14. Julio 2017 - 11:50 | Miriam Panisello | Superbikes

Daniel Carrera reconocía que esperaban algo más de este sistema de parrilla: "Hemos visto un impacto en Aragón, Imola y Misano, pero en el resto de las carreras los mejores pilotos estaban delante en las primeras vueltas". Aún así, esperarán a final de temporada para analizar los resultados con detenimiento y entonces tomar una decisión al respecto.


El complicado sistema consiste en invertir el orden de la parrilla de salida de la segunda carrera en función de la clasificación del sábado. De esta manera, los tres primeros clasificados salen desde la última fila, los cuartos, quintos y séptimos en la clasificación del sábado salen en primera fila, y los tres últimos clasificados se cuelan en segunda fila de parrilla saliendo en los puestos 4, 5 y 6.


El objetivo era, además de intentar ofrecer más espectáculo, dar una oportunidad a pilotos y equipos que difícilmente pueden competir con Kawasaki o Ducati.


Sin embargo, y pese a los intentos de la organización por cambiar las cosas, la realidad ha sido muy diferente y la supremacía en la clasificación general continúa en manos de Rea, Sykes y Davies. Tal y como el propio Carrera reconoce, "creo que esto se debe a la brecha entre los mejores y el resto, si la diferencia no fuera tan grande, el sistema estaría proporcionando diferentes escenarios".


De hecho, la novedosa parrilla no sólo no ha servido para crear más igualdad, sino que incluso podría haber llegado a reducir aún más la emoción. ¿Cómo? Rompiendo las carreras de los pilotos más rápidos, especialmente en la primeras vueltas.

No es de extrañar entonces que pilotos como Sykes hayan hecho pública su disconformidad con el nuevo sistema alegando problemas en cuanto a seguridad: “como piloto profesional, optaría por quitar la idea, porque hemos visto muchos accidentes donde otros pilotos están casi sobreexcitados e intentan hacer cosas diferentes".
 

 

Superbikes

Comentarios de Facebook