11. Diciembre 2016 - 17:05 | Jordi Aymamí | Pruebas
Fotos: Santi Díaz
Imagen de Jordi Aymamí

Rieju es de los pocos fabricantes españoles que ha sabido siem­pre sobreponerse a los malos momentos y salir adelante. La histórica fábrica de Figueres (Girona) ya ha cumplido más de 75 años desde su nacimiento, justo al principio de la Guerra Civil, cuando empezó fabricando bicicletas hasta comenzar a construir motos ya en la posguerra. Siempre reinventándose, actualmente exporta por todo el mundo cerca del 80 % de su producción y casi el 40 % de ciclomotores que se venden en Europa son suyos.

Una de sus últimas aventuras fue adentrarse en el mundo de los scoo­ters, al adquirir las matrices del scooter Madison de la desaparecida Malaguti, que producía los bellos y modernos City Line 125 y 300, que montan los motores Piaggio. La gente de Rieju destaca que estos mo­tores, además de su conocida fiabilidad y bajo consumo, son los más potentes de sus respectivas categorías.

El City Line 125 y el 300 son virtualmente idénticos, y comparten ca­rrocería, parte ciclo y equipamiento. Es de agradecer que la instrumen­tación sea tan clara como completa, con tres relojes analógicos (velocí­metro, nivel de gasolina y temperatura del refrigerante) muy visibles y una pantalla digital multifunción con detalles como el reloj horario, la tempe­ratura ambiente o el nivel de batería, entre otras. Como curiosidad hay que decir que también incluye velocímetro, pero en versión digital, claro.

El asiento del City Line no es bajo (800 mm), pero sí de los menos altos de su categoría. El hándicap de la versión anterior era su poca ca­pacidad, especialmente en lo concerniente a la altura. En las versiones 2016, este tema se ha solventado plenamente y permite ubicar un casco integral y uno de tipo abierto o jet.

Dentro del cofre, un par de trampillas dan acceso a fusibles. En un moderno scooter de 2016 no puede obviarse la conectividad, así que en la guantera se incluye un conector USB para cargar el móvil, junto con la conexión de 12V que puede ser útil para conectar un GPS, una linterna, etc.

El único pero que se le podría poner es el acabado de algunos plásticos secundarios, que podría ser algo mejor. Y otro que añadiría es que para levantar el asiento hay que hacerlo desde una cerradura en la parte izquier­da del lateral, en lugar de la cerradura central.ç

Páginas

Más información

BMW 320i vs Dirtbikes - Tug of War

Tiran más dos Rieju y una pitbike que un BMW 320i

10.08.2015 | Vídeos
En un lugar en el mundo, que no deseo localizar, una Rieju MRX 50, una Riejo SMX 50 y una pitbike de 110cc se enfrentan al juego de tirar la cuerda contra un BMW 320i.
 

Rieju, 80 años de historia

06.09.2015 | Noticias
Con más de ochenta años, la historia de Rieju es la de una fábrica situada a un cuarto de hora de la frontera francesa, que desde 1934 hasta nuestros días ha sido gestionada con acierto y es una de las últimas fábricas de motocicletas nacionales que sigue viva y con buena salud.
 

Comentarios de Facebook