PUBLICIDAD Billboard

Prueba Benelli Leoncino 800/800 Trail. Familia renacentista

Italia es tierra pródiga en familias ilustres y lugar propicio para renacimientos como el que protagonizó Benelli a partir de 2005 de la mano del grupo chino QJ. Fruto de esta nueva etapa su familia más felina ha cobrado especial protagonismo, culminando la saga con las nuevas Benelli Leoncino 800, una más cercana al concepto naked y otro metida de lleno en el terreno de las scramblers.

Farnesio, Sforza, Medici… estirpes fácilmente identificables para los que todavía recuerdan cuando estudiaban el renacimiento italiano en el bachillerato. Linajes que apuntalaron el mosaico político y cultural del cuatrocento y el cinquecento transalpino y que contribuyeron de manera indeleble al carácter de la Italia actual.

De ese mismo modo, una marca centenaria como Benelli cuenta en su historia con una de esas castas singulares que ha contribuido a marcar el estilo de la casa de Pesaro. Se trata de la Leoncino, una línea actual de modelos que contaba con dos ejemplares, una ligera 250 y dos versiones en el medio litro, la 500 y la 500 trail, a las que hora vienen a sumarse las nuevas 800 y 800 trail y una pequeña Leoncino de introducción a la serie, la 125.

PUBLICIDAD Content_1

Benelli Leoncino 800

No obstante, la Leoncino, no es una recién llegada, ya cuenta con una larga trayectoria dentro de la marca, décadas de historia que de un modo u otro tienen su reflejo en esta nueva generación de la famiglia.

Y ahora, cuando ya conocíamos las Leoncino 250 y 500, llegan estas 800 manteniendo ese estilo que tan populares las ha hecho. Verdadera imagen de parentela que marca diferencias respecto a todo lo que circula sobre dos ruedas, mezcla de naked y scrambler, con ciertos rasgos distintivos que las hacen originales y fácilmente identificables.

PUBLICIDAD Content_2

Benelli Leoncino 800

Ambas versiones comparten elementos y se diferencian esencialmente en unos pocos elementos a nivel estético y de parte ciclo. Apenas son cuatro detalles los que marcan la particular naturaleza de cada una de ellas, la máscara del faro, las llantas, el escape y una tapa lateral. Suficiente para pasar de una naked a una scrambler.

Mucho en común

La Leoncino 800 a secas busca sus señas de identidad en un faro ovalado de bonito diseño (full led) con una luz diurna fácilmente identificable que se corona con una pantalla de instrumentos TFT a color de clara lectura y adaptable a luz diurna o nocturna. Idéntica iluminación luce en la trail, aunque en este caso la máscara que la viste resulta algo más completa y llega a cubrir ligeramente el TFT.

PUBLICIDAD Content_3

El manillar de tubo es ancho, con muy buena palanca, las levas de freno y embrague regulables y las piñas disponen de pulsadores simples, cómodos y fáciles de accionar. El depósito de combustible (15 l) cuenta con un tapón enrasado y unas almohadillas laterales para acomodar las rodillas, amén del logo de la marca bien visible a ambos costados.

Benelli Leoncino 800 trail
Benelli Leoncino 800 Trail

El sillín, de una sola pieza y cómodo mullido, permite alcanzar el suelo sin problemas a una talla media. Tarea muy sencilla en la Leoncino road (805 mm) y algo más justito en la trail con las posaderas a 834 mm del piso.

PUBLICIDAD Mobile_Pos7

El colín se recorta y remata con un piloto trasero breve y estilizado, con un diseño a juego con los intermitentes, evidentemente todo equipado con leds.

PUBLICIDAD Content_4

Estéticamente otros cambios apreciables entre leonas se centran en las llantas y neumáticos y sobre todo en los escapes, doble y elevado en la trail y más voluminoso, bajo y de única salida en la road. Además, en la primera se añade una tapa lateral que cubre y protege las piernas del calor del escape.

Benelli Leoncino 800

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Y el pequeño detalle que pone el acento común a toda la familia Leoncino, un pequeño felino que ahora de forma discreta preside el guardabarros. Una herencia de las Leoncino originales que lucían una efigie similar pero más grande y acabada en chapa.

Esencia sin complicaciones

A nivel ciclo las únicas diferencias las encontramos en el tarado y recorrido de las suspensiones y en la elección de ruedas. Por lo demás, las dos hermanas son como dos gotas de agua, articulando sus componentes alrededor de un bastidor de acero de tipo Trellis. El basculante de doble brazo asimétrico y chapa estampada apoya directamente el monoamortiguador, pieza que dispone de regulación en precarga (mediante un cómodo pomo) y extensión de hidráulico.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

Por cierto, en el caso de la Leoncino de carretera, la regulación de ese pomo es muy accesible, mientras que en la trail, cuesta un poco más ya que queda algo escondido tras la placa lateral.

Las italianas emplean una horquilla invertida Marzocchi con barras de 50 mm de diámetro, sin posibilidad de reglaje, aunque en la práctica su comportamiento era bastante eficiente, hasta el punto de no echar de menos ese tipo de regulación. Su recorrido es de 130 y 140 mm (road y trail), en tanto que la suspensión trasera ofrece similares excursiones de rueda.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10
Benelli Leoncino 800 trail
Benelli Leoncino 800 Trail

Benelli ha dotado a sus Leoncino de unos contundentes equipos de freno, dos grandes rotores delanteros de 320 mm. de anclaje semiflotante, mordidos por pinzas radiales de cuatro pistones. Equipo que se completa con un disco trasero de 260 mm. de diámetro y pinza de pistón simple. Por supuesto a esto habrá que sumarle un sistema antibloqueo ABS.

Aquí nos topamos con una de las pocas pegas que le encontramos a esta Leoncino, el ABS en su versión trail no es desconectable, ni total ni parcialmente. Somos conscientes que la mayoría de usuarios no transitarán por terrenos agrestes y se limitarán a recorridos ocasionales por pistas no muy complicadas. Pero incluso en esos casos, sería muy de agradecer poder desconectar el ABS, al menos el trasero, para poder timonear en tierra a base de ligeros derrapajes.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Benelli Leoncino 800

Una sutil diferencia. La trail emplea discos lobulados por los discos convencionales de la Leoncino asfáltica.

Y ya que estamos con disparidades, añadiremos una ya mencionada. La Leoncino road viene equipada con llantas de aleación que permiten utilizar unos Pirelli MT 60 de 120/70-17” y 180/55-17” de suave dibujo mixto, mientras que su hermana trail opta por llantas de radios y cambia la delantera de 17” por una de 19”, algo más campera. En este caso monta unos Pirelli Scorpion Rally STR con taco más pronunciado que demostraron su excelente compromiso tanto en asfalto como en tierra.

Al día

Benelli ha confiado en su mecánica bicilíndrica de 754 c.c. ya conocida en su modelo 752S para dar vida a sus Leoncino. Por supuesto el motor, que ha sido revisado para cumplir con la Euro5, mantiene sus ya conocidas características, refrigeración por agua, 4 válvulas por cilindro, doble árbol de levas en culata, inyección electrónica y escape 2 en 1 rematado en un corto silencioso cónico, caso de la road o con doble salida biselada por arriba, en el trail.

Benelli Leoncino 800 trail
Benelli Leoncino 800 Trail

El resultado son 76,2 CV de potencia a un régimen de 8.500 revoluciones y un par máximo de 67 Nm a 6.500 vueltas para ambas. Mismas cifras, aunque en la práctica se perciben de forma ligeramente diferente como veremos.

Las dos Leoncino ofrecen además la posibilidad de optar por una versión limitada a 35 kW para los poseedores del A2.

Vayamos al grano y de entrada dejemos clara una cosa. No busques sofisticaciones de última generación en estas Leoncino. Benelli ha adoptado una política de ofrecer motos simples y llanas, directas al corazón, más viscerales que tecnológicas.

En consecuencia, no hay disponible ni control de tracción, ni modos de potencia, ni ABS en curva… pero te lo acabas pasando igual de bien. Esa sencillez es una de las grandes virtudes de estas Benelli. Te subes das gas y todo depende de ti. A la antigua usanza.

Benelli Leoncino 800

Rugidos

Paso a paso. Primero veamos que tal va la Leoncino a secas. De entrada, ambas versiones se nos antojan grandes al primer golpe de vista, aunque luego, cuando te acercas y te subes a ella no se siente tan aparatosa. Llegas bien al suelo con ambos pies y una vez en marcha, el peso que en parado se deja notar, parece aligerarse. El motor responde bien a bajas vueltas y su respuesta es bastante plana, sin picos notables. Arriba no resulta especialmente excitante, pero aguanta bien el sobrerrégimen si le exiges. Es a partir de unas 4.500 vueltas cuando se nota más su empuje y si te mantienes sobre ese régimen de giro puedes encontrar un alto grado de diversión en carreteras viradas.

En nuestro recorrido por las colinas de los alrededores de Pesaro, las retorcidas carreteras de asfalto dudoso sirvieron para ver como con segunda y tercera podías llevar un ritmo alto sin dejar decaer el régimen. La parte ciclo cumplió muy bien, con una ligera salvedad. El amortiguador trasero resulta algo rebotón para mi peso, unos 65 kilos, y aunque menos que en su hermana trial, la Leoncino levantaba levemente la parte trasera al pasar sobre algunas irregularidades. Quizás ajustando la extensión de hidráulico podríamos haber mitigado ese efecto, pero no tuvimos tiempo.

Por lo demás la horquilla cumplió perfectamente y el bastidor ofrece una agilidad sorprendente para el peso del conjunto, unos kilos que parecen estar muy bien repartidos. Los cambios de dirección no suponían ningún problema y el aplomo en curva estaba garantizado. La frenada, potente y dosificable, a pesar de que la transferencia de masas en apuradas se dejaba notar.

Y la postura tras unos kilómetros resultó cómoda, con libertad de movimientos para afrontar las maniobras en diferentes posiciones.

En cuanto a su hermana trail, las sensaciones son parecidas con algunas particularidades. Más alta en virtud de su mayor recorrido de suspensiones, esta Leoncino de genuino estilo scrambler, tampoco pone excesivas dificultades para encaramarse a su lomo. Con un solo pie se llega fácilmente al suelo y cuando abandonamos el asfalto permite una conducción tanto sentado como de pie, igualmente cómoda y efectiva. Sujetar el depósito con las rodillas y mantener los brazos relajados queda garantizado, lo que se traduce en una conducción sobre tierra con un buen control. Sólo el elevado peso del conjunto (234 kilos) y la ausencia de desconexión del ABS, merman ligeramente las posibilidades de esta versión.

Benelli Leoncino 800 trail

En carretera, a pesar de su mayor recorrido de suspensiones, se aguanta muy bien, gracias en parte también al buen hacer de los Scorpion Rally, con buen agarre en asfalto y tierra. Además, el itinerario escogido para esta presentación, diferente al de la versión road, discurría por carreteras que eran todo un catálogo de baches, agujeros, grietas, irregularidades y otras lindezas. En ese escenario la Leoncino trail dio muestras de poder con todo y sólo su tendencia a rebotar en exceso del tren trasero empañaba su buen hacer en este terreno.

En definitiva, dos versiones de la mayor de la familia Leoncino, enfocadas a dos tipos de público diferente. Uno básicamente asfáltico y otro con inquietudes algo más aventureras. Dos versiones que dan fe de esa versatilidad renacentista de una familia centenaria.

Lo que más no has gustado y lo que menos…

Solo+

Su bicilíndrico ofrece una respuesta lineal y agradable con potencia suficiente para divertirse. Dinámicamente resulta ágil y muy cómoda de pilotar.

Solo-

En ambos casos estamos frente a modelos que resultan pesados, sobre todo en maniobras en parado o al afrontar fuertes frenadas. Tren trasero algo rebotón. ABS no desconectable en la trail.

Ficha técnica

Motor tipo: Bicilíndrico 4T, DOHC, LC, 8V
Diámetro x carrera: 88 x 62 mm
Cilindrada: 754 c.c.
Potencia máxima: 76,2 CV a 8.500 rpm
Par motor máximo:67 Nm a 6.500 rpm
Alimentación: Inyección electrónica
Emisiones de CO2:114 g/km
Cambio: 6 velocidades
Embrague: Hidráulico, multidisco en aceite
Transmisión secundaria: Cadena de retenes
Tipo chasis: Estructura en tubo de acero de tipo trellis
Geometría de dirección: N.d.
Basculante: Doble brazo asimétrico
Suspensión delantera: Horquilla invertida de 50 mm con 130/140 mm de recorrido
Suspensión posterior: Monoamortiguador, ajuste de precarga y extensión con 130/140 mm de recorrido
Freno delantero:2 discos de 320 mm con pinzas radiales de 4 pistones y ABS
Freno trasero: Disco de 260 mm con pinza de doble pistón y ABS
Neumáticos: 120/70-17 y 180/55-17 / 120/70-19 y 170/60-17
Distancia ejes: 1.460/1.480 mm
Altura asiento: 805/834 mm
Peso -llenos-: 222/234 kg
Depósito: 15 l
Consumo medio: 4,9 l/100 km
Autonomía teórica: 300 km
Garantía oficial:3 años
Importador: Benelli España
Contacto: 902557237
Web: spain.benelli.com

Galería:

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario