13. Noviembre 2016 - 10:35 | solomoto.es | Rutas
Paco Morales-Meca

A demás en todo el mundo hay infinidad de concentraciones dedicadas a reunir gente de lo más variopinto relacionada con este invento del siglo pasado.

Y he tenido la oportunidad de comprobarlo en primera persona, al asistir a concentraciones de todo tipo, pero me faltaba una, la madre de todas las reuniones de frikis vespistas, la crème de la crème: los Vespa World Days, antes Eurovespa.

El Vespa Club de Córdoba tiene ya algunos Eurovespa a sus espaldas, 1999 Girona (España), 2004 Lisboa (Portugal), 2010 Fátima (Portugal) y 2013 Hasselt (Bélgica). Este año la fecha era en junio de 2016, cuatro días de diversión en Saint Tropez, una localidad turística de la Costa Azul francesa.

Los integrantes del grupo teníamos claro que queríamos ir sin ningún tipo de asistencia ni ayuda externa, rodando sobre nuestra Vespa, sin más apoyo que el nuestro propio, el de un equipo bien avenido.

El punto de partida lo fijamos en Córdoba, donde nos citamos Dani Pérez, IRIS 200, Huelva; Francisco M.G., PX 200 Disco, Estepa; Nando Gómez DN 200,Cabra; Juan Carlos Patiño, gran socio y vespista cordobés que con su Vespa GTS 300 solo nos pudo acompañar hasta Manzanares, y yo mismo, Meca, PX 200 Disco, Córdoba.

El lunes día 30 de mayo salimos puntuales a las 07.00 dirección Ibi, Alicante, a recoger a nuestro amigo Juan, T-5. Tenemos todo el día para llegar y decidimos pasar por Las Lagunas de Ruidera, donde nos espera Jesús Pineda, que nos acompaña por esta preciosa zona de Castilla-La Mancha. Los kilómetros pasan rápido, pues estamos frescos y llegamos pronto a nuestro destino.

Nuestro objetivo para la jornada siguiente es Perpignan, así que para ganar tiempo cogemos autovía. Cerca de Valencia la DN 200 da problemas de carburación. Desmontamos y nos damos cuenta de que lleva la cuba suelta. Cinco minutos y listos.

A medida que pasa el día vemos más complicado llegar a Francia, y por seguridad decidimos hacer noche en Segur de Calafell, así estaríamos menos cansados y tendríamos más tiempo para cruzar el Parque Natural de Garraf, donde, tras una foto en grupo, decidimos que cada uno iría a su aire, parando donde cada uno quisiera y nos reuniríamos en el siguiente pueblo.

Todos tenemos ganas de cruzar la frontera ya, pero estando por esos lares y conduciendo una Vespa decimos visitar Cadaqués, bonito pueblo de la costa, donde veraneaba Salvador Dalí.

Salimos de Cadaqués y ponemos rumbo a Portbou, pensando ya en llenar los bidones de gasolina, pues para colmo hay huelga de gasolineras en Francia. Pasamos la frontera de Coll dels Belitres en estado de abandono y nos despedimos de España hasta dentro de unos días.

Por tierras galas
 

Llegamos a Cebère a la hora del almuerzo y nos zampamos un entrecot al estilo galo que nos cargó la batería... Seguimos y el día se va acabando junto con nuestras fuerzas, pero quien sea decide ponernos a prueba enviándonos una tremenda tromba de agua que la llevaríamos encima de nosotros los últimos 50 kilómetros.

Empapados llegamos a Le Soler, una población de Perpignan donde Eric, componente del Team T-5 Perpignan y gran amigo nuestro y mejor persona, nos obliga literalmente a pasar la noche en su casa, donde degustamos una exquisita cena que nos supo a gloría. Gracias, Eric, a ti y a tu familia.

Eric es un gran aficionado a las Vespa y experto en preparar motores para competición. En su casa aprovechamos para reparar algunos desperfectos como ajuste de cables y lámparas, revisión de niveles, relleno de aceite en el depósito…  Asuntos mínimos teniendo en cuenta que habíamos sumado al marcador más de mil kilómetros.

Con el amanecer, somos conscientes de que el gran día ha llegado. Hoy alcanzaremos Saint Tropez. Nos separan algo más de 500 km. Salimos de Perpignan a todo lo que dan las Vespa y hacemos unos 100 km de carretera nacional, muy entretenido, pero muy lento. Por tanto, decidimos metemos en la autopista de peaje. Ahí sí que íbamos bien y sacábamos buena media, pero tenía un precio, y era el aburrimiento y la monotonía que conlleva el viajar por autopistas.

La casualidad quiso que en un área de servicio nos encontráramos con tres vespistas amigos nuestros. Antonio Iglesias, su mujer Herminia y el Sr. Canito. Qué alegría nos dio. Tras los saludos debíamos de reanudar el viaje...

El día avanzaba muy rápido, no íbamos para nada cansados, todo lo contrario. Cada vez más ganas de rodar y de llegar. Cuando solo nos quedan unos 200 km ya se empieza a ver el ambiente vespista. Vespa de Italia, Portugal, Alemania, Bélgica, Holanda y sobre todo Francia. También nos adelanta un remolque con Álex, de Jaén, y su gente. A la salida de un peaje coincidimos con socios del Vespa Club de Almería, que se echan las manos en la cabeza al ver que veníamos rodando desde Andalucía.

Casi sin darnos cuenta, estábamos buscando el punto de entrada en el Vespa Village para formalizar las inscripciones y que nos colocaran la pulserita. Me llamó mucho la atención el sistema de inscripción, te ponen en la Vespa un número codificado, y en la pulsera el mismo número. Para entrar bastaba solo con mostrar la pulsera, pero para salir, además de enseñar la pulsera, siempre comprobaban que coincidiera el número de ambos, para evitar que nadie pudiera salir con tu moto.

Páginas

Más información

Viaje a la lejana India (1a parte): La Ruta de las Plantaciones

16.07.2016 | Noticias
Mucho se habla de recorrer India en moto: que si se circula por “el otro lado”, que si su tráfico es infernal, que si en sus carreteras prima la la ley del más fuerte y que sus ciudades, sin normas ni semáforos, están tomadas por las motos de pequeñas cilindradas... Todo eso es verdad, pero también existe otra India, un paraíso para las motos de gran cilindrada lleno de curvas y de experiencias únicas. Abre tus sentidos y disfruta de la Ruta de las Plantaciones: café, cardamomo y té.
 

Viaje a la lejana India (2ª parte): El valle de Mustang

01.11.2016 | Rutas
Hasta la frontera, y más allá... Habíamos dejado esta aventura en el pasado ejemplar justo cuando tomaba un tren desde Chennai camino a Calcuta. Mi siguiente desafío sería llegar a la frontera con Nepal desde esta última ciudad sagrada.
 

Comentarios de Facebook