Analog Motorcycles: De Bonnie a El Matador
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Analog Motorcycles: De Bonnie a El Matador

Publicado

el

Con más de quince años de experiencia en la preparación de motos a sus espaldas, Tony Prust cumplió en 2009 uno de sus sueños: crear su propia empresa de transformación y preparación de motos. De esta manera, Tony no tendría que rendir cuentas a nadie, al poder llevar a cabo sus arriesgadas e innovadoras ideas, creando motos a medida de cada cliente, por lo que nunca saldrán dos motos iguales de su taller.

Tony y su equipo han preparado desde ilustres joyas como una Indian Scout de 1949, o una BMW R50 de 1958, pasando por clásicas como una Triumph Trailblazer 250 de 1971, Yamaha RD 350 de 1973, SR 500 de 1978, Honda Tono García CB 750F de 1978, o las más actuales, Triumph Thruxton de 2007, Ducati Monster S2R de 2005 o una KTM Superduke 990 de 2007, por poner solo algún ejemplo de su polifacética colección.

En esta ocasión la base elegida fue una Triumph Bonneville 650 de 1962. Con estos elementos y con una idea muy clara de hacia dónde tenía que ir dirigido el trabajo, desprenderla de la clásica estética convencional de las Bonneville para acercarla más al estilo Bobber, se puso manos a la obra.

Todo a la vista

En El Matador no se esconde nada, cada pieza tiene una importancia vital, ya que no hay lugar para cualquier elemento que pueda ser considerado como superfluo. Su motor queda perfectamente encajado en el chasis tubular y bajo del depósito de combustible original, como si estuviera expuesto en un escaparate. Ha sido reconstruido y puesto al día por el especialista en este tipo de motores Ed Zender, ya que la idea de Analog Motorcycles es que, además de lucir un aspecto externo personal y espectacular, deben funcionar lo mejor posible y mantener siempre la máxima fidelidad al original.
 
Del motor salen dos escapes artesanales de Lowbrow Customs que se fusionan con la parte inferior del cuadro del chasis, para seguir de este modo las líneas puras concebidas por Tony Purst.
 
La horquilla delantera rebajada proviene de una BSA de los años 60 y finaliza en una llanta de 19 pulgadas con un generoso freno de tambor en el centro. La llanta trasera de 16 pulgadas proviene de una Harley-Davidson, y la tarea de alinear la rueda trasera en el basculante y centrar correctamente los elementos de la transmisión secundaria ha sido uno de los apartados más duros de todo el trabajo para Tony. Para calzar El Matador se ha optado por unos modernos neumáticos Dual Sport Kenda K761, no vaya a ser que un mal agarre dé al traste con un trabajo de dos años…
 
Detalles como su asiento monoplaza, la cuidada pintura, los faros de bronce o la espectacular tornillería no dejan duda de que esta moto se ha realizado con sumo cuidado, sin prisas, como le gusta a Tony.
Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos