14. Mayo 2017 - 17:33 | Jordi Mondelo | Pruebas
Imagen de Jordi Mondelo

Noticia patrocinada por:

Aprimoto.es.

Yamaha ha logrado hacer que un scooter como el T-Max, de carácter claramente deportivo, resulte realmente confortable. Bueno, vale, eso ya lo tenían las anteriores generaciones, pero es que en esta se ha mejorado sustancialmente ese aspecto. El asiento ha ganado en su acogida y la suspensión posterior responde mucho mejor, es más suave, y además se puede regular en precarga de muelle, aunque no parece una tarea sencilla. También mejora su protección aerodinámica (versión DX) y aumenta la capacidad del cofre, aunque si bien todavía no le caben dos integrales, ahora podremos dejar dos semi-jet (bien colocados, eso sí).

Una vez en marcha, el nuevo T-Max se nota más ágil y manejable que la versión anterior, se aprecian sus 9 kilos menos y también que el motor se ha reubicado para mejorar el centrado de masas, además el tubo de escape es 77 mm más corto y el basculante ha crecido 40 mm. En carretera sigue aportando ese nivel de confianza a la conducción que nunca he notado sobre otro scooter, pues suspensiones y frenos trabajan de maravilla para lograr una efectividad total en carretera, mientras que en ciudad, la reducción y reubicación del peso y las mejoras recibidas en habitabilidad lo convierten en un scooter más amable y manejable que sus antecesores.

El motor se mantiene más o menos igual que antes, solo que ahora es Euro 4, aunque parece que eso no le ha penalizado en prestaciones. Para cumplir con las normas de emisiones se ha trabajado en el airbox, inyectores, escape, y se ha mejorado el sistema de refrigeración de aceite. Además, como ahora dispone de YCC-T (lo que se conoce como ride by wire), se ha podido añadir un buen paquete electrónico: dos mapas de potencia, control de tracción, cruise control (versión DX), un mejorado sistema sin llave…

De los dos modos de potencia, el modo S (Sport) es el que ofrece la máxima potencia, 45,9 CV a 6.750 rpm (apto para el A2), mientras que el modo T (Town) rebaja esa cifra hasta los 38,6 CV a 7.000 rpm y es el indicado para moverse por ciudad o para los días de lluvia. Haciendo un cálculo mental sobre el scooter, me dio la sensación de que hay unos dos segundos de diferencia en aceleraciones y recuperaciones. Las diferencias entre el SX y el DX son solo en cuanto a equipamiento. El DX, que está pensado para un uso un poco más rutero y por tanto dispone de más gadgets, monta pantalla regulable en altura eléctricamente desde el manillar (135 mm), asiento y puños calefactables y, como decía antes, un cruise control muy sofisticado –utiliza los mismos comandos que los que monta la FJR 1300–.

Páginas

T-MAX530Yamaha

Más información

Alpinestars pone a la venta las botas de Maverick Viñales

06.05.2017 | Para motorista
Las Limited Edition 'Mach 1' Supertech R son las nuevas botas réplica de Maverick Viñales que Alpinestars ha lanzado para celebrar el GP de Jerez.
 

Ewan McGregor y Charley Boorman se pondrán de nuevo en ruta

13.05.2017 | Noticias
El rutero y aventurero dijo que tanto él como el conocido actor están preparando un tercer largo viaje en moto.
 

Motus Naked: músculo norteamericano

06.05.2017 | Motos
Desde EE.UU. llega esta poderosa naked con motor V4, 180 CV y montañas de par.
 

Comentarios de Facebook