BMW F 800 R Chris Pfeiffer Edition
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

BMW F 800 R Chris Pfeiffer Edition

Publicado

el

No negaré que en más de una ocasión también he soñado que era capaz de hacer todo tipo de piruetas con la moto, y creo que el motivo de esta fantasía es lo fácil que parece al vérselo hacer a los pilotos especialistas en acrobacias. Después de presenciar un entrenamiento de Narcís Roca, piloto oficial de stunt de BMW Motorrad en el Mundial de la especialidad, ahora sí puedo decir que soñar es muy fácil.

La moto que hoy nos ocupa es una reproducción curiosa, una réplica de la usada por el varias veces campeón del mundo Chris Pfeiffer, también con los colores de BMW Motorsports, sobre la base de la recientemente estrenada F 800 R.

Por 1.010 euros más que en la R estándar, obtenemos un pack que incluye exclusividad, mucha exclusividad; se distingue de la F 800 R estándar por la decoración oficial de BMW Motorrad Racing, que combina el blanco, el azul y el rojo junto con los logotipos de los patrocinadores de Pfeiffer. La llanta delantera está pintada en blanco, y la trasera, en negro, un detalle que aún hace más deportiva la presencia de la réplica. La tapa del colín está incluida y también pintada en colores oficiales; ésta se coloca fácilmente mediante unas gomas que permiten retirarla para llevar al acompañante. Los minúsculos intermitentes de leds blancos dan otro toque de exclusividad al conjunto.

Otro de los detalles de calidad que particularizan el modelo es el silenciador de escape Akrapovic, totalmente realizado en titanio y con posibilidad de retirar mediante un tornillo el sistema DB-Killer, para poder oír el rugir del bicilíndrico a pleno pulmón. Hasta ahí los parecidos con la moto de Chris. De ahora en adelante encontraremos una excelente naked de peso medio con la que disfrutaremos sobre todo recorriendo nuestra carretera de curvas preferida o zigzagueando entre el tráfico urbano.

Principales diferencias

La F 800 R es descendiente directa de los modelos F 800 S y ST, y se diferencia principalmente de ellas por el basculante de doble brazo en aluminio, y por la transmisión por cadena, en lugar del de correa dentada. Esto permite a BMW abaratar costes, y alargar la distancia entre ejes en unos 50 mm, con lo que la R gana en estabilidad. El chasis es un doble viga en aluminio con el motor suspendido, que brinda una muy buena agilidad, ya que el centro de gravedad está situado muy bajo. El conjunto en orden de marcha -con todos los llenos hechos- se queda en 195 kg, peso que parece bastante inferior cuando se circula. El depósito de gasolina, de 16 litros, se encuentra situado bajo el asiento, lo que contribuye también a repartir los pesos de una manera muy uniforme. La nueva F 800 R sorprendió en los tramos más revirados; los cambios derecha/izquierda se realizan prácticamente sin hacer fuerza sobre el manillar. A Narcís Roca también le sorprendió: acostumbrado a su especialísima F 800 ST, que cuenta con una extensa preparación y que es mucho más ligera, al haberse desprovisto de todo lo que resulta superfluo en su mundo, nos comentaba que notó la nueva R más liviana y fácil de manejar que su ST estándar.

No se han complicado demasiado la vida con las suspensiones; son sencillas, pero funcionan realmente bien. La horquilla es convencional, con barras de 43 mm y 125 mm de recorrido, sin regulación. El amortiguador trasero sí es regulable en precarga de muelle y trabaja directamente anclado al basculante. Bajo la tija inferior cumple su función un amortiguador de dirección no regulable, pero efectivo.

Las sensaciones en una conducción deportiva son de plena confianza. Encima de la F 800 R rápidamente te sientes cómodo. La moto es estable y ligera, muy apta para cualquier usuario; sea experto o novel quedará encantado. En una conducción más tranquila, como auténtica BMW que es, la réplica R será igualmente agradable, pues los alemanes saben bien que su público es exigente.

Poderoso aliado
La parte ciclo de la F 800 R funciona realmente bien, pero si hay que destacar un protagonista en esta moto, es sin duda el motor. El bicilíndrico de 798 cc en paralelo entrega 88 CV con una linealidad y suavidad muy difíciles de encontrar en el segmento naked. Con un par motor máximo de 8,5 kgm, no será necesario subir el motor de vueltas en exceso, pues la afinada inyección permite disfrutar de toda la potencia a cualquier régimen de giro. Las marchas están muy bien escalonadas y el cambio también es un ejemplo de suavidad; da gusto ir en marchas largas y siempre contar con par suficiente para salir de los ángulos. Circulando por vías rápidas y a más de 6.000 rpm, las vibraciones empiezan a aparecer muy sutilmente, pero la F 800 R no es una moto para viajar, su desnudez así lo manifiesta. Curveando es cuando más disfrutaremos de la alemana. Su ancho manillar y su postura de conducción harán que deseemos escaparnos a algún puerto de montaña. La ciudad también es su terreno. Pasar entre el denso tráfico es pan comido, y su reducido consumo medio, que no llega ni a 5,5 litros a los 100 km, la convierte en una perfecta aliada también en el día a día.

La marca alemana siempre ha montado componentes de calidad en sus motos, y la F 800 R no es una excepción. La frenada se ha tenido especialmente en cuenta: pinzas de cuatro pistones de origen Brembo muerden discos de 320 mm en la parte delantera, con un resultado que merece un excelente. El ABS es opcional, pero muy recomendable su montaje, sobre todo para los que usan la moto a diario, un extra que cuesta 769 euros, un precio que vale la pena pagar, que puede ahorrar más de un disgusto. El ordenador de a bordo se incluye en el pack, y es tan completo como legible. ABS aparte, hay extras que recomendamos encarecidamente, como el indicador RDC de presión de neumáticos o los puños calefactables. Es toda una BMW, así que podremos configurarla casi a la carta.

Humana pese a todo
Otros buenos detalles para el día a día: el confort de marcha es notable, y a ritmo constante tiene un ridículo consumo que hará que no se pare en muchísimos kilómetros. Con respecto a la F 800 R estándar, el único inconveniente para los más ruteros será la no disponibilidad de la cupulita que cubre faro e instrumentación, que en esta purista versión se ha suprimido. Por lo demás, es muy especial, pero es la misma. O no, porque esa decoración, ese escape y esa firma en el falso depósito pueden hacer que aflore nuestra vena más agresora en cualquier momento. A temperar los nervios, que todo lo que Narcís Roca hizo con ella, en circuito cerrado –por supuesto-, es sencillamente imposible para la inmensa mayoría de los mortales.

Solo +
– Motor lleno y aprovechable

– Estética personal

– Ágil y manejable

Solo –

– Ubicación estribo izquierdo

– Algunas vibraciones

CÓMO VA EN…

CIUDAD
Excelente radio de giro, notable ligereza y gran maniobrabilidad. Todo eso, junto a los bajos de su motor, hace que se defienda como gato panza arriba en este medio.

CARRETERA
Su parte ciclo es un excelente compromiso entre estabilidad y agilidad. Suspensiones y frenos trabajan acorde a los frenos, y el motor estira bien entre curvas de todo tipo.

AUTOPISTA
Evidentemente, la protección aerodinámica no es su punto fuerte, pero la estabilidad es total a altas velocidades, y la autonomía es enorme.

(PRUEBA PUBLICADA EN EL Nº 1735 DE SOLO MOTO)

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos