9. Noviembre 2014 - 17:00 | solomoto.es | Off-road

La marca nipona nos recibió con Francesc Ausió (Yamaha Ausió) de anfitrión en el com­plejo ilerdense de MX y dirt-track de Rufea. En esta ocasión coincidiendo con esta prueba, nos sorprendieron con una gran iniciativa de Yamaha Europa, el MX ProTour 2014, la posibilidad de mos­trar y poder probar las auténticas vedettes y sus preparaciones (Rinaldi) a todos los Yam-Blue por varias ciudades europeas y españolas.

Con un circuito perfectamente en su punto y con la colaboración de dos pilotos Yam como son Álva­ro Lozano y José Luis Martínez, la jornada se pre­sentaba fácil y a la vez interesante.

Como marcan los cánones actuales, la investiga­ción y desarrollo la encontramos básicamente en las motos de válvulas. El año pasado Yamaha, como dijimos en su momento, nos volvió locos dando un gran paso de gigante, esta vez perfilan y rematan la faena en estas 4T y reacondicionan con gran acierto, al aportar mucho material de sus hermanas mayores, a unas muy alegres motos de 2T.

Habitualmente los probadores esperamos con mucha ilusión e impaciencia que grandes noveda­des nos cautiven aún más con los nuevos modelos, y esto no siempre ocurre, debido a que, junto a una buena base y a unos retoques maestros derivados de los equipos de competición, se consiguen exce­lentes resultados. Yamaha ha optado por esta vía en los cuatro modelos que nos ocupan, pero esta vez sin previo aviso nos pusieron la miel en los labios y nos obsequiaron con unas unidades delicadamente preparadas con unos brutales Kits Rinaldi (YRRD). Esto pasaba de ser una prueba-ensayo a un com­parativo en toda regla, un gran dilema.

‘2T forever’

No podemos ir contracorriente, y como anunciábamos al principio, la línea natural nos lleva de una pequeña 85 a una jovencita 125, y justo con ésta empezamos nuestra atareada jornada. A primera vista, al igual que la YZ250, estrenan traje nuevo realmente actual, de líneas agresivas, horquilla de 48 aire-aceite, amortiguador, estriberas anchas, corona y pinza de freno trasera, todo legado de la YZF, y una estrechez de conjunto que nos invita a jugar.
 
Arrancamos y explotan un sinfín de sensaciones, el cambio ultrarrápido, acompañado del suave embrague a un solo dedo, nos permite, con la ligereza del chasis, hacer unos cambios rápidos de dirección y saltar con una milimétrica precisión. El motor siempre arriba, eso sí, nos muestra gran elasticidad y garra, que le
dan al conjunto con la parte ciclo homogeneidad. Realmente esta pequeña YZ sigue siendo tan buena como la anterior, pero mucho más atractiva y actual. Las suspensiones funcionan de forma óptima. La nueva horquilla y el monoamortiguador derivan de las 4T, aunque con muchas más posibilidades de reglaje y con settings específicos para las 2T. Mientras rodábamos no podíamos evitar pensar en las unidades Pro-Rinaldi que nos estaban esperando en el camión de Yamaha MX ProTour (excepto la YZ250). La comparación era inevitable y los resultados innegables; la primera, la 125 de serie, no queda en entredicho, pero no podemos obviar el trabajo realizado por Yamaha Rinaldi R&D y sus resultados. Esta pequeña 125 preparada a tope es un producto de élite que nos permite competir al máximo nivel. Y es que exhibe una consistente potencia en toda su gama, tanto en bajos como en medios, e infinita arriba del todo, precisamente lo que busca un piloto puntero o, como yo, vagamen­te acostumbrado a las 4T. Siguiendo con los motores de mezcla, la YZ250 nos sigue pare­ciendo atemporal; los mismos cambios estéti­cos y de suspensiones que la 125 le dan una imagen superactual, pero en el plano competi­tivo es la misma de siempre, muy estable, con motor muy dócil y potente, que brinda un resul­tado muy polivalente. En el circuito, la relación peso-potencia es la más acertada y da mucha seguridad en todo tipo de situaciones: esta­ble en largas rectas, divertida en los saltos, muy noble en las roderas, incita a pensar que debería tener una categoría propia por todo lo que se ha dicho y por su sencillez y bajo mantenimiento.

Ajustes efectivos

En 2014, las motos de válvulas sufrieron los cambios prácticamente más atrevidos de la última década, una gran apuesta que dio ex­celentes resultados y tuvo gran aceptación, sobre todo en la pequeña little, que clavaron a la primera. Este 2015, Yamaha sólo tenía que ajustar lo que ya era realmente bueno y en esta prueba se confirmó. Sutiles cambios han sido orientados a mejorar la moto en la pista, como la nueva configuración de la horquilla Kayaba SSS, ajustes de encendido para una entrega más suave, mejor lubricación del nuevo pistón, ángulo de descompresión del árbol de levas para mejorar el arranque, tacto del gas más suave, o sea, lo suficiente para que este año siga siendo una de las 250 más fuertes del mercado. Como moto moderna, su ergonomía es perfecta, asiento plano, cómodo y estrechez del conjunto, para abarcar una amplia gama de usuarios. Una vez en marcha, el sonido grave te motiva –que emana del airbox–, el motor responde desde abajo con contundencia, con unos medios sólidos que siguen creciendo y dando caballos con fuerza hasta un punto que nos habría parecido más que suficiente, si no hubiéramos probado la unidad con KIT YRRD y 500 rpm de más. Y es que parece mentira, pero la YZ250F, con el YRRD, se convierte en una YZ250F Factory brutal y al mismo tiem­po ideal, con una curva de potencia gradual y llenísima en todos los regímenes. Aun así, la unidad de serie mejora respecto a 2014 la esti­rada a altas revoluciones en largas rectas y su­bidas. Para la YZ250F, la estabilidad nunca ha sido un problema, la buena configuración de las suspensiones, en conjunto con el chasis, dan un equilibrio magnífico que proporciona una respuesta suave y predecible. La ligereza del conjunto nos deja afrontar las roderas con seguridad y la pequeña tendencia al subviraje parece haber desaparecido.

Para la próxima temporada, la nueva YZ450F seguirá siendo un referente en MX1. Ha sido justamente revisada, como su hermana peque­ña, y le han aplicado pequeños retoques en en­cendido, chasis y suspensiones. Todo ello para resaltar un producto realmente bueno, al que se le ha otorgado más suavidad en la entrega de potencia y menos rigidez en un chasis con más grado de flexión. Los ingenieros nipones piensan que el tamaño sí importa, y en 2014 el trabajo para reducir una gran 450 fue agrade­cido por sus seguidores, al igual que la mayor centralización de masas y la amplia, útil y dócil banda de potencia, que permite a toda clase de pilotos de diferente nivel disfrutar sin sufrir una potente 450.

Una vez en la pista no te transmite agresivi­dad, más bien se comporta de manera prede­cible y equilibrada, con una posición de con­ducción centrada, posiblemente por la anchura de radiadores, que no molestan en marcha. Notamos rápidamente que cualquier estilo de conducción y terreno se adapta a esta Yam. Su nobleza te permite ir rápido en zonas ve­loces, por supuesto, y también en zonas re­viradas y bacheadas. Los saltos se afrontan a gran velocidad, ya que con poco espacio el motor lo permite y siempre te ayuda a llegar. Las suspensiones, muy factory (siempre que estén bien reguladas), absorben desde peque­ñas irregularidades hasta grandes impactos y eliminan con suavidad el desagradable golpe inicial.

La unidad con kit de preparación nos ofrece unas prestaciones que son difíciles de aprove­char por un piloto que no sea de alto nivel, pero es cierto que la progresividad y dulzura permite rodar como si de la moto estándar se tratase.

En ambos modelos está disponible el MX Power Tuner y, como novedad, incorporan llantas negras, nuevos gráficos y cierre rápido del airbox con tornillos Dzus.

La gama Yamaha 2015 nos ha cautivado, desde su bonito diseño innovador hasta su efectividad en la pista. Todos tenemos cabida en el mundo Yam-Blue.

Más información

Las Yamaha MT toman el Circuito de Catalunya

22.10.2014 | Noticias
Casi 200 participantes pudieron experimentar las virtudes de las Yamaha MT-07 y MT-09 sobre el trazado del circuito mundialista de Barcelona-Catalunya en esta edición del MT Track Day Experience de la firma de Iwata.
 

Yamaha FJ-09: Primera foto oficial de la nueva sport turismo japonesa

21.10.2014 | Noticias
La heredera de las populares TDM 850 y 900 ya está lista para ser presentada, y puede ser todo un bombazo.
 

Comentarios de Facebook