Aprilia Caponord Rally: Más completa
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Aprilia Caponord Rally: Más completa

Publicado

el

Hace dos años tuve la oportunidad de descubrir la versión anterior de la Caponord de Aprilia, en el mismo escenario donde nos convocaron hace un par de semanas para probar esta nueva versión Rally. Alojados en un solitario Resort de Is Molas (Cerdeña), propiedad de Roberto Colaninno, presidente del grupo Piaggio, la lluvia nos acompañó prácticamente toda la jornada de pruebas.

Hace dos años me sorprendió el potencial de una buena big trail de talante turístico con ruedas de 17”. En cierto modo fue un tanto sorprendente que la Caponord se autolimitase a un uso completamente asfáltico y, según me co­mentaron los responsables de la marca en Sicilia, esto se debió a la influencia y la moda que entonces pareció instaurar la Multistrada de Ducati.

Pero en los últimos tiempos, todas las grandes trail –un segmento que goza de buena salud y una amplísima oferta, que conserva su carácter as­fáltico– no renuncian a tener la opción de meterse por pistas gracias a una llanta delantera de 19”, neumáticos mixtos y accesorios específicos para el off-road. Es decir que se están ofreciendo grandes trail con un talante aventurero que, sin renunciar a sus aptitudes por carretera y a un buen nivel de confort, además de un cada día más completo pa­quete de electrónica, no rehúyen la posibilidad de poder hacer pistas sin demasiada dificultad.

Así que en Aprilia han sabido dar un acertado golpe de timón a su anterior Caponord con ruedas de 17” y montar en esta nueva versión 120/70 x 19” delante y 170/60 x 17” detrás. Para ello se ha tenido que modificar la curvatura del radiador y, con buen criterio, se conserva prácticamente el mismo recorrido de la suspensión delantera sin que el asiento sea más alto. Esto se ha conseguido re­cortando ligeramente las barras.

Con la rueda delantera de 19”, la conducción es más fluida y amplía sus horizontes, pues con unos sorprendentes neumáticos tubeless Tourance Next de Metzeler sobre las nuevas llantas de ra­dios puede adentrarse en pistas. Las nuevas llantas aceptan neumáticos de tacos de 110/80 y 150/70 para los que tengan la intención de llevar a cabo travesías en off-road. Lógicamente en este terreno tiene sus limitaciones, pero desde mi punto de vis­ta, siempre es agradecido disponer de la opción de tragar polvo o, como en Cerdeña, donde llovió durante nuestra estancia, mancharte de barro.

Siempre por carretera, a excepción de una se­sión de fotos, pues las condiciones meteorológi­cas aconsejaron dejar las aventuras de off-road para otra ocasión, la Caponord, como buena Aprilia que es, se comportó con una gran preci­sión en las curvas rápidas. Con la rueda de 19” se gana en este sentido y, a pesar de que es un poquito más lenta en los cambios de dirección, se gana en aplomo en una moto con un compor­tamiento muy neutro.

La elección de los Metzeler como primer equi­po me parece todo un acierto, ya que los Tou­rance Next, de los que ya conocía sus buenas prestaciones sobre seco, me encantaron bajo la lluvia. Tienen una capacidad para evacuar el agua sorprendente y me dieron mucha confianza entre curvas, donde no encontré su límite. A medida que avanzaba la jornada y los kilómetros de ruta, me encontré más y más cómodo bajo el agua, con el plus de seguridad que aporta el control de tracción.

Al margen de las nuevas llantas se agradecen las maletas laterales de serie, con 33 litros de capacidad, barras protectoras, faros adicionales o control cruise, entre otras cosas. Las maletas no tienen la capacidad suficiente como para alojar un casco integral, pero son prácticas, no sobresalen demasiado y demostraron ser com­pletamente estancas.

Lógicamente en esta Caponord no falta el com­pleto paquete de electrónica de muy buen nivel (ABS, control de tracción, suspensiones regula­bles electrónicamente) que tanto nos ayudó en condiciones con poco grip. Por lo que respecta al control de tracción, conviene señalar que nos pareció muy poco intrusivo, incluso en el modo Rain, donde la potencia se limita a 100 CV. En el Touring y Sport, entre los niveles dos y tres, no hay una gran diferencia de actuación y se con­servan los mismos parámetros que en la versión anterior, mientras que el nivel más intrusivo (1) se ha calibrado de nuevo pensando en la posi­bilidad de hacer de off-road, lo que en la versión anterior no se contemplaba.

Con una parte ciclo muy sana, se ha dejado como opción el caballete central, que recuerdo que se arrastraba por el asfalto rodando a buen ritmo. En cuanto a motor monta un nuevo escape que mejora su comportamiento a medio régimen. Un propulsor que sinceramente me parece de lo mejor de su clase. En esta nueva versión del conocido bicilíndrico en V a 90º heredado de la Dorsoduro, aunque convenientemente modifica­do, han mejorado los valores de par y tiene una respuesta menos agresiva gracias a una nueva puesta a punto y sobre todo debido a que el es­cape incorpora ahora una cámara de resonancia. 

Rutera
 

El manillar es sorprendentemente ancho, el cuerpo queda ligeramente elevado y, en líneas generales, es una moto confortable, en la que las piernas quedan bien integradas en los laterales del depósito de combustible, que tiene el punto de unión con el asiento bastante estrechito. Des­de el asiento se controla el amplio display digital, con dos pulsadores para controlar todos los pa­rámetros, incluido el ABS, nivel de actuación del control de tracción, mapa que se elige desde el manillar (Sport, Touring o Rain), cruise control, consumo instantáneo y otras infos habituales, entre las que no se contempla el indicador de temperatura ambiente.

La respuesta del bicilíndrico italiano es agrada­ble y, a partir de las 2.000 rpm y hasta las 4.000 es suave y vibra un poquito, pero no llega a ser molesto. Sobre los 120 kilómetros por hora gira a unas 4.200 rpm y, entre las 4.000 y las 6.000 rpm, demuestra carácter y permite una conduc­ción relajada, pero también es capaz de sacar genio en la parte alta del cuentavueltas.

Los paramanos y la pantalla modificada ofrecen una buena protección incluso a buen ritmo, es una moto confortable y acertada para las grandes distancias que, por otra parte, entre curvas, a pesar de que se declaran 238 kg, tiene el tacto y la precisión propia de la casa.

Las suspensiones semiactivas son uno de sus mejores argumentos. Recordemos que en el caso de las desarrolladas por Aprilia, se trata de un sistema por el que no se regulan en función de los diferentes mapas del motor (Sport, Touring o Rain), sino que lo hacen au­tomáticamente y además consiguen un setting muy acertado. Tienen capacidad para recono­cer las solicitudes del asfalto y también las del conductor, tanto si está acelerando, frenando, manteniendo el gas de forma constante o si está conduciendo de forma agresiva. Y el re­sultado es sorprendente, porque os puedo asegurar que se acerca mucho al siempre difícil compromiso que supone tener sensa­ción de confort, sin llegar necesariamente a un reglaje excesivamente blando.

La Caponord Rally sabe adaptarse al estilo de conducción de cada uno, ofrece un setting personalizado, en el que entre otras cosas sorprende cómo las suspensiones se contienen en las frenadas para recuperar en el momento de iniciar el vi­raje y volver a endurecerse a la salida cuando abres el puño de gas… ¡maravillas de la elec­trónica! En este sentido no deja de sorpren­derme que todavía hay quien se muestra crítico con este tipo de sistemas que, en el caso de Aprilia, sencillamente me sigue dejando per­plejo en cuanto a su efectividad.

Por lo que respecta a la frenada, puedo decir que es potente y con buen tacto, sin la exagera­ción en cuanto a potencia que he visto en otras motos con un equipo de freno (de anclaje radial) como este. La combinación entre el ABS desco­nectable de Continental y el equipo de Brembo funciona. El depósito de combustible tiene 24 litros de capacidad y se pueden superar los 300 kilómetros, pero no tuvimos ocasión de verificar­lo durante una prueba con mucha agua y poco seco…

Lo cierto es que a nadie le gusta pasarse 140 kilómetros bajo la lluvia, pero tengo que recono­cer que resultó interesante comprobar el funcio­namiento de la electrónica en estas condiciones y descubrir (insisto…) el buen comportamiento de los Metzeler Tourance en versión Next.

A falta de una prueba más a fondo, podemos adelantaros que sin ninguna duda la Caponord ha dado un importante paso adelante y que apunta en la dirección correcta para que el mer­cado confirme sus buenas maneras. Su precio final será de 16.699 euros, es decir, prácticamente lo mismo que la versión anterior Travel Pack.

 

Para más información no te pierdas la ficha técnica de la Aprilia Caponord Rally.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos