28. Febrero 2014 - 13:30 | Alex Medina | Off-road

A lo largo de su historia, la GS de BMW se ha ganando un merecido prestigio y su nivel de ventas sigue siendo el oscuro objeto del deseo del resto de los fabricantes. Las cifras demuestran que la GS es todo un fenómeno que está por encima de modas y crisis y, siendo un modelo considerado de precio elevado, el año pasado en España fue la moto (no scooter) más vendida.

Sin ninguna duda, la entrada en escena de la versión LC ha sido un fuerte revulsivo en cuanto a ventas, y a buen seguro que las ventas de este 2014 seguirán creciendo gracias, entre otras cosas, a la llegada de esta esperada Adventure.

Según los datos que nos facilitó BMW Ibérica, entre el sector correspondiente al de las grandes trail (a partir de 900 cc), la R 1200 GS ha obtenido el 59 % de las ventas de un sector en el que se matricularon 2.020 unidades. Lógicamente aquí se ha notado la entrada en escena de la LC, pero resulta curioso observar cómo la versión Adventure ha seguido estando por delante de modelos como la Tiger Explorer de Triumph o la Yamaha XT 1200, con un 6 % del mercado, a pesar de que nos referimos al modelo antiguo, es decir, al boxer refrigerado por aire.

Nueva imagen
Al margen de la incorporación del nuevo motor LC, en la espectacular Adventure se presentan muchas novedades. En primer lugar destaca una nueva estética con el pico de pato más grande, más presente y que mejora la aerodinámica de la Adventure, además de ofrecer más protección. Entre la larga lista de opciones se puede incluir un conjunto de faro led de circulación diurna. El parabrisas es más grande y monta unos deflectores laterales en negro (según BMW para no deslumbrar...), que conservan el sistema de regulación ya conocido a través de un pomo. La parte trasera es ahora más ligera visualmente y el asiento del pasajero queda más inclinado. El enorme depósito de combustible tiene 30 litros de capacidad, es decir, 10 litros más que la versión estándar, pero tres menos que la anterior Adventure. Este nuevo depósito de aluminio está muy bien acabado y monta una pequeña pero agradecida guantera para pequeños objetos, como la cartera, tarjeta para los peajes, tickets, etc.

Lógicamente comparte con la GS normal chasis y suspensiones, pero no sus medidas, puesto que es más ancha (25 mm) y larga (50 mm), aunque posiblemente lo que sea más destacable es que las suspensiones tienen 20 mm más de recorrido. Vemos más diferencias en el ángulo de dirección, que es de 65,4º (64,5º en la estándar), y en el avance, que es de 92,7 mm en lugar de 99,6º. Si nos referimos al peso según el fabricante, esta Adventure pesa con el depósito lleno y ABS 260 kilogramos, es decir, 22 kg más que la versión normal.

Un detalle importante como es la altura de asiento se ha cuidado mejor que en el modelo anterior, puesto que antes no se podía acceder al asiento bajo ni como accesorio. Ahora sí. Es decir que el asiento original regulable tiene una altura entre 890 y 910 mm. mientras que el bajo (accesorio) se queda entre 840 mm y 860 mm. Además hay una opción (accesorio) rally de 895 mm. Las ruedas son de radios cruzados con los bujes en negro, al igual que el propulsor. Más cosas.

La nueva Adventure se beneficia de la última versión boxer de la GS y tiene un carácter más amable

En un estilo de moto descaradamente aventurero, no faltan detalles como los protectores en el manillar o las palancas de cambio y freno regulables. Las estriberas salen originalmente sin goma y personalmente os recomiendo el sistema opcional, por el que las gomas se montan sobre unos muelles que ceden con el peso del cuerpo en conducción en pie, para apoyarse sobre la superficie dentada.

Motor
Lógicamente el motor es el mismo que el de la conocida versión de líquido de la GS estándar, pero se ha aumentado (900 gramos) la masa del volante de inercia del cigüeñal para ser más agradable a baja velocidad. Lógicamente esto se agradece en conducción off-road a baja velocidad en situaciones que se suelen dar en zonas complicadas, pasos estrechos o pedregosos.

Con el cardán en el costado izquierdo, las suspensiones han ganado en altura y por tanto el árbol cardánico ahora trabaja más inclinado; por ello se ha montado un amortiguador de transmisión a la salida del cambio para disminuir las vibraciones.

La nueva Adventure se sirve de serie con ABS, sistema ASC y dos modos de conducción: Road y Rain. El modo Pro es opcional e incluye tres modos adicionales: Dynamic, Enduro y Enduro Pro, que se activan conectando una clavija situada bajo el asiento, con las opciones Enduro ABS y Enduro ASC. Con este modo, el control de tracción se anula y el ABS en el freno trasero también, pero se conserva el ABS poco intrusivo delante.

Lo cierto es que apenas tuvimos tiempo, en una jornada muy apretada, de probar a fondo las diferentes configuraciones y nos esperaremos a disponer de nuestra unidad de pruebas para comprobar con más detalle la cantidad de posibilidades que se ofrecen.

Su imagen sigue siendo espectacular y el frontal es ahora más envolvente, mientras que las suspensiones han aumentado su recorrido

En nuestra primera toma de contacto, la Adventure nos dio una muy buena impresión por varios motivos, pero también es cierto que en cuanto a comportamiento en off-road, sobre un terreno muy embarrado, en el Embalse Puente Nuevo de Córdoba, los neumáticos mixtos (Continental Trail Attack) que tanto nos gustaron por asfalto, condicionaron las sensaciones en off-road. Al margen de los neumáticos Continental, la Adventure también se puede servir con los Anakee 3 de Michelin.

Buenas sensaciones
Iniciamos nuestro recorrido en dirección a Villaviciosa. En una carretera muy revirada, con humedades, raíces y parches, la Adventure demostró buenas maneras. Nuestra primera impresión es que es algo más confortable, que la posibilidad de poder disponer de un asiento más bajo y la suavidad del propulsor especialmente a bajas vueltas la sitúan un paso por delante con respecto a la versión anterior. Además se ha ganado en ángulo de giro, y en este sentido podemos asegurar que maniobrar con esta nueva versión es más fácil que hacerlo con la anterior.

La conducción es ahora más fluida, la posición de conducción más cómoda y nos dio la sensación de que es más fácil entrar en las curvas.

Como suele ser habitual en los modelos de BMW, el catálogo de accesorios es completísimo. Resumiendo, la nueva Adventure ha dado un importante paso adelante al mejorar dinamismo y ofrecer, como siempre, una vertiente muy aventurera para los que busquen la moto ideal para llegar un poco más lejos.

Su comercialización es inmediata y se sirven tres versiones cromáticas: blanco alpino, verde oliva mate y azul racing metalizado mate.

BMWBMW R 1200 GS Adventure

Comentarios de Facebook