9. Agosto 2016 - 17:15 | Joan Carles Vázquez | CEV
Mika Makinen

Una notificación en nuestro Facebook nos ha hecho reparar en lo mucho que cuesta competir en el FIM CEV Repsol, el mejor campeonato internacional del mundo tras los Mundiales de MotoGP y Superbike. Y no nos referimos sólo al nivel que uno cómo piloto tienen que tener o a la experiencia, logística e infraestructura de nuestro equipo. No. A algo tan sencillo y básico como en la enorme flexiblidad que requiere nuestro presupuesto para correr una temporada.

Lo normal es que el 90 % de los pilotos, si no más, paguen por estar en un equipo y competir en el Mundial Júnior de Moto3 o en el Europeo de Moto2 o SBK. Son los que llamamos privados. En función del equipo y material a nuestra disposición a lo largo de toda la temporada la cifra a desembolsar será A o B. No os vamos a dar ninguna cifra en concreto, pero sí que competir con plenas garantías en el FIM CEV puede resultar hasta tres veces más caro que hacer lo propio en el RFME Campeonato de España, por la sencilla razón de que uno es un campeonato nacional (abierto a la participación foránea) y el otro es internacional. Tanto a un piloto como a un equipo. Es algo así como disputar la Champions o bien La Liga.

Por eso normalente se establece un calendario de pagos entre piloto y equipo. Cada X meses, X euros. ¿Pero qué pasa si tenemos la mala suerte de caernos y de nuestra moto se salva muy poco o nada? Que hay que pagar el material nuevo. ¿Y quién lo paga? El piloto, en el 90 y pico por ciento de las ocasiones. Aquí no hay seguro a todo riesgo que valga.

¿De dónde sacamos ahora dinero si ya he pedido un préstamo al banco, tengo la casa de mis padres hipotecada o incluso mi futura boda? Pues mediante donaciones de amigos, de nuevos patrocinadores… o mediante ‘crowdfunding’ y otras ‘soluciones ingeniosas’ como la que ha puesto en marcha el nórdico Mika Makinen, el actual primer clasificado de la categoría privados en el Campeonato de Europa de Superbike.

Makinen está enrolado este año en el Team Stratos, una de las formaciones potentes del FIM CEV Repsol. Pues bien, parece ser que tras su ‘crash’ en Montmeló hace unos meses cuando optó por saltar en marcha de su Yamaha cuando se quedó sin frenos a final de la recta principal su economía se ha resentido. Vamos, que tras arreglar de nuevo la moto se ha quedado a estas alturas del año sin blanca y necesita nuevos ingresos para poder defender su liderato en las tres carreras que restan.

¿Y en qué ha pensado Makinen? Pues en vender ‘pegatinas’ con su imagen. Hay quien vende camisetas, gorras, sudaderas… aunque la gran mayoría apuesta por los adhesivos como primer merchandising. Són sencillas de hacer y en cierto modo incluso de vender. Eso sí, hay que vender muchas para ‘rascar’ una cifra que nos alivie el bolsillo. Así que ya sabéis, si os gusta Makinen y queréis ayudarle sólo tenéis que entrar en su web y comprarle muchas. Más detalles en http://www.nikoracing.fi/?Niko_Racing_33_SUPPORT.
 

Comentarios de Facebook