Beta Xtrainer: Diversión Xtrema
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Beta Xtrainer: Diversión Xtrema

Publicado

el

El enduro evoluciona de tal manera en su vertiente competitiva, que cada vez más requiere de las marcas modelos radica­les con altas prestaciones y, a veces, este tipo de moto se aleja de las necesidades del usuario medio. Posiblemente por este motivo diferentes fabricantes están desarrollando modelos más ligeros, menos potentes, ideales para aquellos que buscan una montura con la que iniciarse en el off-road, o tan solo adentrarse por el monte sin ánimo competitivo. Es el caso de la nueva Beta Xtrainer, que derivada de las preciadas RR Enduro, ha sido desarrollada para satisfacer a un amplio abanico de usuarios.

Potente, pero suave

La clave para conseguir una moto fácil de pilotar radica en ofrecer un propulsor suave, con una buena respuesta a bajo y medio régi­men, que nos permita dosificar la potencia con precisión. En Beta han apostado por el propul­sor de su 300 2T que, comparado con otras cilindradas, ofrece una mejor respuesta a bajo régimen, y por ello nos parece una excelente elección. Se trata del clásico monocilíndrico 2T refrigerado por líquido, con unas cotas in­ternas de 72 x 72 mm, que consiguen una ci­lindrada exacta de 293,1 centímetros cúbicos.

De su alimentación se encarga un carburador Keihin PWK de 36 mm de difusor, que dosifica la entrada de mezcla al cilindro por medio de una caja de láminas. El encendido es Kokusan y el arranque es únicamente eléctrico. Una de las modificaciones lógicas en un motor que se quiere suavizar es la reducción de la relación de compresión, que en este caso es de 11,3;1, por los 11,5:1 originales de la RR 300 Enduro.

Otros cambios significativos que limitan el ren­dimiento del poderoso 300 2T son la diferente distribución en los transfers del cilindro y un reglaje más progresivo en la válvula de escape, que además se puede regular. El tubo de es­cape se ha desarrollado específicamente para este nuevo modelo, resulta menos voluminoso, a medio camino entre el de una moto de trial y una de enduro.

En la transmisión encontramos un embrague multidisco accionado por un mando hidráulico Brembo y una caja de cambios de 6 velocidades. Por el uso al que va destinada, nos parece un acierto la incorporación de un electroventila­dor en el radiador derecho, elemento en cierto modo imprescindible para garantizar la fiabili­dad del propulsor.

Un detalle importante en la Xtrainer es la uti­lización de un sistema inteligente de mezcla separada, que nos permite olvidarnos de llevar aceite para mezclar con la gasolina al repostar en nuestras excursiones. El sistema controlado por el CDI inyecta la cantidad necesaria de aceite en función de la información recibida desde el sensor de la posición del acelerador (TPS), ubicado en el carburador. El depósito de aceite va colocado bajo el asiento, y su ca­pacidad garantiza más de tres depósitos de gasolina de autonomía. Para asegurar el co­rrecto funcionamiento del sistema, se han colo­cado dos indicadores en el cuadro de mandos, uno para el nivel de aceite y otro que avisa de cualquier posible fallo del sistema.

Nuevo bastidor

Para conseguir una parte ciclo más ligera, Beta ha diseñado un nuevo bastidor de me­nores dimensiones. Se trata de un perime­tral en acero Cr-Mo, con el que se consigue disminuir la altura del asiento en casi 4 cen­tímetros respecto a las RR. El peso se ha reducido notablemente para fijarlo en unos excelentes 99 kg. Para tal cometido se ha eliminado el pedal de arranque y todo su me­canismo interno, como también se han insta­lado unos radios más ligeros en las ruedas, que por lo demás son idénticas a las de la moto de enduro.

Seguro que en la reducción de peso contri­buyen las suspensiones; la horquilla es inverti­da, con barras de 43 mm de diámetro, produci­da por Ollé. El amortiguador R16V es del mis­mo fabricante, y va anclado al basculante por medio de un sistema progresivo de bieletas. Para los frenos, Beta confía en Nissin, con un disco delantero de 260 mm y otro trasero de 240 mm.

Sorprendente
 

Hemos escrito que el motor de la Xtrainer es un motor suave y progresivo, y ello es tan cierto como que su potencia nos ha sorpren­dido muy gratamente. Por ello nos parece un modelo muy polivalente, fácil para los más prudentes, pero con la potencia suficiente para los más atrevidos que buscan dificulta­des extremas. Tenemos que decir que la elec­ción del 300 2T nos parece muy acertada, y es que seguro que con menos cilindrada no podríamos disponer del tacto de gas y de la potencia a bajo régimen de este motor Beta.

El poderío en esta fase de potencia nos per­mite disponer de la tracción necesaria para afrontar obstáculos de gran dificultad, mien­tras que los medios son la garantía para superarlos. Es en altos donde encontramos una mayor diferencia respecto al motor de enduro, y conste que el nivel de potencia nos parece perfecto, totalmente acorde con las prestacio­nes de la parte ciclo.

El motor de la Xtrainer se encuentra en su hábitat cuando nos adentramos en senderos y trialeras, en las que la potencia es sobrada para superar los pasos complicados. Por pis­tas y caminos permite llevar un ritmo alegre, sin tener que abundar en el régimen de potencia máxima, basta con insertar siempre una mar­cha de más para que el propulsor avance con efectividad.

El funcionamiento del embrague es suave y muy preciso, con una rapidez de respuesta muy acertada para concentrar la potencia del motor en un instante. El cambio se caracteriza por una primera y segunda cortas, muy útiles en zonas técnicas, pero también por una sexta suficientemente larga para circular por pistas rápidas o en los enlaces por asfalto. Las virtudes de la parte ciclo de la Xtrainer son muchas, de entre ellas, su ligereza nos ha enamorado. Son los kilos, pero también el con­fort que ofrecen las suspensiones. De entrada, el bastidor ofrece un buen rendimiento, es es­table pilotando a alta velocidad, pero también rápido e intuitivo en los cambios de dirección.

Ello se agradece mucho en las curvas cerradas de las trialeras, que resultan mucho más fáciles que con una enduro 100 %. La posición de conducción es prácticamente idéntica a la de las motos de enduro, lo que nos ofrece total confianza para ir a un ritmo rápido por pistas. Todos los mandos se encuentran perfecta­mente posicionados. Otro aspecto a tener en cuenta es la reducida altura del asiento, que nos permite apoyar los pies en el suelo y tener una mayor sensación de seguridad.

Las suspensiones se caracterizan por su taraje blando, y por ello realmente cómodo. Aun siendo blandas, brindan una buena es­tabilidad, siempre y cuando no intentemos sobrepasar un límite, y es que en las zonas bacheadas de las especiales o en caminos muy rotos requiere precaución. El reglaje de extensión es bastante rápido en ambos tre­nes, al copiar de manera impecable las pe­queñas irregularidades del terreno.

Uno de los aspectos que marcan la diferen­cia de la Xtrainer respecto a sus competido­ras es el equipo de frenado. Los Nissin son frenos de primer nivel con potencia y mucho tacto. De hecho son los mismos que los de las RR Enduro, por lo que en este apartado la nueva Beta va realmente sobrada.

A nuestro modo de ver, en Beta han dado en el clavo con su Xtrainer. Es una moto po­livalente, con un acertado nivel de prestacio­nes en su propulsor y con una parte ciclo equilibrada que ofrece diversión a raudales. Además, la calidad de fabricación de la mar­ca italiana supone una garantía, a la que cabe añadir un alto nivel en los componentes equi­pados.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos