26. Febrero 2014 - 18:00 | Jordi Hernández | Scooters
(Fotos: S.Díaz)

La familia de este importador crece una vez más con la incorporación de Hanway, una nueva firma de procedencia china que quiere alejarse de la controvertida imagen que en los últimos tiempos han cosechado algunos de sus compatriotas. En realidad, que un importador consagrado como éste confíe en ella tras su larga experiencia en la importación de marcas asiáticas ya consolidadas en nuestro mercado, es un claro signo de calidad.

Una vez más, el importador valenciano apuesta por una tipología de scooter económico en clara consonancia con en el panorama económico actual, además, para no fallar en el intento, se decanta por la cilindrada de 125 cc, ya que es, hoy por hoy, la que está tirando del carro en lo que respecta a las ventas.

Low cost


El nuevo Hanway Tourer 125 es un scooter super económico, aunque no por ello significa que ofrezca poco o nada como algunos de sus compatriotas. La competitividad en cuanto a producción de los scooters provenientes de China les permite llegar a nuestro país con unos precios francamente competitivos; éste es el caso del Tourer que, como precio de lanzamiento, nos intenta seducir con un coste de sólo 1.399 euros (el precio de tarifa es de 1.600 euros). Pero para seducir al personal, el Tourer no confía únicamente en su precio, sino que también propone un equipamiento de serie muy completo, un detalle que, vista la competencia, le hace ser bastante resultón y atractivo de cara al público.

Uno de sus puntos fuertes es su enorme plataforma central, amplia y espaciosa, ideal para transportar grandes objetos

Para comenzar, dispone de grandes argumentos tan preciados por el respetable como una generosa plataforma plana (muy loable al tratarse de un rueda alta), espacio bajo el asiento y, como complemento de lujo, un baúl posterior con espacio para un casco integral que llegará completamente de serie. Junto a todo ello, se le ha dotado con una estética sencilla pero original, ya que al contrario que muchos de los scooters chinos de nuestro mercado, no ha copiado las soluciones de fabricantes más populares. Esto, estaremos todos de acuerdo que es un gran activo del Tourer, ya que como todos sabemos, significa que sus creadores han puesto cierto mimo y cuidado a la hora de concebirlo. Por si fuera poco, también goza de detalles de cierta calidad, como por ejemplo el cuadro de mandos con pantalla digital multifunción, intermitentes y piloto posterior de leds, doble caballete (el lateral con desconectador) o una piña de contacto con bloqueo magnético de seguridad. Contrariamente, también existen algunos puntos que deben mejorar para estar a la altura de las expectativas del exigente mercado español, como por ejemplo el caso de las guanteras que, aunque capaces, son abiertas, algunos acabados de los plásticos de la carrocería o el sistema de apertura del asiento desde el lateral de la carrocería.

Tecnológicamente el Tourer 125 nos ofrece un poco de todo, ya que mientras goza de un sistema de frenada eficiente formado por dos discos de 240 –delantero– y 220 mm y mordidos por pinzas de dos pistones que cumplen sus funciones sin presentar pega alguna, cuenta con los servicios de un bastidor que, en ocasiones, no es todo lo robusto que uno espera. La adopción de la plataforma plana (de grandes dimensiones para su tamaño) supone en el aspecto dinámico un claro hándicap para el Tourer, ya que, cuando se le exige un rendimiento superior al habitual, flexa con relativa facilidad, lo que desencadena en ciertos movimientos que se aprecian sobre todo en la entrada y el transcurso de las curvas.

Cal y arena
Las suspensiones tampoco son un prodigio de la ingeniería y, aunque es cierto que en cuanto a su comportamiento llegan con un tarado solvente en el uso urbano, el tren posterior se ve afectado por la debilidad de un chasis que no lo sujeta con la contundencia necesaria.

En cuanto al motor, nos obsequia con una extrema suavidad tanto de entrega como de funcionamiento. A velocidades urbanas no hay vibraciones aparentes, todo correcto y, aunque el monocilíndrico 4T aire SOHC 2V tiene una discreta potencia de algo más de 9 CV, sus prestaciones son las necesarias para circular por ciudad y sin limitaciones. Sorprendentemente, el económico propulsor del Tourer 125, que consume una media de unos 4 litros a los 100 km, dispone de pedal de arranque, un elemento que con la sofisticación de mecánicas más punteras e inyectadas, se ha ido perdiendo.

Con todo, el nuevo rueda alta de Hanway tiene todo lo que se espera y más de un scooter low cost, obviamente tiene puntos mejorables, pero, en cualquier caso, no estaríamos hablando de un scooter de su categoría.

SOLO +

  • La funcionalidad es su punto fuerte, saca buena nota en capacidad de carga, maniobrabilidad, facilidad de manejo... ¡es un urbanita de pro!

SOLO -

  • La enorme plataforma plana limita la robustez del chasis, en curva o sobre terreno bacheado flexa con relativa facilidad
Hanway

Comentarios de Facebook