30. Agosto 2015 - 10:28 | Jordi Hernández | Scooters
Santi Díaz

Dentro de la gama de scooters de la marca taiwanesa, la familia Symphony es la más exitosa. Ha sido su producto más vendido en nuestro país, gracias a una acertada combinación de pragmatismo y precio ajustado. Consecuentes con este buen hacer, en Taiwán han decidido mejorarlo más, pero creando un producto totalmente nuevo que se beneficia del buen nombre Symphony. Así que podemos decir que no es uno de los Symphony que conocemos, a pesar de llevar su nombre.

Sym pone a nuestro alcance un scooter de mayor calidad, más trabajado estéticamente y con un equipamiento sensiblemente superior al de los modelos actuales.

A la par, técnicamente también da un paso hacia delante con un nuevo motor más moderno y más potente, rodeado por una parte ciclo acorde con sus especificaciones. Con todo, nos encontramos ante un ruedas altas que se sitúa en una clase media, un poco por encima del resto de los componentes de la familia.

Nada más verlo, no podemos dejar de destacar la mayor sensación de calidad y un diseño más elegante de su carrocería con respecto a sus predecesores. Se nota que su tamaño es un poco mayor, sus plásticos son más voluminosos y están mejor trabajados, sobre todo en lo que se refiere al escudo frontal que, en esta ocasión, da cobijo a unas luces de posición de leds muy llamativas (el faro Multiconvex/halógeno se encuentra en el manillar) y unos protectores laterales denominados Winker Bumpers para defender esta zona de posibles impactos o rayadas.

La parte posterior mantiene las formas afiladas, sinuosas y agradables de todo el scooter, rematada por un vistoso piloto posterior de diodos led. La zona central la ocupa una plataforma plana bastante espaciosa, aunque esta afecta a la rigidez del chasis a máxima velocidad, que flexa y aparece cierta imprecisión.

El ST también viene muy bien equipado de serie, ya que bajo el asiento cabe un casco integral, tiene apertura remota de asiento desde el manillar, caballete lateral con desconectador, guantera tras el escudo con toma de corriente USB y el gancho portabolsas articulado de rigor.

La nota original la pone el cuadro de mandos: parece que sea analógico, pero, al acercamos, nos daremos cuenta de que en realidad se trata de un dispositivo completamente digital que, además, posee una singularidad jamás vista. Y es que a través de un solo botón podremos variar la función de la esfera principal entre velocímetro y cuentavueltas y viceversa, lo que nos ofrecerá la posibilidad de dar prioridad a la información que nosotros deseemos de forma muy sencilla. Por el resto dispone de lo normal; el testigo de reserva, nivel de gasolina, carga de batería, reloj horario, etc. Por lo general, su comprobación es buena, pero como la pantalla digital está en negativo, el fondo negro a veces resulta algo confuso cuando la luz ambiente se refleja directamente sobre él.

En cuanto a otro punto a mejorar está el calzado de las llantas de 16 pulgadas, unos neumáticos 110/70 fabricados por CST de agarre un tanto discreto. Pero bueno, a pesar de ser más grande y ligeramente más pesado que sus antecesores, el ST demostró una movilidad urbana ejemplar, de la que destaca como siempre su ligereza en maniobras complejas, la rapidez con que lleva a cabo los cambios de sentido o un cerrado radio de giro que resulta ideal para ratonear fácilmente entre coches.

Páginas

Más información

5 años de garantía en los Scooters de SYM

15.07.2015 | Noticias
La firma taiwanesa ofrece, desde el pasado miércoles 1 de julio, cinco años de garantía en todos sus scooters superiores a 50 centímetros cúbicos.
 

SYM Symphony ST 125: Incrementando el nivel

31.05.2015 | Scooters
Sym lanza al mercado el nuevo Symphony ST, una versión más cuidada, mejor equipada y potente de su ligero y ciudadano ruedas altas. Un modelo mayor, más atractivo y seductor, que incrementa el nivel de una las familias más discretas y asequibles del productor taiwanés.
 

Comentarios de Facebook