Absuelto por huir de la GC a más de 200 por falta de pruebas
Connect with us
Publicidad

Noticias

Absuelto el motorista que huyó de la Guardia Civil a más de 200 km/h

Publicado

el

absuelto por huir de la GC a más de 200

Finalmente ha quedado absuelto el motorista que huyó de la GC a más de 200 km/h a lo largo de 15 kilómetros por la autovía A-23.

Según hemos podido saber a través de la sentencia publicada por Heraldo de Aragón, no había suficientes pruebas que acreditaran que Alberto R.P., el motorista, circulara a más de 200 km/h y que lo hiciera de forma temeraria, por lo que la Audiencia de Huesca acordó absolver al acusado.

El caso ya había sido juzgado anteriormente por el Juzgado de lo Penal nº2 de Huesca, y el motorista había sido condenado a 1 año y 3 meses de prisión, más tres años de retirada de carné, como presunto autor de un delito de conducción temerario.

Según la sentencia, la persecución comenzó cuando Alberto R.P. adelantó al coche de la Guardia Civil, y otros dos vehículos, en la carretera N-330 y con línea continua en la calzada.

En ese momento los agentes conectaron las alarmas y salieron tras el presunto infractor, que entró en la autovía A-23 en dirección Jaca. No pudieron interceptarlo hasta pasados 15 kilómetros, donde los agentes aprovecharon una rotonda de salida de la autovía a la que accedieron en sentido contrario y cortaron el paso del motorista.

Pese a que, como hemos dicho, el Juzgado de lo Penal sí estimó que el motorista iba a más de 200 km/h, la Audiencia de Huesca ha considerado que no había “suficiente constancia”, destacando que prácticamente sólo contaban con el testimonio de los propios agentes.

La única referencia que podían tener era el velocímetro de su propio automóvil, cuya velocidad punta, según manifestó el agente que conducía, era de 225 kms/h“.

La sentencia también decía que, si bien tardaron en detenerlo, “lo cierto es que le dieron alcance. Pese a que pueda suponerse que la motocicleta desarrolló una velocidad superior a la reglamentada, pues de otro modo el coche oficial le habría alcanzado al poco de comenzar la persecución”.

El órgano superior también dudaba que el acusado hubiese provocado situaciones de riesgo.

Los agentes alegaban que habría obligado a dos vehículos, que adelantaban por el carril izquierdo, a maniobrar violentamente para volver al carril derecho.

Sin embargo, los magistrados alegaron que no comprendían por qué volver al carril derecho tenía que ser de forma violenta, ya que no estaba ocupado por otro vehículo, y añadieron: “Creemos que no tenían por qué abortar su maniobra por el sólo hecho de que una motocicleta se aproxima a cierta velocidad, no determinada, por el propio carril izquierdo, ya que, teniendo en cuenta de que dicha motocicleta ninguna preferencia de paso tenía, los otros vehículos también podían haber optado por completar el adelantamiento“.

Eso sí, al motorista se le podrán exigir responsabilidades en el ámbito administrativo ya que sí quedó probado que el adelantamiento que originó la persecución, lo realizó en línea continua.

 

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos