1. Mayo 2017 - 10:45 | Fernando Robleda | Rutas

Este año se ha celebrado la concentración de Biker Bell en el mismo fin de semana de su tercer aniversario, hecho que propició la asistencia de moteros de todas partes del país, incluidos los insulares de los Drones de Lanzarote y nuestros amigos del moto club de Mangualde de Portugal.

Y, cómo no, el evento de Biker Bell vuelve a ser sin ánimo de lucro. Podías traer un kilo de comida no perecedera y donarla al Banco de alimentos de Mazarambroz. A cambio, tenías inscripción gratis con derecho a bebidas en ruta, aperitivos, comida, cena y sorteos. La iniciativa tuvo un gran éxito y consiguió recaudar mil doscientos kilos de alimentos.

El sábado por la tarde tuvo lugar una ruta moto turística haciendo parada en una vinatería de Sonseca, mientras otros disfrutaron de una fantástica tarde de visita a la interesante exposición de motos clásicas y otras deportivas de antaño. Llegada la tarde, disfrutamos de una exhibición de baile de las jóvenes chicas de los Biker Bell, que dio paso a uno de los platos fuertes del día: la charla de nuestro amigo motoviajero y periodista Quique Arenas. Nos hizo partícipes de su viaje al Sáhara y nos mostró numerosas diapositivas de su viaje por Marruecos, también narrado en su exitoso libro Amazigh, que pudimos comprar firmado. Por cada unidad vendida, se destinaron cinco euros a comprar comida para el Banco de Alimentos. Acto seguido, disfrutamos de una cena cortesía de nuestros amigos portugueses de Mangualde antes de una noche de conciertos.

El domingo por la mañana llegaron nuevos visitantes y, todos juntos, hicimos una ruta moto turística por los bonitos paisajes de los Montes de Toledo a media mañana. A la vuelta, nos esperaba una deliciosa comida, la entrega de premios y la traca final de despedida. En resumen, un gran fin de semana motero en el que los Biker Bell han vuelto a demostrar que hacer un evento gratuito no supone una merma en la calidad y que el trato exquisito de los componentes del moto club hace que siga creciendo en asistentes año tras año. Por mi parte, agradecer a los Biker Bell, a Vítor y al moto club de Mangualde su atención y amistad. Nos vemos en Mazambroz.

Saludos y ráfagas.

Comentarios de Facebook