8. Diciembre 2017 - 17:31 | Alex Medina | Pruebas
Nicki Martínez

En la larga historia de Yamaha hay dos modelos que en su momento me impresionaron. Me refiero a la primera versión de la YZF R1 que tuve oportunidad de descubrir en el circuito francés de Pau y más recientemente a la MT-10 que probé el año pasado en un divertido comparativo para esta vuestra/nuestra revista de Solo Moto 30. En aquel reportaje tampoco pude evitar hacer referencia a la primera R1.

Así que no me voy a extender, pero sí que os puedo asegurar que, desde mi punto de vista, para un periodista del año 1961, su entrada en escena en el año 1998 con 150 CV de potencia y 180 kilogramos de peso supuso un auténtico shock. Casi veinte años más tarde, la MT-10 sigue respirando aquel aire de moto ultracompacta que marcó a toda una generación. Pero no es una moto con carenado y manillar bajo, sino una enorme roadster con un chasis Deltabox y el motor tipo crossplane que en su momento definí como la mejor roadster de la historia.

He vuelto a tener la oportunidad de probar mi admirada MT-10, aunque ahora en una versión mejor equipada, que le permite entrar en una nueva órbita sin perder su esencia. Aquella extraordinaria roadster con chasis Deltabox y un motor de 160 CV que reúne suavidad y emociones a partes iguales es ahora más cómoda gracias a una pantalla más alta, paramanos, deflectores y unas maletas semirrígidas, entre otros elementos.

Así que gana en polivalencia y sentido práctico y si ya me gustó en su momento la versión base, lógicamente también me gusta esta versión que refuerza su faceta turística, pues es más cómoda y apta para viajar, a pesar de que el pasajero tiene que adoptar una posición de contorsionista flexionando las piernas a causa de las maletas. Pero seamos sinceros y digamos que hay ciertas cosas que es mejor degustar en solitario...

En cierto modo, esta nueva alternativa de Yamaha con su versión Tourer Edition es una fórmula conocida entre los fabricantes. Tengo la sensación de que en este caso le permite entrar en competencia con modelos como la KTM Super Duke GT o la Kawasaki Z 1000 SX.

Es decir que la ya de por sí polivalente MT-10 ahora sigue siendo una moto endemoniadamente rápida, ágil y compacta, con la que además ganas confort, puedes llevar el equipaje sin necesidad de perder espacio en el asiento y mejora la protección con su pantalla no regulable y que por tanto no se adapta a todas las tallas. Las maletas blandas están fabricadas por SW-Motech con material ABS y tienen una capacidad de 20 litros, pero no cabe un casco integral. Son muy ligeras, se anclan fácilmente en sus correspondientes soportes y tienen cerradura antirrobo.

Páginas

Más información

Yamaha MT-09 SP: ¡Por fin!

06.11.2017 | Noticias
Tras escuchar los ruegos de muchos fans de la MT-09, Yamaha responde lanzando la SP.
 

Yamaha MT-07 2018: Más radical

06.11.2017 | Noticias
Yamaha ha dado una vuelta de tuerca a su super ventas acercándola a su hermana mayor.
 

Comentarios de Facebook