PUBLICIDAD

Baby Burnout (vídeo)

Seguramente este niño ha olido a gasolina y vivido el mundo de las dos ruedas de lleno, desde que nació. Quien sabe, quizá cuando vió el mundo por primera vez, en vez de llorar, gritó ¡gas!, porque parece increíble ver a alguien tan pequeño haciendo un burnout.

Claro, se trata de un burnout a escala, pero es que el pequeñín apenas llega de puntillas al suelo con su moto.

Siempre es gratificante ver que la afición por el motociclismo no tiene fin, y que las generaciones futuras seguiran nuestra estela.

 

Una publicación compartida de || KessWelie || (@kesswelie) el

 

Deja un comentario