fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

BMW R100RS, diseñada por el viento

Esta podría ser la historia de cómo un accesorio convirtió a una moto, la BMW R100RS, en todo un icono, y es que su gran carenado integral fue la clave del éxito de la primera sport turismo con carenado integral de la historia.

Esta bóxer inauguró el segmento de las motos deportivas que también servían para viajar cómodamente, con el piloto resguardado tras un gran carenado integral, en un momento en el que no existían motos de este tipo.

Aún conservo el Moto Catálogo de 1977 que tenía cuando era un crío. No recuerdo cómo llegó a mis manos, pero lo que sí recuerdo claramente fue que, al llegar a las páginas dedicadas a BMW, de repente, vi una moto totalmente diferente, impresionante, única. Era la R100RS, la primera moto de serie con carenado integral que había visto en mi vida. Y me enamoré.

Foto de la BMW R100RS
La BMW R100RS es todo un mito.

No había para menos porque esta moto marcó un antes y un después no solo en BMW, sino en el mundo de la moto en general. Y es que el mercado había estado demandando un carenado integral desde principios de los 70.

No en vano el diseñador americano Craig Vetter se forró literalmente vendiendo su carenado Windjammer para un buen montón de modelos de motos.

La BMW R100RS fue el resultado de añadir un carenado integral a una R100S…

Este fue uno de los que no se alegraron de ver el nacimiento de la R100RS, y tampoco se alegraron mucho los fabricantes de trajes de lluvia para motoristas… Y es curioso comprobar como un carenado integral añadido a una R100S -una naked con cupolino- condujese al éxito a la misma moto ahora rebautizada como RS.

Foto de la BMW R100RS de 1977
El carenado integral de la RS fue la clave de su éxito.

Fue la primera moto de gran serie con carenado integral de verdad, con permiso de la Vincent Black Prince de 1954 -que estaba dotada de un pequeño carenado integral de fibra de vidrio -se produjeron 200 unidades-, y de marcas de series de corta tirada.

Volviendo al tema, la R100RS -la primera vez que una moto de serie de BMW se apellidaba RS, por Rennsport, las siglas de motos deportivas de la firma- se mostró a la prensa en el IFMA de Colonia en septiembre de 1976, y fue un éxito inmediato, gustando tanto a la prensa como al público.

Foto de la BMW R100RS
El piloto iba totalmente resguardado tras el carenado.

El responsable de sus líneas no fue otro que el conocido diseñador Hans Albrecht Muth -que también diseñó la Suzuki GSX 1100 Katana en Target Design, entre otras-, del que ya hemos hablado en otras ocasiones, y que también fue el responsable de otro éxito de la firma bávara, la R 90 S.

Esta RS fue la primera moto en BMW para la que se utilizó diseño asistido por ordenador en su concepción, concretamente para su carenado integral. También fue la primera vez que se utilizó un túnel de viento para diseñar una moto de serie, concretamente el de la Universidad de Stuttgart y posteriormente el de Pininfarina, con un coste de más de 5.000 dólares al día, una barbaridad en la época.

Fue la primera moto en la que se utilizó diseño asistido por ordenador en su concepción

El desarrollo del carenado condicionó que el manillar de la RS fuese muy estrecho, ya que el piloto debería de pilotar dentro del carenado sin que nada asomase fuera de éste, por lo que la posición de pilotaje era agresiva y deportiva, aunque no en exceso, y con muy poco brazo de palanca.

El resultado de este estudio fue un carenado realmente integral fabricado en fibra de vidrio que añadía más de 9,5 kilos al conjunto, y que estaba compuesto por siete piezas más la cúpula transparente. La instrumentación, formada por cuatro esferas, tenía las dos principales en el estrecho manillar y las dos pequeñas en el carenado, la del voltímetro y la del reloj horario analógico.

Foto de la BMW R100RS
El puesto de mando era muy completo.

En medio de éstas se situó la cerradura del contacto, siendo también una de las primeras marcas que ofrecía este componente en esta situación. Y tenía otro detalle más: un “amortiguador de dirección” por fricción, accionado por un pomo.

Las piñas de conmutadores Hella eran elegantes y robustas, las mismas de la R100S y la bocina era una Fiamm italiana, de las más potentes que nunca se han montado en una moto -un estándar de las BMW de la época-.

El día de la presentación a la prensa  amaneció lluvioso, y los periodistas  comprobaron lo bien que protegía el carenado

El faro circular estaba instalado fijo en el carenado tras un vidrio de protección, y los intermitentes delanteros estaban integrados y enrasados con el carenado. Todo muy aerodinámico.

No solo ofrecía una total protección aerodinámica al piloto de cabeza a pies, sino que también aportaba mayor estabilidad rodando a alta velocidad -se alcanzaban los 180 km/h, y se aumentaba un 17,4% más la presión sobre el eje delantero- y reducía el consumo de combustible respecto a la R 100 S.

Pero tenía un par de “inconvenientes”: conducía todo el aire caliente del motor hacia el piloto y también amplificaba los ruidos provenientes de la mecánica de la planta motriz. Todo no podía ser…

Foto de la BMW R100RS de 1978
En la segunda versión se añadieron las llantas de aleación y el color dorado.

La primera BMW R100RS de 1977 se caracterizaba por su carenado integral pintado en un tono gris azulado, por su colín semimonoplaza, las llantas de radios y por las enormes pinzas de freno ATE pintadas en azul del doble disco de freno delantero.

Por cierto, también fue la primera moto de serie que equipó este doble disco de freno en el eje delantero, aunque atrás equipaba un freno de tambor. Curiosamente la bomba de freno no estaba en el manillar, sino escondida dentro del carenado.

El diseño del carenado condicionó la anchura del manillar, bastante estrecho y muy deportivo

El piloto cuando accionaba la maneta ésta transmitía la acción a la bomba de freno mediante un clásico cable de acero. Curiosidades del momento. Otra curiosidad es que el asiento basculaba hacia un lado permitiendo el acceso al hueco que había en el colín, donde se podía guardar la documentación, una cartera pequeña, guantes y objetos de pequeño tamaño. Desde aquí también se podía ver la batería, pero, sorprendentemente, para extraerla había que desmontar el subchasis. Un pequeño engorro.

En cuanto a su motor bóxer -4T, aire, 4V, OHC- derivaba del utilizado en la R100S, convenientemente actualizado, pero sin excesos. Sus cilindros bóxer sobresalían del carenado por lo que iban perfectamente refrigerados a pesar de éste.

El día que se presentó a la prensa, en Alemania, el día amaneció lluvioso, ¡cómo no! Dadas las circunstancias los periodistas pudieron comprobar de primera mano cómo, a pesar de la lluvia, el carenado integral permitió que todos ellos llegasen secos al final del día. ¡No hubo mejor manera de presentar la RS y su carenado!

Foto de la BMW R100RS y el actor Ian Ogilvy
La BMW R100RS apareció en la serie de los años 70 «El retorno del Santo» con Ian Ogilvy.

La segunda versión cromática que se ofreció al siguiente año fue una en color dorado (como la BMW de juguete Payá), que reforzó aún más su exclusividad y su carácter premium. Aún recuerdo su aparición en la serie de televisión “El retorno del Santo” de finales de los 70, cuando el protagonista, Ian Ogilvy, la utilizó en algunos capítulos -matriculada como ST2, Simon Templar 2; su coche era un Jaguar XJS con matrícula ST1-.

La R100RS fue la moto de Simon Templar, el personaje de ficción de la serie televisiva «El Retorno del Santo»

En aquel momento hubo un “product placement” involuntario, ya que fue el mismo Ogilvy quien pidió a la productora que apareciese una moto. Y escogieron la RS, que apareció en color azul claro metalizado original y también en el espectacular color dorado.

En su segundo año de vida también recibió los primeros cambios en forma de llantas de aleación “snowflake”, un disco de freno trasero, nuevas piñas de conmutadores, la denominación R100RS en los flancos y se lanzó la serie limitada Motorsport de la que solo se produjeron 700 unidades.

Tenía llantas de aleación y el carenado decorado en blanco con un filete azul y rojo -también en el depósito y tapas laterales y colín- y un “dorsal” en rojo rodeando el faro.

Y en 1980 llegaron las conocidas pinzas de freno delanteras Brembo P2 F05/F09, una gran mejora respecto a la enormes ATE de las primeras versiones, y piñas de conmutadores nuevas y más coloristas.

Foto de la BMW R100RS y Hans Muth
Hans Muth, el diseñador de la BMW R100RS.

En 1979 se estableció un récord de velocidad en la pista italiana de Nardó sobre una RS modificada, donde consiguieron una media de 200 km/h sobre una distancia de 100 km gracias a su carenado integral.

La segunda versión se decoró en un llamativo y lujoso color dorado que reforzó su status de moto elitista

Con la llegada de la moderna serie K100 tetracilíndrica en 1983 esta RS con motor bóxer se dejaría de fabricar al año siguiente. Entre 1976 y 1984 se ensamblaron 33.648 unidades -las mejores son las de los 80-, una cifra espectacular que se ampliaría con la reedición de esta RS, aunque con menos potencia y cilindrada y nueva estética, entre 1986 y 1992.

La primera Rennsport de calle de BMW sigue siendo todo un icono hoy en día y buena prueba de ello es que la moto que la sustituyó, la K100RS, ha desaparecido mientras que todavía se ven rodando muchas RS bóxer…

Por cierto, aunque en aquel momento la intención de las siglas RS era la de hermanarla con las motos de competición de BMW apellidadas Rennsport, en realidad le cuadra más la definición Reisen und Sport, sport turismo, ¿no?

Ficha Técnica

Motor:2 cil. bóxer, aire, 4V, OHV
Cilindrada: 980 c.c.
Potencia máxima: 70 CV a 7.250 rpm
Par máximo: 76 Nm a 5.500 rpm
Alimentación: Carburadores Bing de 40 mm
Cambio: 5 velocidades
Embrague: Monodisco en seco
Transmisión:De doble brazo con cardán
Chasis: Doble cuna de acero
Suspensión delantera: Horquilla convencional, 200 mm
Suspensión trasera: Doble amortiguador no ajustable, 125 mm
Freno delantero: 2 discos con pinzas ATE de dos pistones
Freno trasero: De tambor
Neumáticos: 3.25 x 19” y 4.00 x 18”
Distancia entre ejes:1.465 mm
Altura asiento:820 mm
Depósito de gasolina:24 l
Peso en seco: 230 kg

 

 

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

5 comentarios en «BMW R100RS, diseñada por el viento»

  1. Después de ese carenado nunca he vuelto a probar ningún otro que se pudiese comparar.
    Después siempre tuve problemas con las manos frías, con el agua, con el cuerpo, con las rodillas. Ahora tengo una rs, pero 1200, y sigo echando de menos ese carenado. (Cierto en verano más calor).

    Responder
  2. Muy buena exposición de la R100rs , tengo el privilegio de tener una y es un placer ver profesionales hablando de ella o del mundo del motor. Felicidades.

    Responder

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1