Aquella brutal Kawasaki 750 H2 Mach IV, ‘The widow maker’
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Aquella brutal Kawasaki 750 H2 Mach IV, ‘The widow maker’

Publicado

el

Kawasaki 750 H2 Mach IV

A finales de los años 60 los Estados Unidos estaban en plena revolución, con la expansión del movimiento ‘hippy’, la música de los Beatles, la llegada del hombre a la Luna, la Guerra de Vietnam y la Guerra Fría con la URSS…

El petróleo no era un problema para los norteamericanos, que optaron por enormes automóviles, con no menos enormes motores V8. El consumo no era la cuestión, sino disponer de muchos CV debajo de aquellos inmensos capós.

Esta moda también llegó a las motos, pero aquellas ansias de motos superlativas e hiperbólicas no estaban plenamente cubiertas para las necesidades de los estadounidenses.

Con unas motos de gran cilindrada con motores de 4T no especialmente excitantes, Kawasaki recurrió a los salvajes motores de 2T para colmar las expectativas: así, en 1969 nació la H1 Mach III, que montaba un impresionante tricilíndrico refrigerado por aire de 500 c.c. que entregaba la nada despreciable cifra de 60 CV para sus escasos 200 kg, lo que le confería unas prestaciones (velocidad máxima de 200 km/h), especialmente a nivel de aceleración (hacía los 400 m en 12,4s), prácticamente desconocidas hasta la fecha.

Como era una moto pensada para EE.UU. y básicamente para ser el tipo más rápido en los semáforos o saliendo del bar, la parte ciclo estaba lejos de acompañar al motor, con un chasis endeble, unas suspensiones blandas y unos frenos de tambor en ambas ruedas, muy justos. Para acabar de rizar el rizo, el cambio era penoso.

También contaba con un depósito de solo 17 l para un consumo que era muy elevado. No, no estaba pensada para largos recorridos.

La H1 Mach III era una moto para valientes o para descerebrados (o ambas cosas), y mereció el popular apodo de ‘The triple with the ripple’, algo así como ‘la tricilíndrica con meneo’.

La desmesurada 750 H2 Mach IV

No contentos con eso, en 1971 Kawasaki lanzó una versión hipertrófica de la 500: la 750 H2 Mach IV, con un tricilíndrico totalmente nuevo (no era una versión aumentada del 500). Además de la inyección de aceite por bomba, incorporaba un engrasador de cadena y un amortiguador de dirección. Este motor rendía 74 CV para 205 kg de peso.

Otro punto a favor de este motor es que tenía mucho más par que el 500 y era menos rabioso, lo que, a pesar de ser claramente más potente, lo hacía más conducible.

La nueva Kawasaki no solo era la moto más rápida del momento, haciendo los 400 m en menos de 12 segundos: también se mejoró la parte ciclo, y aunque ésta ya montaba un disco, opcionalmente se podía montar un segundo disco de freno en el tren delantero, algo muy aconsejable. La velocidad máxima rondaba los 205 km/h.

Sin ser el paradigma de la estabilidad, sí que ésta mejoró mucho, con lo que fue llevada a la competición por algunos valientes norteamericanos. Aún así, fue conocida como ‘The widow maker’, ‘La enviudadora’…

En 1974 se produjo una versión más civilizada, la H2B, con una potencia de 71 CV y un peso que llegaba a los 208 kg, contando con algunos otros retoques.

En 1975 la 750 H2 Mach IV cesó su producción. Una de las motos menos lógicas pero más impresionantes que se han producido. Bueno, en los 80 llegaron las turbo, pero ésa es otra historia…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos