Bimota DB7-Ducati 1098 S: Arte en movimiento
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Bimota DB7-Ducati 1098 S: Arte en movimiento

Publicado

el

Igual no tienen los 180 ó 190 CV de la última hornada de superbikes japonesas, pero su eficacia no es menor, y si no, mira qué marca acaba de ganar un nuevo Mundial de Superbike, y ya van unos cuantos… No, obviamente, dos cilindros nunca conseguirán la potencia de cuatro, pero no están tan lejos y la entrega de caballos es mucho más favorable en las bi que en las tetra.

Y de lo que no hay duda es de que tanto la Bimota DB7 como la Ducati 1098 S representan como pocas la moto deportiva italiana: bellas, exclusivas y artesanas, hechas por gente apasionada. De otro modo no se entiende cómo pueden fabricarse dos joyas como éstas, con esos exclusivos diseños, con chasis multitubulares en vez de los vulgares doble viga y piezas muy elaboradas, como los soportes de estribera de la DB7 o los basculantes de ambas.

También el estilizado frontal de la Ducati evidencia la clara intención de recuperar el estilo de la exitosa 916. La Bimota, con su minimalista frontal y colín, íntegramente construidos en fibra de carbono, levantará pasiones allí donde vaya. Bimota debía una moto como la DB7, porque sí, la DB5 es preciosa y va muy bien, pero… una deportiva de su clase y precio, con sólo 95 CV, la verdad es que quedaba muy light.

La Ducati se caracteriza por tener una entrega de potencia rabiosa y contundente. A pesar de tratarse de un bicilíndrico, éste no empieza a enseñar su mejor cara hasta llegar a medio régimen. Por debajo de las 5.500 rpm, el motor demuestra carácter y está lleno, pero es a partir de ahí donde surge el verdadero espíritu Ducati. Sobrepasado ese punto, las vueltas suben a una velocidad contundente y, con un par que ya le gustaría a los potentes motores tetracilíndricos japoneses. La Bimota y su versión de Testastretta, en cambio, ofrece una cara más amable y menos agresiva, con una entrega de potencia más plana desde bajas vueltas y sin ningún punto donde desfallezca o explote. Pero no por ello pierde el pulso ante la Ducati, sino todo lo contrario, y el banco de pruebas dio buena cuenta de ello.

La curva de potencia y par es impecable en la Bimota, con un máximo de 146 CV a 10.010 rpm al embrague. La Ducati deja ver toda su potencia un poco antes, a las 9.200 rpm, pero de una manera más puntiaguda y menos utilizable en carretera. La moto de Borgo Panigale consigue una potencia máxima de 142 CV, pero con 0,6 kgm más de par máximo respecto a su contrincante.

Para saber cómo se traducen esos CV en carretera abierta, no lo dudes, ve a tu quiosco y pide, desde el martes 28 de octubre, el número 1.690 de Solo Moto.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2060

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos