2. Abril 2017 - 16:12 | Alex Medina | Superbikes

Dicen que su precioso y original escenario, un trazado de los más técnicos del campeonato donde conviven curvas ciegas, subidas y bajadas, con una larga recta de 958 kilómetros donde las Superbike alcanzan los 315 kilómetros hora, queda en medio de ninguna parte. Para algunos esta cerca, para otros lejos de todos sitios.

En cualquier caso aquí siempre es agradecido venir a disfrutar de las carreras no sólo por la generosidad visual de su trazado, sino también por lo mucho y bueno que ofrece esta tierra. Es este un bonito escenario donde disfrutar de la exclusiva variedad que ofrece el mundial de Superbike donde el público entra en el paddock o disfruta de la Fan Zone y su pantalla gigante.

Donde se piensa en la familia y los chavales tienes su zona infantil. Simuladores para grandes y pequeños, zonas comerciales y la impagable sensación de cercanía que se sigue disfrutando en un campeonato que deportivamente hablando, la superioridad de Rea y su Kawa han restado emoción en la pista, hasta que el mundial ha desembarcado en Aragón. Rea ganó la primera carrera después de presionar a Davies que se fue por los suelos. Y en la segunda el duelo entre ambos, que acabó con una marca de color rojo Ducati en el mono de Rea, ha sido posiblemente la más emocionante de la temporada.

Desde el 2011 en Motorland han ganado pilotos como Biaggi, Melandri, Sykes, Davies y por supuesto Rea, pero nunca hemos visto a uno de los nuestros en lo más alto del podio. Carlos Checa ocupo la tercra posición en la segunda carrera del 2011 y en la primera del año siguiente (2012), pero hasta el momento ningún piloto español, ha ganado en estas tierras.

Pese al molesto y frío viento de los dos días, después de que el jueves anterior a las carreras tuviésemos un clima casi veraniego, hasta Motorland se han acercado un total de 27.720 espectadores durante todo el fin de semana. Es decir prácticamente la mismas asistencia que el año pasado.

En cualquier caso de nuevo este circuito que se vio azotado por el cierzo, ha demostrado ser una instalación en la que las Superbike se encuentran a gusto y aquí se seguirásn hasta el 2019. Un buen escenario. 

Comentarios de Facebook