Aki Ajo, el gurú que llegó del frío
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Aki Ajo, el gurú que llegó del frío

Publicado

el

No tiene pasaporte español, ni ita­liano, un imprescindible para ser alguien en el Campeonato del Mundo de Velocidad. A pesar de ello, a pesar de ser de un país tan poco mo­torista como Finlandia –en realidad es sólo un cliché–, Aki Ajo es una de las personas más respetadas en el paddock del Mundial. Un res­peto que este tranquilo mecánico de motores –“creo que eso es lo que pone en el título que me dieron”se ha ganado a base de trabajar sin hora en lo que más le gusta del mundo: las carreras.

Referencia en la menor de las categorías por el buen hacer de su estructura, en la puerta de su box los pilotos jóvenes que quieren ser alguien en el Mundial hacen cola. Valga como ejemplo algunos de los pilotos que pasaron por sus filas: Mika Kallio, Luis Salom, Domini­que Aegerter, Jack Miller, Mike de Meglio, Marc Márquez y Sandro Cortese… (Estos tres últi­mos conquistaron de la mano del gurú finlandés sendos títulos mundiales).

Después de centrarse en las motos peque­ñas desde su llegada al paddock del Mundial en 2001, Ajo se aventuró la pasada temporada a un cambio importante al decidirse a montar para 2015 una estructura en Moto2 para Jo­hann Zarco y, sobre todo, al asumir la gestión de los intereses de Jack Miller y Maverick Viña­les, dos debutantes en MotoGP.

Hablamos con Aki Ajo sobre todos estos cam­bios, sobre su manera de gestionar los siempre complicados caracteres de los niños que pa­san por su equipo, sobre Viñales, sobre Miller y también del duelo a muerte en Moto3 entre Honda y KTM, marca esta última de la que el Ajo Motorsport es su punta de lanza.

Solo Moto: Es considerado una especie de gurú de las categorías pequeñas especiali­zado en pulir a jóvenes talentosos. ¿Existe algún método Aki Ajo?

Aki Ajo: No, no… ninguna de las dos cosas. Tal vez sea porque sea una persona que trabaja duro y muy apasionada por el deporte; creo que es sólo eso… También llevo ya mucho tiempo en las ca­rreras. Fui piloto cuando joven, así que la relación con las motos viene de hace mucho tiempo. A esta pasión hay que sumarle que estoy rodeado de un grupo competente. Somos mucha gente con mu­cha experiencia y muy apasionados.

SM: Trabajando con gente joven, me imagino que la parte psicológica es tan importante como sus aptitudes para ir deprisa en moto.

AA: Seguro… Es muy importante motivar a los pilotos jóvenes de la manera correcta. Algunas ve­ces tienes que ser bastante duro con ellos pero al mismo tiempo tienes que tenerles muy cerca. No sólo de mí, en este caso, sino también del equi­po. Tienes que apoyarles, pero al mismo tiempo tienes que ser muy honesto con ellos. Y como te he dicho antes, algunas veces incluso muy duro. Pero nuestro trabajo como equipo y también como mánager de algunos pilotos es intentar orientarles en la dirección correcta. Cada piloto es diferente, cada piloto tiene su estilo. No puedes trabajar igual con todos los pilotos. Lo primero que haces es in­tentar aprenderte a la persona y al piloto. Lo tienes que hacer lo más rápido posible para poder analizar y así entender qué es bueno e importante para él en cada momento.

SM: Cada uno de esos chicos es un mundo…

AA: Sí, sí, es verdad.

SM: ¿Cómo elige a los chicos con los que tra­bajar? ¿Son ellos los que van a usted o es usted el que los elige? ¿Cómo es el proceso?

AA: Claro que algunos pilotos y mánagers de pi­lotos vienen a mí, pero al final, en este mundillo tan pequeño, conoces a casi todo el mundo. Así las cosas pasan normalmente muy rápido y gene­ralmente muy fácilmente… Pongamos el ejemplo de Jack –Miller–. Le conozco desde hace muchos, muchos años. Le vi en el Campeonato de Espa­ña y desde hace muchos años había sido nuestro amigo. Nuestra relación, la mía y la del equipo con él, ya era muy cercana antes de que entrara en nuestro equipo.

SM: ¿Y cuándo decide incorporarle al equi­po? ¿Por qué no antes, ya que le conocía tan bien?

AA: … (se lo piensa)… Mmm, tal vez porque no estaba seguro de que fuese el momento correcto. Jack no tiene mucha experiencia en carreras sobre asfalto. En cambio, prácticamente desde que em­pezó a andar, ha estado encima de una moto de motocross. Sus comienzos en carreras de asfalto no fueron fáciles para él; sufrió muchas caídas. Tal vez es porque no dispuso de buen material y todo lo demás. No fue hasta la segunda mitad de la tem­porada 2013 que tomamos la decisión de querer trabajar con él. He de decir que no fue muy difícil convencerle, porque nos conocíamos mutuamente muy bien.

SM: Muchos pilotos con talento han pasado por su equipo. Puede explicar qué hace a un piloto joven tomar las decisiones correctas y cuáles son las que le hacen salirse del ca­mino correcto.

AA: Ésta es una pregunta difícil… No te lo puedo decir, no lo sé.

SM: Ha habido muchos pilotos con talento que en un momento dado han tomado deci­siones que les han sacado del buen camino.

AA: Claro, ha de ser una persona inteligente, tie­ne que ser una persona con experiencia y tener detrás de él un entorno inteligente… Esto es muy importante, porque al final esto es un trabajo de equipo. El piloto necesita talento, tener pasión, pero también necesita tener a su alrededor a las personas adecuadas.

SM: ¿Se refiere a familia, mánager y este tipo de cosas?

AA: Así es, exactamente.

SM: Marc Márquez llegó a su equipo bastante joven. ¿Supo o intuyó, mejor, que sería capaz de alcanzar los resultados que ha alcanzado?

AA: He de decir que era algo bastante claro. Ya veías con 16/17 años, cuando empezó a trabajar con nosotros, que tenía algo especial. Especial­mente cuando le estabas explicando cosas, pla­neando qué hacer o cualquier otra cosa, parecía que estabas delante de una persona de 35 años… Es un hombre muy inteligente.

SM: ¿Saber escuchar es quizás una de sus mayores virtudes?

AA: También, pero por otro lado tiene un carácter fuerte. Él tiene muy claro lo que hace. No le copia a nadie o sigue a alguien. Como mucha gente inte­ligente, claro que recoge información de lo que le rodea, pero finalmente tienes que tomar decisiones por ti mismo.

SM: ¿Hay algún piloto con el que cree haber fallado?

AA: No… Antes me has preguntado sobre cuál era el secreto. Uno de los secretos podría ser que he sido una persona afortunada por haber tenido la oportunidad de trabajar con tantos pilotos jóvenes diferentes y talentosos, lo que me ha dado la opor­tunidad de aprender tanto. Y cuando aprendes de tantos pilotos diferentes, puedes utilizar ese apren­dizaje para el proyecto siguiente. Me considero, re­pito, muy afortunado de haber conocido a chicos con caracteres muy diferentes.

SM: Hablando de caracteres, usted es una persona muy tranquila, en las antípodas de un tipo tan explosivo como Jack. ¿Cómo es la relación entre ambos?

AA: Si he de ser honesto, en mi opinión, él no es un tipo duro; es más, es bastante tranquilo. Tal vez algunas veces se calienta cuando está en la pista, pero es un tipo bastante listo, una persona bastante analítica. Siempre está trabajando, analizando co­sas… Lo que me dice de él es probablemente cómo le ve la gente desde fuera. Él es de alguna manera un poco showman, pero en realidad es un joven tímido e inteligente.

SM: ¿Cómo es su talento comparado con el de Maverick?

AA: Maverick y Jack son dos personas diferentes. Tal vez fue por eso por lo que he querido conec­tarlos entre ellos, intentar que fuesen amigos. De hecho, en la actualidad hay buena relación entre los dos. Creo que es importante que el uno aprenda del otro, que descubran que la cooperación puede ayudarles a ambos. Puedes trabajar, en algunos aspectos, con tu rival. Claro que pueden suceder cosas en el circuito que erosionen su relación, pero en cualquier caso, creo que el trabajo en equipo siempre te hace fuerte.

SM: ¿Cuáles son estas diferencias? ¿Cómo las caracterizaría?

AA: Puede que Jack utilice más el feeling, las sen­saciones, mientras que Maverick es del tipo que analiza mucho las cosas. Maverick tiene mucho ta­lento para ver todo lo que está pasando en la pista. Él realmente controla la moto en el momento justo. En cuanto a Jack, tiene dotes especiales; siente la moto, siente la pista, siente el agarre de los neumá­ticos y todo muy, muy bien.

SM: Usted es probablemente la persona más ocupada de este paddock: mánager de dos pi­lotos de MotoGP, nueva estructura de Moto2, Moto3… ¿Cuándo y por qué decidió: OK, no tengo trabajo suficiente y me voy a meter a mánager?

AA: Las cosas simplemente sucedieron, no planeé nada. Tal vez sea porque simplemente disfruto mu­cho de mi trabajo. Es mi manera de vivir. Y tengo un grupo fantástico a mi alrededor en el que apo­yarme. No soy sólo yo, somos muchas personas.

SM: En su momento fue usted criticado por ser el mánager del equipo en el que corría Salom y estar vinculado a la vez con Viñales, que entonces era el principal rival de Salom …

AA: … He de puntualizar que empecé a trabajar con Maverick terminada aquella temporada. Es cier­to que firmamos un contrato a mediados de aquel año, pero este acuerdo entró en vigor sólo una vez terminada la temporada.

SM: Una pregunta complicada: ¿cómo se sintió cuando Viñales le ganó el Mundial a Salom, su piloto?

AA: No estaba contento, para nada. Pero después, claro, valoré y respeté que lo hiciera, pero no es­taba contento, desde luego. Luis era piloto de mi equipo, y en ese momento eso era más importan­te. Muchos periodistas intentaron provocarme con esta historia, pero, como acabo de decir, la relación profesional con Maverick comenzó una vez termi­nada la temporada.

SM: Una última pregunta; es sobre KTM. Ha sido sorprendente ver lo rápido que Honda fue capaz de ganar el título de Moto3. ¿Está preocupado con el futuro junto a KTM?

AA: En las carreras siempre tienes que estar pre­ocupado. El temor es lo que te hace trabajar más duro cada vez. Si no estás preocupado… mmm, no lo sé. Tienes que disfrutar, tienes que estar conten­to, pero al mismo tiempo tienes que estar alerta, preocupado.

Y respecto a KTM, estoy muy convencido del tra­bajo que están haciendo. Estuvimos colaborando en el desarrollo de la nueva moto con Jack y mi sensación es que está por llegar una moto realmen­te buena. KTM continúa empujando fuerte y estoy convencido de que volveremos a tener una dura pelea con Honda. Mi sensación es que tendremos una posibilidad real de ganar el campeonato. Y he de decir, para terminar, que contamos con tres pi­lotos de lo mejor de la categoría. –N. del R.: Miguel Oliveira, Brad Binder y Karel Hanika.

SM: No, no le voy a repetir otra vez lo de la última pregunta… (Risas…). ¿Está usted invo­lucrado en el proyecto de Jack en MotoGP?

AA: No, no, para nada. Nosotros estamos sólo tra­bajando con KTM en el proyecto de Moto3.

SM: ¿Y le gustaría estar involucrado?

AA: De momento tenemos tantos proyectos: Moto3, el nuevo equipo de Moto2, la labor de má­nager… Así que de momento tenemos suficiente.

¡Me imagino que como de nuestras preguntas!… (Risas…). ¡Muchas gracias por la paciencia!

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos