1. Abril 2017 - 10:55 | solomoto.es | Rutas
Texto: Alicia Sornosa

Ciudad de México. Ahora se llama así, la capital de esta parte de América del Norte de habla hispana sigue siendo un caos lleno de contaminación como el que conocí en 2012, cuando visité por primera vez esta gran urbe. Los barrios aún han crecido más y las pequeñas poblaciones satélite han sido fagocitadas por la misma ciudad, que ha aumentado proporcionalmente su contaminación y parque automovilístico.

Me encuentro aquí para dar una conferencia en el Salón de la Moto Expomoto, una feria sobre las dos ruedas donde las novedades, los clubs y todo tipo de motos están dentro. Es increíble pasear por sus stands y ver la cantidad de gente aficionada al mundo de las dos ruedas de este país. Antes de subir al escenario y proyectar uno de mis vídeos, me paro a charlar con mucha gente, algunos han venido desde otras ciudades para escucharme.

La bienvenida en México es espectacular. Me siento muy afortunada. Francisco Igartua, director del evento, y Andrés Martínez, director de la revista “Boxer Motor”, son mis anfitriones.

En dos días vuelo hasta el otro extremo, Mérida, en el Yucatán, con el responsable de Ducati México, Erwin Richter. Mi Ducati Scrambler Urban Enduro me está esperando en esta representativa ciudad.

El fin de semana después de este gran evento lo utilizo para salir con la pequeña Ducati Scrambler Sitxy2 y un grupo de gente maravillosa y visitar uno de los pueblos mágicos de este país: Valle del Bravo. Lo mejor de llegar hasta este lugar que está a algo más de una hora desde la ciudad es que en la revirada carretera que llega hasta Valle quizás encontremos uno de los espectáculos más impresionantes de la naturaleza: el paso de las mariposas monarca.

Recorriendo el Yucatán
 

Cuando bajo del avión que me trae hasta Mérida, siento un bofetón de humedad, el tiempo es mucho más caluroso que en Ciudad de México. Estoy en la provincia del Yucatán y, aunque mis planes son llegar hasta el extremo este, debido a varios compromisos no me queda tiempo. Ducati tiene preparada una Scrambler Urban Enduro como la que uso en España; solo que esta tiene la friolera de ¡3 km!

Me subo sobre ella y le susurro que la trataré bien. Arranco y salgo por la única carretera que hay, una interminable línea recta hacia Valladolid. Antes de llegar paro en uno de los lugares turísticos de esta zona, las ruinas de Chichen-Itza. Están muy bien conservadas y se puede entender perfectamente cómo eran estas ciudades de el período precolombino.

Deslumbrada por tanta inmensidad, retomo el camino hacia Valladolid. La moto, que dejé en el parking vigilado frente a la entrada, no ha sufrido ningún robo, y eso que estaba cargada con todo mi equipamiento. Se me hace cada vez más corto el día y dudo si llegar a una de las playas más auténticas: Tulum.

Páginas

Más información

Alicia Sornosa, desde los cabos hasta Tijuana

05.03.2017 | Rutas
Durante este viaje por México, si tengo que destacar un lugar que pueda ser el paraíso de las motos, es sin duda la Baja California. La he recorrido de sur a norte, y estas han sido las sensaciones que me ha transmitido al cruzarla sobre la Ducati Scrambler Urban Enduro.
 

Alicia Sornosa recorrerá el mundo con una Ducati Scrambler

14.05.2015 | Noticias
La periodista madrileña cambia de marca para seguir descubriendo los lugares más increíbles del planeta. A partir de ahora lo hará a los mandos de una Ducati. ¡Suerte!
 

Comentarios de Facebook