta promoción también aplica a los modelos de la familia Classic y Bullet. Concretamente las Classic 500 (Classic Chrome, Classic Desert Storm, Classic Battle Green, Classic Squadron Blue, Classic Black Stealth 500 y Classic Gun Grey) y las Bullet 500.

Para disfrutar de esta promoción tan solo tienes que acercarte a alguno de los vendedores oficiales de Royal Enfield. Encontrarás más información en su página web haciendo clic aquí.

Seguir leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.032

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: kioscoymas

Los + leídos