9. Agosto 2015 - 16:52 | Jordi Hernández | Scooters
Santi Díaz

El que en su momento fue uno de los cinco fabricantes con mejores ventas de nuestro país ha visto que marcas como Kymco o Sym, especializadas en la fabricación de scooters, le han superado en el ranking al disponer de un catálogo más variado y competitivo. Los pequeños ruedas altas de 125 cc se han convertido en uno de los principales representantes del mercado de las dos ruedas actual. Con el Sixteen la marca no tuvo suerte, pero con el nuevo low cost Address 110 –fabricado en Indonesia–, que recupera uno de los nombres más conocidos de Suzuki, y su precio de 1.990 euros, van a presentar batalla.

Se trata de un scooter muy económico en cuanto a mantenimiento y precio, con un equipamiento de serie sencillo pero con lo necesario y, técnicamente, perfectamente dotado para desempeñar un magnífico papel en el ámbito urbano.

En general, el diseño del nuevo Address 110 cumple con el estereotipo de scooter ruedas altas de esta categoría: esbelta y liviana silueta, plataforma central plana y unas cotas muy controlables. Estéticamente su carrocería es más afilada y posee un picudo escudo frontal que da cobijo a los intermitentes y las luces de posición. El faro, como de costumbre, está situado en el manillar e integra una óptica con parábola Multiconvex de tamaño estándar y una lámpara halógena. Tras el escudo se han dispuesto un par de pequeñas guanteras abiertas de buena capacidad, además de un pequeño gancho fijo portabolsas y una piña de contacto con bloqueo magnético de seguridad que también se encarga de la apertura del asiento. Este último nos garantiza la capacidad necesaria para guardar un casco integral (20,6 litros).

En cuanto a equipamiento de serie, el Address llega con lo imprescindible: estriberas forradas de goma para el pasajero, dos caballetes (el lateral con desconectador), un cuadro de instrumentos muy básico pero de fácil comprobación, además de algunos elementos muy comunes pero igualmente prácticos, como el arranque secundario por patada o, sobre todo, el trabador de maneta del freno trasero, que cumple las funciones de freno de estacionamiento.

En cuanto al motor, es un sencillo monocilíndrico de ciclo 4T –aire, 2V, SOHC, IE–, muy robusto y básico, pero no de 125 sino de 110 cc. Puede que para muchos esta cilindrada pueda significar un hándicap frente al cubicaje superior de la mayoría de sus competidores, pero debemos tener en cuenta que en un uso urbano, principal cometido para el que ha sido creado el Address, esos 15 cc de diferencia son poco significativos. Lo primero que hay que tener presente es que, en lo que respecta a potencia, ninguno de sus rivales tiene un motor que alcance los 15 CV; el máximo permitido para poder beneficiarse de la convalidación. Como requiere la categoría, son mecánicas muy sencillas, la mayoría, refrigeradas por aire e, incluso, algunas todavía alimentadas por carburador. Por ello es normal que la media de potencia en todos ellos se encuentre entre los 9 y 10 CV, lo que da lugar a una fuerte competitividad en este aspecto y hace que nuestro invitado, pese a su menor cilindrada, pueda plantarles batalla.

Una vez en marcha, nos gustó mucho su aceleración, en especial al primer golpe de gas, donde el motor responde de inmediato, y su transmisión, muy directa, hace que arranquemos desde parado de forma muy rápida. Entre los 50 y 80 km/h disfrutaremos de su mejor faceta. En este tramo, el motor se comporta de forma suave y sin flaquezas, al recuperar velocidad de forma fluida y progresiva y, a partir de ahí, perder un poco de fuelle hasta superar por poco los 90 km/h, donde se encuentra su velocidad máxima. Puede que la punta no sea su principal arma y que sus prestaciones no sorprendan a nadie, pero hay que entender que esta no es su intención principal; poco consumo y bajo mantenimiento son su meta.

Páginas

Más información

Suzuki está trabajando en una moto híbrida

25.07.2015 | Noticias
Dispondría de un motor térmico y otro eléctrico,, a semejanza de los automóviles hñibridos.
 

Comentarios de Facebook