PUBLICIDAD

Circulando bajo el Monzón…

La lluvia puede ser muy traicionera y, en un abrir y cerrar de ojos, puede dejar una carretera intransitable. Eso es especialmente cierto y cruel para los que vamos en moto, que quedamos mucho más desprotegidos ante las inclemencias del tiempo.

En este caso, sin embargo, la situación se ve claramente difícil con antelación. Algún coche y camión se atreve a cruzar, pero las motos esperan y observan la situación sin saber qué hacer. Al final, uno de los espectantes moteros se decide a cruzar y acaba como era de imaginar.

 

Deja un comentario