21. Enero 2018 - 17:27 | Jordi Mondelo | Pruebas
Imagen de Jordi Mondelo

Noticia patrocinada por:

Aprimoto.es.

Con la presentación durante los primeros meses de 2017 de la versión de 300 c.c., muchos pensamos que el Yamaha X-Max 400 no iba a tener sitio en el catálogo de la firma japonesa. Sin embargo, Yamaha no ha esperado demasiado, apenas unos meses, para poner sobre la mesa una versión muy mejorada del más grande de la familia. No ha sido una tarea demasiado complicada, puesto que la mayor parte del trabajo lo tenía hecho con el 300, ya que el X-Max 400 adopta de este una buena cantidad de elementos, como el bastidor, la estética, tecnología electrónica como el control de tracción o la smart key.

Y entonces, ¿qué sentido tiene este 400 cuando ya existe el X-Max 300? La respuesta, según Yamaha, es porque, a diferencia de la versión de 300 c.c., el X-Max 400 está mejor dotado para salir de la urbe y circular por vías rápidas. Es un scooter destinado a aquellos usuarios que cada día hacen 40 o 50 kilómetros por carretera o autopista para desplazarse al trabajo. También se justifica su puesta en escena por tratarse de una cilindrada que sirve como puerta de entrada al todopoderoso T-Max.

Si tenemos en cuenta que durante el presente año Yamaha ha presentado el nuevo T-Max, el X-Max 300 y este X-Max 400, queda claro que lo que está haciendo es reforzar su gama media-alta en materia de scooters deportivos. Además, durante el pasado año, el 46 % de los scooters que se vendieron en el segmento de los GT de 400 c.c. fueron precisamente X-Max. Por tanto, Yamaha no está dispuesta a abandonar un segmento en el que su scooter está tan bien posicionado, así que podemos decir que tenemos X-Max 400 para rato.

Hiperlujo 

El X-Max es un producto que Yamaha siempre ha cuidado mucho, pero ahora parece hacerlo más que nunca. La mejora en los acabados es algo que ya pudimos ver durante la presentación del nuevo T-Max en Sudáfrica y el X-Max 300 en Florencia, una mejora que ha tenido su continuidad en esta versión de 400.

La atención por el detalle se nota en cada pulsador, en cada tornillo, moldura, encaje de la carrocería… Viendo de cerca el scooter, te das cuenta en seguida de que es un scooter de lujo. La incorporación de elementos como la llave remota, las piezas de aluminio del contraescudo o el nuevo tablier, con una pantalla digital de mayor tamaño y con el fondo en negro, le dan un aire sofisticado al habitáculo desde la vista del conductor. Mientras que el equipo full led, que ha permitido incorporar unas ópticas muy rasgadas, o la doble óptica posterior separada, integrada en una zaga que destaca por lo afilado de sus líneas, hacen que el nuevo X-Max se presente con una imagen mucho más deportiva que en versiones anteriores.

 

Páginas

Yamaha X-Max 400Prueba

Más información

Yamaha X-Max 300: Más premium y deportivo

15.07.2017 | Pruebas
El nuevo X-Max 300 nace con el difícil reto de suceder al exitoso 250, y para ello la marca de los diapasones ha puesto toda la carne en el asador creando un scooter premium que dispone de control de tracción de serie, arranque sin llave y unos acabados excelentes.
 

Yamaha X-Max 400 2018, con control de tracción

12.07.2017 | Noticias
La marca de los diapasones ha renovado en X-Max 400 y lo ha hecho a imagen y semejanza del 300, y con muchas novedades.
 

El Yamaha X-MAX 300 ya tiene precio

16.02.2017 | Noticias
Yamaha ha anunciado que el X-MAX 300 estará disponible a partir de mayo 2017.
 

Comentarios de Facebook