PUBLICIDAD Billboard

¿Alguien dijo pato al agua? Esto es un ¡moto al agua!

Una norma muy básica a tener siempre en cuenta es ir con mucho cuidado antes de cruzar un supuesto riachuelo, o un inocente charco, si no queréis acabar haciendo un ¡moto al agua!

¿Por qué? Pues porque nunca puedes saber qué se escande bajo el agua. Ese efímero riachuelo podría esconder, por ejemplo, un profundo pozo natural. Y ese charco, podría estar sobre un socavón o una alcantarilla.

¡Cualquier cosa puede pasar! No es ninguna locura. Mirad lo que le pasa a los pobres incautos del vídeo.

PUBLICIDAD Content_1

Aunque tenemos que reconocer que eso podría pasarle a cualquiera en según qué circunstancias. Pero en este caso… Parece que la zona se ha inundado, y en estos casos, lo más lógico es ir con extremo cuidado.

Ya sabéis que el agua puede con todo y acaba pasando por donde quiere, arrasando con todo lo que encuentra a su paso.

Precisamente por eso, después de episodios de fuertes lluvias e inundaciones, tenemos que ir con mil ojos, o optar por otros transporte o ir andando.

PUBLICIDAD Content_2

Si no, pasa lo que decíamos al principio, que podemos acabar nosotros, y la moto, con el agua al cuello.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario