Can-Am Spyder RT LTD, un GT que pisa fuerte
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Can-Am Spyder RT LTD, un GT que pisa fuerte

Publicado

el

La gente de BRP, casa madre de Can-Am, preparó un idílico recorrido por la región de Auvernia, un lugar muy visitado por motoristas en el centro de Francia debido a sus bellas carreteras y paisajes. Los pocos privilegiados que asistimos -fuimos el único medio especializado que viajaba desde España-recorrimos más de 300 km a lomos del nuevo Can-Am Spyder RT Limited (versión 2012).

Este sugestivo itinerario hizo que cambiase mi opinión respecto a esta peculiar forma de entender la movilidad, pues previamente, y hace ya mucho tiempo, sólo había probado la versión RS durante apenas 30 km. Y lo que entonces me pareció un vehículo muy particular, con un gran poder de seducción para algunos y un concepto difícil de entender para otros, ahora me parece una excelente manera de viajar percibiendo sensaciones mucho más intensas que sobre un coche y cercanas, aunque diferentes, a las que brinda una moto. Además, el Spyder dispone de la homologación de cuadriciclo, así que también se puede conducir con el carnet de coche, lo que añade un nuevo encanto a este vehículo único en el panorama del motor.

Un GT en toda regla
El Spyder RT Limited es el más alto de gama en el catálogo de la marca canadiense; con GPS, sistema de estabilidad (VSS), control cruise, equipo de audio AM/FM… un auténtico vehículo de lujo, con todas las comodidades propias de la mejor GT del mercado.

Para subirse a él es mejor hacerlo poniendo un pie en la estribera, porque resulta más alto (772 mm) y más ancho que la versión RS, la deportiva. Una vez sobre el asiento, la comodidad es increíble. El pequeño lumbar que separa al conductor del pasajero brinda un confortable apoyo en las aceleraciones, y se agradece porque la posición de conducción es bastante erguida. El asiento se prolonga hacia delante ofreciendo un mullido apoyo a las rodillas a la hora de afianzarse en las curvas, porque no olvidemos que el Spyder no inclina, así que la fuerza centrífuga te empuja hacia fuera de la curva. En cuanto a la protección aerodinámica, una gran pantalla parabrisas regulable en altura eléctricamente desde el manillar se encarga de mantenerte fuera de la corriente de aire. Es más, gracias a los diferentes deflectores situados en el perímetro del frontal, en caso de lluvia el agua no te mojaría ni los pies. Increíble.

¡Qué decir del pasajero! Éste viajará en primera clase, con un asiento de lujo, agarraderas calefactables en esta versión LTD -las del conductor también los son- y altavoces con mando para el volumen.

Algo diferente
Conducir el Spyder es toda una experiencia, os lo aseguro. No tiene nada que ver con una moto, excepto por la sensación de velocidad y la posición de conducción. Durante la cena, después de la prueba, estuve intercambiando impresiones con el vicepresidente de BRP Europa, Bernard Leblanc, y respondiendo a la pregunta de qué me había parecido, hice el símil entre la conducción del Can-Am y la de un quad, a lo que me contestó: “… Es cierto, pero ¿por qué no una moto de nieve?”. Exacto, la experiencia de la fábrica canadiense en la fabricación de motos de nieve es más extensa; de hecho, su arquitectura en Y, con dos ruedas delanteras y una en la cola, hace que sea mucho más acertada esa comparación.

El caso es que para conducir un Spyder has de poner en práctica una conducción mixta entre quad (o moto de nieve) y un cierto estilo de… ¿kart? Y es que así como en una moto entras en curva girando el manillar hacia el lado contrario, en el Spyder, como en las motos de nieve o los quads, lo haces girando el manillar en el mismo sentido de la curva; toda una explosión de sensaciones cuando lo haces con un vehículo equipado con un motor de 106 CV y que alcanza una velocidad de 190 km/h según especificaciones -yo no pasé de 140 km/h, y a esa velocidad noté un buen nivel de seguridad-. Por cierto, el Spyder RT Limited está equipado con el sistema de cambio automático SE5. Este sistema dispone de un selector electrónico que mueve las horquillas del cambio con tan sólo accionar un pulsador situado en el manillar. Resulta muy cómodo y, francamente, funciona de cine –también dispone de marcha atrás-. Esto, junto con la frenada integral (con ABS), que se acciona con el pie mediante un pedal de gran tamaño, hace que el Spyder RT LTD, además de prescindir de las habituales levas en el manillar, sea tremendamente fácil de utilizar; otra cosa será cuánto tiempo tarda uno en acostumbrarse a llevar un eje con dos ruedas delanteras a la hora de maniobrar… Creo que los cocheros lo hacen antes, ya que los moteros tenemos vicios adquiridos que se convierten en un hándicap en este caso.

El precio de este modelo, que es el más alto de gama, es de 31.440 euros, pero se trata de un auténtico devorakilómetros, gracias a su ergonomía y a los 125 litros de capacidad de carga repartidos en cuatro espacios. Sin embargo, se puede acceder a un Spyder RS por 17.899 euros, la opción más económica de la marca, mientras que en la gama RT el precio de partida son 23.399 euros.
 

Presentación publicada en la revista Solo Moto nº 1883
Si quieres el número, puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones
 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2061

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos

Sin categoría

Can-Am Spyder RT LTD, un GT que pisa fuerte

Publicado

el

La gente de BRP, casa madre de Can-Am, preparó un idílico recorrido por la región de Auvernia, un lugar muy visitado por motoristas en el centro de Francia debido a sus bellas carreteras y paisajes. Los pocos privilegiados que asistimos -fuimos el único medio especializado que viajaba desde España-recorrimos más de 300 km a lomos del nuevo Can-Am Spyder RT Limited (versión 2012).

Este sugestivo itinerario hizo que cambiase mi opinión respecto a esta peculiar forma de entender la movilidad, pues previamente, y hace ya mucho tiempo, sólo había probado la versión RS durante apenas 30 km. Y lo que entonces me pareció un vehículo muy particular, con un gran poder de seducción para algunos y un concepto difícil de entender para otros, ahora me parece una excelente manera de viajar percibiendo sensaciones mucho más intensas que sobre un coche y cercanas, aunque diferentes, a las que brinda una moto. Además, el Spyder dispone de la homologación de cuadriciclo, así que también se puede conducir con el carnet de coche, lo que añade un nuevo encanto a este vehículo único en el panorama del motor.

Un GT en toda regla
El Spyder RT Limited es el más alto de gama en el catálogo de la marca canadiense; con GPS, sistema de estabilidad (VSS), control cruise, equipo de audio AM/FM… un auténtico vehículo de lujo, con todas las comodidades propias de la mejor GT del mercado.

Para subirse a él es mejor hacerlo poniendo un pie en la estribera, porque resulta más alto (772 mm) y más ancho que la versión RS, la deportiva. Una vez sobre el asiento, la comodidad es increíble. El pequeño lumbar que separa al conductor del pasajero brinda un confortable apoyo en las aceleraciones, y se agradece porque la posición de conducción es bastante erguida. El asiento se prolonga hacia delante ofreciendo un mullido apoyo a las rodillas a la hora de afianzarse en las curvas, porque no olvidemos que el Spyder no inclina, así que la fuerza centrífuga te empuja hacia fuera de la curva. En cuanto a la protección aerodinámica, una gran pantalla parabrisas regulable en altura eléctricamente desde el manillar se encarga de mantenerte fuera de la corriente de aire. Es más, gracias a los diferentes deflectores situados en el perímetro del frontal, en caso de lluvia el agua no te mojaría ni los pies. Increíble.

¡Qué decir del pasajero! Éste viajará en primera clase, con un asiento de lujo, agarraderas calefactables en esta versión LTD -las del conductor también los son- y altavoces con mando para el volumen.

Algo diferente
Conducir el Spyder es toda una experiencia, os lo aseguro. No tiene nada que ver con una moto, excepto por la sensación de velocidad y la posición de conducción. Durante la cena, después de la prueba, estuve intercambiando impresiones con el vicepresidente de BRP Europa, Bernard Leblanc, y respondiendo a la pregunta de qué me había parecido, hice el símil entre la conducción del Can-Am y la de un quad, a lo que me contestó: “… Es cierto, pero ¿por qué no una moto de nieve?”. Exacto, la experiencia de la fábrica canadiense en la fabricación de motos de nieve es más extensa; de hecho, su arquitectura en Y, con dos ruedas delanteras y una en la cola, hace que sea mucho más acertada esa comparación.

El caso es que para conducir un Spyder has de poner en práctica una conducción mixta entre quad (o moto de nieve) y un cierto estilo de… ¿kart? Y es que así como en una moto entras en curva girando el manillar hacia el lado contrario, en el Spyder, como en las motos de nieve o los quads, lo haces girando el manillar en el mismo sentido de la curva; toda una explosión de sensaciones cuando lo haces con un vehículo equipado con un motor de 106 CV y que alcanza una velocidad de 190 km/h según especificaciones -yo no pasé de 140 km/h, y a esa velocidad noté un buen nivel de seguridad-. Por cierto, el Spyder RT Limited está equipado con el sistema de cambio automático SE5. Este sistema dispone de un selector electrónico que mueve las horquillas del cambio con tan sólo accionar un pulsador situado en el manillar. Resulta muy cómodo y, francamente, funciona de cine –también dispone de marcha atrás-. Esto, junto con la frenada integral (con ABS), que se acciona con el pie mediante un pedal de gran tamaño, hace que el Spyder RT LTD, además de prescindir de las habituales levas en el manillar, sea tremendamente fácil de utilizar; otra cosa será cuánto tiempo tarda uno en acostumbrarse a llevar un eje con dos ruedas delanteras a la hora de maniobrar… Creo que los cocheros lo hacen antes, ya que los moteros tenemos vicios adquiridos que se convierten en un hándicap en este caso.

El precio de este modelo, que es el más alto de gama, es de 31.440 euros, pero se trata de un auténtico devorakilómetros, gracias a su ergonomía y a los 125 litros de capacidad de carga repartidos en cuatro espacios. Sin embargo, se puede acceder a un Spyder RS por 17.899 euros, la opción más económica de la marca, mientras que en la gama RT el precio de partida son 23.399 euros.
 

Presentación publicada en la revista Solo Moto nº 1883
Si quieres el número, puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones
 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los + leídos