Connect with us
Publicidad

Rutas

Artic 2016: Una experiencia diferente

Publicado

el

Pero no todo el mundo que busca esas experiencias quiere hacerlo demostrando la dureza de su culo, y parece que para este tipo de gente se ha creado ARTIC, con un planteamiento más amable y mezclando ruta y diversión. No se trata solo de hacer kilómetros con la moto, sino de hacer menos pero por sitios especialmente bonitos, y aliñado, además, con pruebas a pie, tipo gincana. Como sonaba bien… allá que fuimos.

La llegada a Bielsa, donde se desarrolla todo el evento, ya daba buenas sensaciones: fantásticas carreteras que van serpenteando entre montañas impresionantes… el sitio pinta bien. Una vez en el hotel Bielsa, muchas motos en el parking y una enorme zona de jardín con carpas de REV’IT!, Turadventure y Borealis Mototours y el camión 4×4 de Enduropark. No nos liemos, vamos directos a hacer la inscripción, que hay cola.

 

Tras un buen rato de cola, un punto que la organización ha prometido mejorar, recibí el pack de bienvenida; viene en un formato bastante original: una caja de cartón con el logo ahumado, que contiene la tradicional camiseta técnica –se agradecerá mañana con el calor–, varios regalitos.

Entre esos regalitos hay cosas que, según nos han dicho, necesitaremos para las pruebas de mañana, como una brújula, una linternita con boli y el correspondiente pasaporte, tipo antiguo y bastante currado, que nos valdrá para varias ediciones y que viene con un soporte en madera con placa metálica para ponerlo a modo de trofeo en la estantería. La imagen de todo esto está bien trabajada, de eso no hay duda.

Durante la tarde ha habido actividades, como cursos demostrativos de off-road para maxitrail que han impartido los de Enduropark Spain, de la mano de Roc Lloret, el maestro de maestros en esto, un curso de fotografía en ruta, otro de reparación de pinchazos… me he perdido casi todo por llegar bastante tarde, sólo he visto parte del de Enduropark mientras estaba en la cola. El año que viene madrugo más, pero hoy ceno algo y a la cama, que no tengo ni idea de cómo va a ser lo de mañana, sólo que tengo que estar sobre las 8:40 para salir a las 9:12…

Un buen comienzo
 

Amanecer en un pueblecito como Bielsa, abrir la ventana de la habitación y ver frente a ti montañas enormes, oler la naturaleza y oír el río que pasa junto al pueblo… ya es un buen comienzo. A las 8.40 estaba como un clavo en el parking del hotel Bielsa, ya habían comenzado a dar salidas, una cada minuto más o menos en grupos pequeños de cinco motos y hacia siete destinos diferentes.

Ahora lo pillo. Ya explicaban en la web que había cuatro rutas para la gente de carretera (opción road) y tres para los que irían por pistas (opción trail, a la que yo estaba apuntado a pesar de mi poca experiencia en pistas), pero no salimos todos juntos, sino rotando entre las diferentes rutas. Eso hace que los grupos vayan muy espaciados y no haya nunca mogollón en la carretera o las pistas… bien pensado.

La salida cumplió casi clavado el horario indicado, mi grupo de cinco motos salió a las nueve y cuarto más o menos después de haber recibido un pequeño mapita muy sencillo, con el primer destino y las instrucciones de las pruebas que tendríamos que hacer.

Hasta aquí todo había sido parte de un evento de motos normal, algo así como 300 motos en un parking, música de fondo, dando salidas por megafonía, los nervios de no saber dónde vamos y apenas quince minutos después éramos solo un pequeño grupo de amigos entrando en una pista de montaña en la que debíamos encontrar unas tarjetas ocultas en cascadas (de agua), memorizar los mensajes de cada una y llevarlos al puesto de control, que estaba arriba del todo… ¡suena bien!

No puedo contar en detalle todas las situaciones que viví en unas ocho horas de rutas y pruebas, porque necesitaría media revista, así que trataré de hacer un resumen general:

A las tres pistas que hicimos los de la opción trail se llega haciendo antes un tramo de carretera, en total conté unos 80 kilómetros de carretera y unos 75 de pistas. Sobre la dificultad, tal como indicaban en la web, las pistas eran bastante asequibles para alguien con poca experiencia, aunque una de ellas me resultó un poco dura porque en casi todo el recorrido el suelo era de tierra y piedra sueltas, también lo avisaban, y eso es lo que más control requiere y donde más te cansas de sujetar el bailoteo de la moto.

Otro factor a tener en cuenta es que a los poco expertos nos cansa la tensión que nos provoca nuestra propia inseguridad, y en eso también influye, y bastante, el tener al lado barrancos impresionantes… muy impresionantes.

Dos opciones
 

Los paisajes que pudimos ver en la opción trail son algo que no se puede describir, esa zona del Pirineo es una de las más bonitas, con montañas altísimas, las más altas de Pirineos, y unos valles que quitan la respiración, la época además es muy buena, porque las cumbres están aún nevadas y hay mucha agua en cascadas por todos los recorridos. Por lo que hablé con la gente de carretera, sus recorridos fueron también espectaculares, con carreteras bastante malas en alguna de las rutas, pero que incluso así valieron la pena por los paisajes a los que llegaban. En total hicieron algo más de 300 km.

Sobre las pruebas que se realizaban por el camino, eran bastante sencillas pero le daban un toque muy divertido y un puntito de emoción: en nuestro caso había que ir buscando tarjetas escondidas y formar frases o solo recopilar palabras clave para decirlas en el puesto de control correspondiente. También sumabas puntos por hacerte fotos con cosas o en lugares determinados, y había otras pruebas en las que había que subir a un pico en lo alto de la montaña, meterse en un río que bajaba fuertecito, entrar en cuevas, buscar cosas callejeando por un pueblo, cruzar por neveros con cuerdas…

Según comentamos luego con gente de la organización, este primer año no han querido arriesgar con las pruebas y han ido a cosas fáciles y entretenidas que todos pudieran hacer, aunque han añadido pruebas opcionales más difíciles para ver cómo reaccionaba la gente. Al final parece que las difíciles son las que más han gustado, así que el año que viene subirán un poco el nivel.

Más detalles sobre la organización: de una a otra ruta siempre se pasa por Bielsa, así que puedes tomarte tus descansos, o parar a comer, la comida está incluida en la inscripción y se hacía cuando cada uno quería en el restaurante que te asignaban, y luego retomar la marcha. Por la noche se celebró una pequeña fiesta con sorteo de regalos y entrega de premios a los que más puntos habían ganado con las pruebas, y se dio por finalizado ARTIC 2016.

Como conclusión, diría que es un evento diferente, en el que disfrutas a tope de cada kilómetro que haces con tu moto. No es para grandes ruteros, tampoco es una simple concentración, es más una forma de pasar un fin de semana divertido, solo, con amigos o en pareja (había muchas participando), descubriendo lugares de los que no se olvidan nunca.
 

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos