Bocatto di cardinale
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Bocatto di cardinale

Publicado

el

La presentación de la Ducati 1098 el año pasado automáticamente puso fecha a la aparición de la nueva 848. Porque la superbike italiana siempre ha estado acompañada de su correspondiente supersport, un modelo más asequible tanto económica como prestacionalmente y que pone el mito de la firma de Borgo Panigale al alcance de un mayor espectro de usuarios. En el pasado Salón de Milán pudimos ver de cerca la nueva supersport de Ducati. ¿Supersport hemos dicho? No estamos tan seguros, pero no adelantemos acontecimientos.

Total, que como ya viene siendo habitual, es como la hermana gemela de la 1098. Sólo el 848 estampado en los laterales del carenado y tal vez el tipo de pinzas de freno, si nos fijamos con atención, la diferencian de su hermana mayor. Eduard Fernández ya os dio buena cuenta en el reportaje de la presentación (Solo Moto número 1643) que se llevó a cabo en el circuito de Almería, escenario donde cada año realizamos el Supertest. Ahora toca el turno de sacarla de su entorno natural y probarla a fondo para vosotros y bajo el prisma de un potencial usuario.

Como la 1098, la 848 es una moto que enamora al primer golpe de vista. No hace falta ni subirte a su grupa para rendirte a sus encantos. Un frontal atractivo, un colín minimalista y cuadro de instrumentos propio de MotoGP nos va robando el corazón. Aunque el amor es ciego, no nos impidió ver que los acabados de los silenciosos podrían estar más trabajados para una moto de casi 15.000 euros.

Una vez te subes, la 848 transmite la misma sensación que su hermana mayor, la de moto estrecha y compacta, con las rodillas juntas y bien encajadas en el depósito. La posición de conducción es cómoda, con espacio entre el manillar y el asiento. La disposición de los estribos acentúa la sensación de confort, por ser una máquina deportiva, pues podemos llevar las piernas relativamente relajadas y no encogidas como puede suceder con otros modelos. Graduamos la distancia de las manetas, regulamos los retrovisores y… Un momento… Qué lástima, los retros son tan bonitos como poco efectivos, tal como podremos comprobar más adelante.

(Más información en Solo Moto número 1646)

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos