BMW R 100 GS Brava: Una café racer endurera
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

BMW R 100 GS Brava: Una café racer endurera

Publicado

el

El origen de la BMW R 100 GS Brava lo encontra­mos en la intención de sus crea­dores de realizar dos motos: una para la ciudad, la Urbanus, ganadora en la categoría Street Style del festival Mulafest de este año y, otra, por afinidad al campo al ser unos apasionados del enduro, la Brava.

Parte de un restyling de una BMW R 80 GS de 1982 a la que se le ha aplicado una preparación Scramble R 100 GS, por lo que su cilindrada se ha visto aumentada hasta los 1.070 c.c. Este incremento se debe a la incorporación de un kit de po­tenciación con nuevas bielas, pistones, cilindros con Nikasil… que además le proporciona mejores bajos. Todo esto, ayudado por dos escapes Megatón la­terales, en el costado izquierdo, que le otorgan un sonido inmejorable.

Estéticamente se han mejorado las líneas de la R 80 GS con la ayuda de un depósito de una Kawasaki KZ 400 del año 1978, un subchasis aligerado y un asiento de cuero que encaja perfectamente en el conjunto.

Para mejorar la suspensión delantera se ha sustituido la original por todo el tren delantero de una Kawasaki KLE 500, con un mayor diámetro de disco y pinza de doble pistón, que transmite mayor seguridad tanto en la suspensión como en la frenada.

Esencia campera

Si observamos la Brava atentamente, iremos descubriendo multitud de detalles estéticos muy conseguidos, como la caja de aluminio elaborada artesanalmente y que alberga en su interior una batería de iones de litio sin mantenimiento, una tapa de acero sobre la que se apoya tanto el filtro de aire K&N como el filtro depresor de gases, lo que mejora la estética bajo el asiento.

Accesorios como los intermitentes de los manillares tipo BMW R27, el manillar Renthal ultra low, el velocímetro Moto­gadget, el faro de trial clásico o las estri­beras SW-Motech quedan perfectamente acoplados en la moto y refuerzan las lí­neas minimalistas y livianas que dejan ver la esencia campera de esta preparación.

Para rematar la estética general de la Brava, monta un guardabarros de alu­minio cepillado de 4” delante y 5” detrás lacado en mate. Y, cómo no, se ha calzado con unos “zapa­tos” acordes con esta joya, los TKC Twin­duro de Continental de grandes tacos, que tan buenas prestaciones confiere a las scrambler.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos