11. Enero 2017 - 11:00 | Alex Medina | Rutas

Desde M´Hamid, que está a dos días de Mauritania, hasta Foum Zguit hay dos o tres pistas. Los participantes de la Africa Race tomaron la que pasa por un cordón de dunas. Yo la evité: ni soy un participante en la carrera, ni me pareció prudente meterme con mi Africa Twin en un cordón de dunas con neumáticos mixtos. No soy un loco, soy un chiflado que viaja solo en dirección a Dakar, pero soy consciente de mis limitaciones y las de mi moto con sus neumáticos mixtos, aunque reconozco que en ocasiones pagaría por poder montar en la Reina de Africa unos buenos neumáticos de tacos...

El menú del día incluía unos 30 kilómetros sobre arena blanda, caídas, esfuerzo... y una sonrisa debajo del casco. Ya se sabe que, a cierto tipo de aventureros, sean motoristas, navegantes, “runners” o alpinistas entre otras hierbas, para disfrutar de la vida en toda su intensidad (o casi), nos gusta meternos en líos...

Mi experiencia en la pista de M´Hamid sería compartida, pues me encontré la noche anterior a Xavi Pascual y Gonzalo Díaz, dos motoristas de El Masnou (Barcelona) que iban con motos más ligeras que mi Africa Twin, equipadas con neumáticos de tacos. Xavi, con una Yamaha XT 600 Z Ténere y Gonzalo, con una KTM Enduro 690, ambas bien preparadas. Dos buenos tipos que forman parte de los “Ràpids del Masnou” y que saben lo que hacen. De hecho, hace muchos años Xavi se fue a Dakar en una Montesa Impala y publicó su aventura en las páginas de Solo Moto.

En la arena me enganché en más de una ocasión y la situación mejoró cuando bajé la presión de la rueda trasera a solo 0’8 bars. En este primer tramo sufrí, pues sin neumáticos de tacos es complicado avanzar en la arena blanda, pero entre todos salimos adelante.

Una de las grandes cuestiones que siempre me he planteado en mis aventuras en el Dakar es la elección del tipo de neumáticos. Es evidente que, con unos con tacos, en la arena blanda y también en las pistas me encontraría más cómodo, pero los largos enlaces por carretera asfaltada y tramos revirados, uno que es de la escuela del asfalto, no se acostumbra a un  neumático de taco. Así que en todas mis aventuras del  “Dakar en solitario” de la que esta es la cuarta edición, segunda en Africa, me he decidido por unos mixtos. Y de momento en la arena blanda, que intento evitar pero no lo consigo, me toca bajar la presión y sudar.

En esta ocasión mis inesperados compañeros de viaje llevaban en su equipaje un pequeño compresor que pude conectar con mi moto a través del conector que uso para el GPS. Me pareció una buena solución, pues pude bajar las presiones hasta 0’8 bars para volver subirlas al llegar a la zona de pista dura donde, con solo 0’8 b, el riesgo de un pinchazo hubiese sido muy elevado.

Más tarde lo pasamos en grande circulando por una especie de paisaje lunar, un plató, como lo llaman los franceses, de suelo duro, sin marcar, una enorme extension de arena dura y blanca que me pareció la luna… Dejamos atrás el Oasis de Sidi Ard. Más adelante se me cayó la moto al golpear con “herbe de chameaux” pero llegamos a Foum Zguit cansados y contentos. Mis amigos se volvían al norte, yo seguiría hacia el sur en dirección a Assa tras un enlace por carretera de unos 300 kilómetros.

No te pierdas los cuatro primeros capítulos del "Dakar en Solitario", la aventura de Álex Medina por el antiguo Dakar africano:

Capítulo 1: A Dakar en solitario

Capítulo 2: Llegada a Marruecos

Capítulo 3: En busca del desierto

Capítulo 4: Africa Twin, la reina de África

Más información

Africa Twin, la reina de África

09.01.2017 | Rutas
Desde África, vuelvo a la carga tras varios días perdido no se sabe dónde y con problemas para escribir y transmitir.
 

A Dakar en solitario

28.12.2016 | Rutas
En 2006 seguí el Dakar en moto y en solitario cuando la carrera más dura del mundo se disputaba en África. Repetí mi experiencia en Sudamérica por dos veces (2011 y 2014) y vuelvo a África estrenando el 2017 para seguir la huella del Dakar original.
 

Comentarios de Facebook