Aleix Espargaró: ¿Sorpresa o realidad?
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Aleix Espargaró: ¿Sorpresa o realidad?

Publicado

el

Ésta será la décima temporada para el mayor de los Espargaró en el Campeonato del Mundo; una carrera deportiva larga para un joven de sólo 24 años. Una trayectoria que empezó de la mejor manera posible, ya que con sólo 15 años, 3 meses y 20 días, Aleix se convertía en el piloto más joven en conseguir ser campeón de España de 125cc. Y lo hacía gracias sobre todo a una regularidad sorprendente para su edad, que le llevó a terminar todas las carreras. Una manera de trabajar impuesta por su director de equipo en aquel año: Emilio Alzamora.

Por aquel entonces, estamos hablando de 2004, Alzamora y su Escuela Monlau centraban sus esfuerzos en sacar nuevos talentos utilizando como lanzadera el CEV, por lo que cuando Aleix decidió aventurarse en el Mundial, tuvo que buscar equipo. Su paso a los GG.PP. lo hizo dentro de la estructura del Team Seedorf, donde dio continuidad a la precocidad mostrada en el Nacional.

Su debut no pudo ser más contundente, ya que, en su primer GP, Aleix entraba en los puntos. Todos los objetivos futuros parecían pocos para el niño de Granollers. Terminar en los puntos fue una constante a lo largo de ese primer año en el Mundial, una característica, la de terminar el mayor número de carreras, que ha sido su seña de identidad a lo largo de su carrera deportiva. A lo largo de 2005, su nombre raramente apareció en la lista de caídas, algo impropio de un joven de 16 años que, como dicho, en su primera temporada en primera división se metía en los puntos regularmente.

2005 terminaba siendo un año brillante y consecuentemente para la siguiente se esperaba que diese un salto adelante como piloto. Para su segundo año lo afrontó en un nuevo equipo;

2006 no sería como imaginaba. Su gran envergadura y una moto no precisamente sobrada de prestaciones le impidieron siquiera luchar por los puestos planeados. Ante la falta de resultados, desde el equipo deciden subirlo de categoría; así sería como a mitad de aquel año debutaría en 250cc. Y lo hizo en uno de los circuitos que mejor se adaptan a su pilotaje: Assen.

En los puntos

Aquel GP le dio la oportunidad de reencontrarse con la senda perdida: primera participación con una dos y medio y Aleix se mete en los puntos. La alegría y los sueños, frustrados con la primera mitad de temporada, volvieron. Una vez más y, a pesar del total desconocimiento de la nueva categoría, se convierte en un asiduo a los puntos y, sobre todo, vuelve a terminar prácticamente todas las carreras, tónica con la que seguiría en 2007.

Para 2008, Aleix dispondría de un material sobre el papel más competitivo, aunque, eso sí, siempre un escalón por debajo de las motos punteras de la categoría. En una época dominada por Aprilia, contaría con la versión inmediatamente inferior a las oficiales. Empieza a ser un asiduo del top ten y se deja ver en el grupo delantero, al ganarle la partida normalmente a pilotos con mejor material que él. Espargaró demostró ese año merecer una moto oficial… pero ésta no llegaría.

El equipo con el que había corrido en 2008 desaparecía. Aleix se movía rápidamente y encontraba sitio en una estructura italiana con la que parecía que podía continuar su aventura mundialista, pero todo pasaba por encontrar un sponsor que nunca terminaría de llegar. A poco menos de un mes del comienzo de la temporada, el equipo italiano también desaparece y Espargaró se queda fuera del Mundial; son sus peores momentos deportivos. Con 19 años y una trayectoria ascendente en su momento, dio la sensación de que su recorrido en el motociclismo había terminado. Los equipos apostaban por las nuevas jóvenes promesas como eran Márquez, Terol, o su propio hermano, Pol.

Aleix se mueve en la desesperación, busca nuevos equipos e incluso está cerca de ser piloto de Supersport, pero finalmente llegó a un acuerdo con la gente de Promoracing para desarrollar su Moto2, uno de los primeros ejercicios para esta recién inventada categoría. La idea era evolucionarla en el CEV –el único cam¬peonato en el que podían competir– para en 2010 entrar en el Campeonato del Mundo. 

Su debut en el CEV se produciría en Jerez, donde marcaba los mismos tiempos que un mes antes conseguían los punteros de 250cc durante el GP de España. Aquello volvió a situar el nombre de Aleix en la órbita de los equipos del Mundial; tanto, que sería el primero en sonar para sustituir al lesionado Nemeth; el circuito, Assen. Por segunda vez en su vida, el circuito holandés se presentaba como una oportunidad; en esta ocasión, como su gran oportunidad. 

La moto no era una oficial, pero se podía hacer algo interesante. Espargaró creaba expectación a su vuelta a los GG.PP. y declaraba que se marcaba como objetivo entrar entre los cinco primeros. Unas aspiraciones sobre el papel imposibles, ya que llevaba ocho meses sin subirse a una dos y medio.

Segunda oportunidad

En entrenamientos se metía quinto, pero lo mejor estaría por llegar. Toda la rabia y sufrimiento que llevaba dentro los vació cuando el semáforo rojo se apagó. Con una salida magistral se colocó segundo… y en la tercera curva se puso primero. Pero la realidad se fue imponiendo y poco a poco iría cediendo terreno hasta terminar en una meritoria cuarta plaza. Increíble, el mejor resultado de su carrera deportiva. Aleix dejaba a todo el mundo boquiabierto. Espargaró no desaprovechó la ocasión que se le presentó y gracias a aquello las puertas volvían a abrírsele. 

Los ocho meses de incertidumbre, la ansiedad de la espera, el amargor de no poder cambiar las cosas le hizo madurar a pasos agigantados, a valorar cada segundo que era ser piloto de GG.PP.

Con el húngaro Nemeth aún lesionado, Aleix disputa la siguiente carrera y vuelve a tener un papel destacado con un digno séptimo puesto, a sólo ocho segundos del primero y por delante de varias motos oficiales. Desgraciadamente, la situación era temporal y la vuelta del piloto titular lo devolvía a las listas del paro, aunque, eso sí, su valor en el mercado crecía a tal punto, que lo llamarían para sustituir a Kallio en el Team Pramac, con la Ducati satélite. Unos meses atrás buscaba una moto que le permitiera entrar en los puntos de la categoría de 250 y ahora de repente era piloto de MotoGP. Aleix saca buen partido de la situación y se gana un contrato con el equipo para 2010. Los resultados deportivos están acordes con una difícil Ducati con la que poco se puede hacer, pero su talento no pasa desapercibido, y así es como se le presenta la oportunidad de correr con una moto de primer nivel.

Para 2011 fichaba por el Team Pons para la categoría intermedia, donde por primera vez contaría con un material de primera fila. Sin embargo, aquel no era el momento para estar en Moto2, al menos para un piloto como Aleix. En una categoría con tanta igualdad, cualquier hándicap se multiplica, y esto es lo que le sucedió. Su gran tamaño resultó un lastre imposible de contornar –N. del R.: Para hacerse una idea de hasta dónde influía el peso entonces en Moto2, no hay más que recordar el rendimiento de Redding, que no pudo pelear por la victoria hasta que sacaron en 2013 la normativa del peso mínimo moto-piloto–. Aún así consigue su primer y único podio.

CRT

Aleix entiende que estar otro año en Moto2 es seguir peleando contra molinos de viento, por lo que acepta la oferta de Aspar para pilotar una de las Aprilia en MotoGP bajo la normativa CRT. En teoría, era el piloto nº2 del equipo, ya que la referencia se le suponía a Randy de Puniet. Pero en la práctica, el título de la nueva categoría terminaría siendo para Espargaró, logro que repetiría al año siguiente. Además de ser claramente la referencia dentro de la subcategoría CRT, Aleix protagonizó carreras sorprendentes, como Valencia 2012, en la que estuvo liderando la prueba, o la de Alemania del año pasado, donde se metió en el grupo delantero en las primeras vueltas.

Repasando la trayectoria del mayor de los hermanos Espargaró, nos presentamos ya a mediados de la pasada temporada. Decidido a no seguir otro año más con la misma moto, se empeñó en pilotar para 2014 una de las nuevas Yamaha para la nueva subcategoría. De nada sirvieron los esfuerzos de Aspar por retenerle. Ni siquiera el compromiso de ofrecerle una Aprilia oficial. Pero Espargaró no lo veía claro, o mejor dicho, lo veía muy claro, ya que se mantuvo firme en su apuesta por el equipo Forward y la Yamaha.

El tiempo se encargó de darle la razón, ya que Gigi Dall’Igna, líder de Aprilia, se pasaba a las filas de Ducati, lo que supuso un frenazo en seco al proyecto de la fábrica de Noale, mientras que por otro lado el excepcional rendimiento que ha mostrado con su nuevo equipo en la pasada pretemporada y en el GP de Qatar le han convertido de momento en la revelación de la temporada.

Así las cosas, terminemos volviendo al principio: ¿Está Aleix como piloto al nivel de los mejores? A tenor de lo visto, la respuesta parece simple, pero lo mejor sería que en algún momento tuviese la oportunidad de medirse a las referencias de la categoría con las mismas armas.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos